jueves, 11 de diciembre de 2014

MAGIA A LA LUZ DE LA LUNA (2014), de Woody Allen

Que Dios no exista no quiere decir, ni mucho menos, que no existan los milagros. Y el mayor de todos ellos es el amor. Lo tenemos delante todos los días, sabemos que está ahí pero nos negamos a reconocer que es el hecho más irracional de todos los que podemos realizar. No obedece a razón alguna, es caprichoso, es arrogante, se va con quiere y vuelve cuando le da la gana…Parece que Dios se olvidó de decirnos que hay algo en lo que creer y no es precisamente en Él.

Y es que la magia es ilusión y el resto es farsa. La magia, dentro del engaño que comporta, tiene algo de realidad mientras que la probabilidad de comunicarse con los muertos no es más que una entelequia absurda que sirve para dar esperanza. O también para que haya un cierto deseo de que todo ello fuese verdadero. Pero, sin duda, no sirve para hacer que la vida tenga otro sentido. No es real lo que se cree, no es real lo que se dice, lo único que es real es lo que se siente.
El entorno invita a pasear y a dejar salir emociones porque la belleza es preciosa y efímera, ambos adjetivos sinónimos de la vida. Quizá ser tan escéptico, tan racional no es más que un obstáculo para que el resto te considere un estúpido engreído de dimensiones desconocidas. Por todas las candilejas, ni siquiera sabes declararte, estúpido. Las mujeres desean sentirse protegidas, seguras de que han elegido bien, cómodas mientras dejan sus sentimientos pasearse al cálido sol del Mediterráneo aunque eso sea más improbable aún. Lo que impresiona aún más es que sea posible. Como la pretendida comunicación con el más allá. Como esa sonrisa que te niegas a ver en el fondo de tu corazón. Como la sabia conversación de una tía que, diciendo cosas negativas y absolutamente lógicas, te sobrecogen el alma y te permiten hacer caer todos los velos de protección que has erigido a tu alrededor…como si fueras un truco barato de un teatro de variedades chino.
No cabe duda de que esta película no es la mejor de Woody Allen, pero tampoco es la peor. En esta ocasión, ha recogido algo por el camino para demostrar que también sabe contar una historia romántica, de sonrisa leve, de lógica aplastante y de hermosa imagen. Por allí, por detrás de los setos verdes y acrisolados están Ernst Lubitsch y Preston Sturges, con su sonrisa de pillos, compartiendo broma con el mismo Allen. Una vieja dama también se acerca por detrás y parece que se llama Agatha Christie. Todo se deja ver, te entretiene, te mantiene y te sostiene. No es fácil hacer algo tan intrascendente y, a la vez, con algo de magia en cada una de sus escenas. Y Allen es perro viejo de salón de té y citas misteriosas.
Para ello cuenta sobre todo con un actor sobrio, contenido, brillante y elegante como Colin Firth, que eclipsa a todo el resto del reparto con su sola presencia y hace que lo difícil parezca muy fácil. Como un amor que resulta imposible porque está basado en lo que se desea creer, en la razón y no en el corazón. En la insoportable verdad que supone intuir que Dios no existe salvo en los ojos y en los labios de aquella persona que te secuestra el sentimiento y lo utiliza para una sesión de espiritismo a base de golpes de sí o de no. Es precioso y efímero, como la vida…incluso como la muerte.

20 comentarios:

dexter zgz dijo...

Plas, plas, plas, el autoooor¡¡ el autoooor¡¡ (maravilloso artículo vive Dior)

Yo tampoco creo que sea la mejor peli de Woody pero tampoco la peor. También me parece importante lo que dices de cuán difícil es dotar de ligereza una trama que en realidad guarda más de un as en la manga. Me pareció una delicia ver ahí a Preston Sturgess agazapado tras el seto. Se me hace algo difícil ver a Enma Stone como una moderna Barbra Stanwyck pero caray ver a Colin como trasunto de Henry Fonda, ...es tan fácil.

Recalco que me parece un mérito hacer fácil lo difícil y aquí Woody lo consigue. Es una obra de suma coherencia y muy bien contextualizada en la filmografia de Woody (que dice que sigue haciendo películas para burlar el paso del tiempo y ahuyentar la muerte, algo que siempre ha hecho pero ahora tiene más sentido). De acuerdo, que la trama, el ritmo, quizá no fluya como antes, que haya mucha palabrería (es lo que tiene mezclar a Nietzsche con Sturgess), pero yo creo que dentro de unos años apreciaremos mucho más esta película. Como casi todas suyas. No sé cuántas citas anuales nos pueden quedar ya con el maestro, ojalá queden algunas. Le echaremos de menos cuando no esté y apreciaremos más todas estas "obras menores", pequeñas piezas de cámara. Y es que lo peor no será que ya no habrá más Allen, es que ya no habrá películas de Allen. Para mí estas últimas citas con Woody son por encima de todo un regalo. Y pienso seguir disfrutando de ese regalo.

Abrazos desde el observatorio

CARPET_WALLY dijo...

