martes, 17 de mayo de 2016

EL CAZADOR (1978), de Michael Cimino

Si queréis escuchar la reunión de vecinos que tuvimos a propósito de "La comunidad" de Álex de la Iglesia en "La gran evasión" de Radiópolis Sevilla, podéis hacerlo aquí.

 Mike es el más fuerte. Es el que, a pesar de las tentaciones de la locura, subsiste en medio de la muerte. Nick parece que va a resistir pero bajará a los infiernos para quedarse allí. Steven es el más débil. Su respuesta es la huida y el escondite. Mike es un superviviente nato. Quiere reunirlos a todos otra vez. Se jugará el pellejo por Steven que, a pesar de ser el que más lejos está de él, es el que mejor le define: “Perdona, siempre haces lo que te dicta tu corazón”. Y el corazón de Mike, herido por una guerra cruel y atraído hacia la novia de Nick, es muy grande. Intenta guiar a Nick de vuelta a casa pero morirá en sus brazos. Es algo taciturno y plenamente consciente de que vive en una ciudad afeada por el humo de unos altos hornos, una ciudad industrial, poco acogedora pero que no deja de ser su hogar. De vez en cuando, se escapa a cazar allí donde siente la libertad. Después de ver morir a otros, ahogados en ríos de sangre y crueldad, entonces es cuando ya no puede cazar. Valora la vida como un bien supremo. Tiene a un ciervo en su punto de mira pero no puede matarlo. Cuando vuelve, está fuera de sitio, pero aún así lo intenta una y otra vez. Intenta amoldarse a la paz, a estar rodeado de amigos, a sustituir a Nick en el corazón de su novia. Mike no se puede rendir. Es incapaz de dejarse derrotar. Curiosamente, cuando vuelven del entierro de Nick, su novia ya no puede mirarle a la cara. Él no entiende la indiferencia. Tal vez porque comprende que el zarandeo del destino condiciona todos los actos del hombre. Traerá a Steven en una silla de ruedas y a Nick en un ataúd y quizá así, solo así, puede encontrar la manera de regresar al lugar al que pertenece, al hueco vacío que dejan las personas al partir.

El cazador, muy criticada por sectores progresistas americanos en su estreno porque ofrecía una imagen falsa del Vietnam y presentaba al enemigo como un torturador impío, es una película que solo quiere hablar de la vida de unos cuantos amigos que ven cómo todo se resquebraja y se parte en añicos a su alrededor por culpa de una guerra. Da igual que se llame Vietnam, Corea o Francia. Si lo pensamos bien, es una película que podría estar ambientada en la Segunda Guerra Mundial y así nadie podría haber dicho una palabra (de hecho, nunca se ha tenido constancia de que el Vietcong jugara a la ruleta rusa con sus prisioneros mientras que sí la habido con respecto a los nazis). Habla de la honestidad de un hombre que tiene que mirar hacia adelante para recoger todo lo que ha dejado atrás pero eso es lo que hacen las personas que tienen su nombre grabado en una bala que nunca se dispara y, de manera permanente, sigue los dictados de su corazón. Un corazón valiente, herido, sincero, que sufre y siente, que no cumplió una promesa…Es el corazón de un hombre…un hombre de verdad.

8 comentarios:

Raúl dijo...

Gran película.
Siempre me gustó, la primera vez la grabé en video y me dejó alucinado.
El arranque es increíble, la presentación de ese microcosmos de amigos inseparables unidos por su cultura en un país al que sienten suyo también, de hecho cantan el God Bless America al final. La magnífica boda en la iglesia ortodoxa, las miradas entre Streep y de Niro, la cacería...una película que creo que es el mayor legado de Cimino y comenzó la moda del cine sobre el Vietnam, con el olor del napal y la pólvora aún recientes, Apocalypse Now muy cerca. Por cierto a Cimino también le acusan de racista al terminar Manhattan Sur, él dice que sólo quiere contar historias sobre los seres humanos.
Salud.

dexter zgz dijo...

La revisé no hace mucho y me quedé sorprendido de lo poco que en realidad ocupa la parte de Vietnam (apenas 20 minutos de escenas en la selva más lo de la ruleta). Pero la guerra está totalmente presente en todo el metraje, como un fantasma. Tanto la boda como la cacería están magistralmente rodadas. La cámara muestra permanentemente lo "cagados" que están los personajes ante la perspectiva de irse a la guerra. Es una de las grandes películas de la historia sobre la AMISTAD, y de cómo la vida y las circunstancias (la guerra también) nos unen y nos separan.

Abrazos apuntando a la sien.

César Bardés dijo...

Sí, Raúl pero yo creo que el "God bless America", de Irving Berlin está introducido de tal manera que no me parece para nada que lo canten como algo patriótico. Todo lo contrario "Dios bendiga a América que a nosotros no nos ha dado nada". Puedo estar perfectamente equivocado pero creo que es un himno de decepción y del enorme precio que han tenido que pagar por marcharse a combatir en una guerra en plena juventud. Por mucho, por supuesto, que "God bless America" sea un himno patriótico que se ha cantado en multitud de celebraciones de exaltación del carácter americano, etc, etc.
Yo, precisamente, creo que "Manhattan Sur" es su segunda gran película (a mucha distancia de ésta). No me hallo entre los seguidores de "La puerta del cielo" (que los tiene y muchos) a pesar de que entreveo la gran historia que podía haber sido.

César Bardés dijo...

Yo recuerdo cuando se estrenó, Dex, que se vendió en su momento como una película que iba sobre Vietnam y que pasaban una y otra vez la escena en la que de Niro maneja el lanzallamas. Yo estoy de acuerdo en que es una película sobre la amistad, sobre un grupo de amigos que se deshace por culpa de que la vida les pasa por encima con una guerra sin sentido. Y como muy bien dices, de las circunstancias que rodean ese hecho de marcharse y su retorno (muy bien cristalizado en la relación entre de Niro y Streep). Siempre me ha parecido en algún momento algo farragosa pero cada vez que la veo me doy más cuenta de la belleza que contiene, de lo humanos que son los personajes y aún así, me enamoro más y más del personaje que hace de Niro, el más entero de todos ellos, el más fuerte mentalmente (no en vano, él es destinado a las fuerzas especiales mientras que los otros dos son soldados regulares -regulares en el sentido de fuerzas regulares). Incluso en la famosa escena de la ruleta rusa yo creo que de Niro da unas cuantas lecciones de cómo actuar. Esa risa histérica, mezclada con una habilidad extraordinaria, con la mirada de odio y de "te voy a matar"...bufff, al alcance de muy pocos. Solo por eso a de Niro habría que tenerle algo más de respeto.
Abrazos...nos ha jodido...

Raúl dijo...

Cierto que ese God bless America es una especie de Born in the USA de Bruce Springsteen , lo que quiero decir es que al fin y al cabo la cantan ,a pesar de todo. claro que nos le ha dado nada, de hecho les ha quitado a Nick, las piernas de Steve, y mucho más. De todas maneras en la misma boda ponen banderas norteamericanas junto a la celebración típica de sus costumbres, por eso lo de que se sienten americanos aunque sean emigrantes. Al menos esa impresión me da, y se alistan en el ejército tres de ellos, Mike, Nick y Steve. John Cazale no se alista con tanto que chulea de pistolita, por cierto, que borda el tipo problemático y débil, pero amigo al fin y al cabo, como el Fredo de El Padrino.

César Bardés dijo...

Bueno, yo creo que ese sentimiento patriótico que, sin duda, tienen (ya se sabe, Estados Unidos es una nación de gente que no es de allí pero todos se sienten muy americanos más allá de que la palabra "patriótico" a los españoles nos sueña a chino mandarín) está puesta precisamente como contraposición a esa tremendo himno cantado con una decepción terrible, no hay dos de pecho, no hay exaltación, solo hay tristeza, la certeza de que aquello que creían era irremediablemente falso. No en vano, no solo hay banderas americanas en la boda y todo eso tan americano sino que en la boda anuncian que se van para cumplir con su país y demás.
Yo creo que el personaje de John Cazale es bastante...¿cómo te diría? Superficial en todo. De ahí esa tremenda escena en la que de Niro le obliga a enfrentarse con la realidad de las armas de fuego, con la certeza de que no sirven para nada más que para matar. No son objetos de broma, y su exhibición como amenaza no deja de ser un chiste malo para Mike. Son instrumentos que siegan vidas. Yo comprendo que de Niro no le deje las botas, y comprendo que tenga pocos puntos de contacto con él. No es un gran amigo, como bien dices, pero es un amigo...al fin y al cabo. Como Fredo, también, de verse en un brete, será capaz de traicionar.

CARPET_WALLY dijo...

Vaya, ayer no me pude pasar y hay veo que entró una de mis pelis favoritas.

Si, aunque he crecido viendo el cine clásico que echaban en la única tele, es el cine de los 70-80 con el que he conectado mi caracter cinéfilo. "El cazador" me parece impresionante y el resto de la carrera de Cimino es bastante decepcionante en relación a ella, aunque "manhattan Sur" tenga algunas virtudes, como las tenía "Un botín de 500.000 dolares" anterior. Aun así palidecen ante esta obra cumbre.

Claro que es una historia sobre la amistad, más que cualquier otra cosa, la guerra es casi una especie de mcguffin (muy potente, claro) sobre los avatares que le suceden a un grupo de amigos, que les disgregan, les rompen por dentro, les vapulean...y el espiritu de grupo, de familia especial que sigue estando presente pese a las distintas penalidades. Pudo haber sido la droga, o la propia vida (la universidad, emigrar, tomar decisiones, casarse...al final lo que cuenta es que estaban juntos, a cada uno le pasan sus cosas y siguen con un estrecho vinculo que fundamentalmente Mike se empeña en mantener.

A mi, que la vi con mi grupo de amigos habitual, me sonó muy cercana, casi identificaba a cada uno de mis amigos con algún personaje y fijaos que no me identifiqué directamente con De Niro que era evidentemente el más molón, pero si con sus relaciones, sus bromas, sus reacciones, con los papeles en el grupo...Ha pasado el tiempo, alguno de aquellos cayó por el camino, con su propio Vietnam y su propia ruleta rusa, ahí sique me reconocí en Mike pues hice mis esfuerzos para que dejara la mierda de la que se repuso aunque finalmente lo dejó tan tocado que lo mató en diferido. también hay un Cazale cuya presencia me incomoda pero que forma parte de aquellos tiempos y sigue ahí...y el resto, con lso que aun mantengo una relación de un par de comidas al año, con poco en común, con caminos muy dispares, pero unidos por casi 20 años de recuerdos y vivencias comunes.

Y estoy de acuerdo, lo de Bobby es para respetarle de por vida, impresionante tanto en esa escena que comentáis como en la solitud cazadora con el punto de mira en su presa y su decisión final...Y meryl, aquella que no me gustaba entonces y que hoy tras revisar de vez en cuando la película (la reponen de vez en cuando en los multiples canales actuales) me parece ya enorme.

Hablais del "Dios bendiga América" como himno poco sentido, el himno que realmente refleja al grupo es precisamente "Can´t take my eyes off you" que entonan todos en la sala de billar. Ahí si que hay conexión, alegria, complicidad...

Peliculón. Y "Cabatina" que es una preciosidad para cualquier momento

Abrazos enjaulados

César Bardés dijo...

Yo cuando la vi por primera vez quizá no fuera en las mejores condiciones. Iba con un grupo de amigos, sí, pero el "grupo de amigos del verano", esos amigos que solo tienes durante el verano (por entonces teníamos una bonita casa en Colmenar Viejo) y que durante el año tenías suerte si volvías a verlos. El cine, además, era el cine de verano de Colmenar Viejo, o sea, la plaza de toros. Nos sentábamos en las gradas y ahí que nos echaron las casi tres horas de película. Y no solo no me sentí identificado, sino que tampoco me encantó. Sin embargo, años más tarde, ya con la conciencia bien puesta (la proyección del cine de verano debió de ser cuando yo tenía 16, como mucho) la rescaté y ahí sí vi a un montón de amigos en esos personajes que retrataba la película. Quise ser Mike (de hecho, en algún momento, como tú, también lo fui) y reconocí inmediatamente a ese Nick cariñoso con los amigos, que se llevaba a la chica que siempre me gustaba, a ese Steven que era un poco niño y un poco iluso y también algo más débil, y a ese John Cazale que es ese amigo tocapelotas que siempre quiere llamar la atención aunque no sea con un arma, ése con el que siempre has tenido más de una discusión pero que siempre estaba ahí y estando ahí demostraba su afecto. Y, por supuesto, a ese George Dzundza, ese gordito que se ocupaba de las intendencias cuando íbamos de excursión y que era mejor persona que todos nosotros. Sí, es una película de amigos que se ven sobrepasados por una guerra que, al principio, ven como un juego y luego se dan cuenta de la terrible realidad y de que nada volverá a ser como antes...como de hecho no lo ha sido.
De Niro me maravilla en esta película, me produce una serie de sensaciones que me son conocidas y también son sensaciones que me gustaría tener si hubiese llegado a esa consideración de "hombre" de la que hablo en el artículo. Meryl es la chica que siempre he mirado y nunca he tocado. He bailado también al son de "Can´t take my eyes off you" con una chica y una serie de amigos (e incluso me inventé unos pasitos que, luego, se hicieron populares y siempre que la tocaban nos poníamos a ello). Incluso he jugado a los bolos (modestamente, con cierta pericia) y me he reído con todos ellos.
Peliculón, sí. Una de esas que te llega al corazón porque tu propio corazón ha sido el protagonista.
Abrazos sin tiempo.