No es que sea una película menor, es que es una película leve. A mi enterder, claro. Es un vaso de agua, es una ligera brisa, es sentarte en tu sillón preferido. Es algo agradble pero casi imperceptible. No lo echas de menos, pero si piensas en él te gusta.
la película tiene una belleza visual fuera de lo común, el vestuario de esquisito, los paisajes, las mansiones, los coches, estás contemplando siempre algo bello, pero muy elegante, nada ostentoso.
Y así discurre también la actuación de Firth (que grande) muy cerca del mejor Cary Grant dando vida a toda la película, sosteniendo la levedad con tanta elegancia como exige el escenario.
Y efectivamente esa escena con la tia (maravillosa también ella) es de una comicidad tan sutil que no eres capaz de soltar una carcajada por no estropear la magía del momento.
por poner algún pero, yo no diría que Stone desentone (aunque no llegue a la altura que Collin ha puesto), pero si que creo que la diferencia de edad chirría un poco, aunque una mujer algo mayor le hubiera hecho perder esa frescura natural que finalmente conquista al esceptico. Muy divertida también la escena de la declaración o por supuesto las serenatas continuas del engolado prometido.
Finalmente sales del cine contento por haber pasado un rato muy agradable pero sin la sensación de haber vivido un garn momento. Has disfrutado de algo muy bonito, como una sonrisa de uan chica guapa, como un paisaje de un valle desde un mirador, como un sueño agradable.
Si esto es todo lo que nos va a dar Allen cada año pienso no perderme ni una sóla de sus películas.

Abrazos desde el observatorio

CARPET_WALLY dijo...

Jajaja, Dex...hemos repetido abrazos.

César Bardés dijo...

Es que Colin Firth, dentro de esa levedad que mantiene con maestría y que tan bien describe Carpet, hace un papelón, está perfecto, sin llegar a ser en ningún momento un trasunto de Allen (quizá, en algún momento llegué a pensar que el habitual trasunto de Allen era la Stone o, incluso, el amigo que mete a Firth). Estoy muy de acuerdo en que es una película de suma coherencia y, desde luego, la gente en general (el cine estaba lleno y no era una minisala) salía como que "muy bien, un buen rato" y, sin embargo, he leído por ahí que es "lo peor que ha hecho Allen en toda su carrera", evidentemente porque el lumbreras de turno exige la carcajada continua para que Allen se asimile a sus gustos.
Yo, fíjate, creo que es verdad que es una "obra menor" pero debido a que, precisamente, guarda una enorme coherencia con el resto de la obra de Allen...no la recordaría como tal. Creo que, desde luego, está muy cuidada en la imagen. La fotografía es estupenda, el vestuario es sencillamente espectacular, los coches...ya digo que pongo a Agatha Christie por ahí (aunque no sea quizá la intención de Allen) porque, de hecho, hay un misterio en el asunto y Allen es tan inteligente que el misterio es tan sencillo como el amor. Y no estoy desvelando nada.
En todo caso, chicos, los dos tenéis sensaciones parecidas con respecto a la película. Creo que la habéis disfrutado en la misma frecuencia y sintonía como yo lo he hecho y ¿sabéis cuál es la sensación que tengo después de haber leído vuestros comentarios? Que estáis dentro de ella, que me dais levedad con clase, haciendo fácil lo difícil, delatando un inmenso amor por el cine bien hecho y eso a mí, particularmente, me emociona. Quizá ese sea uno de los verdaderos milagros y me doy cuenta de que esos milagros existen.
Yo no voy a ser menos.
Abrazos desde el observatorio.

dexter zgz dijo...

Es muy socorrido eso de despachar estas piezas últimas de Allen y colgarles el cartel de "obra menor" y a otra cosa mariposa. Tengo archicomprobado que las pelis de Woody son como el vino y mejoran con los años y con los visionados. Hace poco repesqué "Todo lo demás" y "Conocerás al hombre de tus sueños" (con la que esta última peli comparte algo de fondo y forma). En su día ambos títulos no me dijeron nada y en cambio me llevé una grata sorpresa. Conclusión: todas las pelis de este hombre, hasta las más flojas, tienen algo. "Cassandra´s dream" y "Celebrity" aguardan turno (me mosqueó lo que comentaste de la Davis y el plátano).

Abrazos... venga, va, desde el observatorio

César Bardés dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, aún reconociendo que Allen tiene "obras menores" aunque no las que todo el mundo piensa. Es cierto que hay algunas obras que mejoran en el tiempo y te diré algo: la mayoría de los problemas que proceden de las películas menos brillantes (esta denominación hasta parece más adecuada que "obra menor") proviene de un error de "casting". Como es el problema que tiene "Celebrity" (Branagh fue un error monumental reconocido por el propio Allen), "Todo lo demás" (Ricci, no me imagino a nadie perdiendo la cabeza por ella) y "El sueño de Casandra" (El Farrell). Posiblemente, esas mismas películas, tal y como están realizadas, se rehacen con unos protagonistas más adecuados, más "allenianos" (estoy muy de acuerdo en que uno de los mejores ha sido Cusack acompañado de Palmintieri en "Balas sobre Broadway", ambientada en la misma época que "Magia a la luz de la luna" pero mucho más oscura) probablemente estaríamos hablando de películas "mayores" en la filmografía de Allen. Igual, y siento decirlo, con "Match Point" (Jonathan Rhys Meyers es, posiblemente, el peor actor que ha trabajado con Allen) o con "Vicky Cristina Barcelona" (lo de Pe sigue siendo un error por mucho Oscar y mucha mandanga que se quiera dar, ahí quien brillaba era Rebecca Hall).
Abrazos...desde el observatorio.

CARPET_WALLY dijo...

Bueno es que hay una tendencia, yo también la tuve, de buscar un alter ego de Allen en todas sus películas y no siempre es así ( recordemos "Match Point" o "Vicky Cristina Barcelona").
Desde luego no es lo peor que ha hecho Allen, por ahí andará "Casandra´s dream", si acaso. Más bien al contrario yo la consideraría una pelíciula muy apreciable, mucho más cuando pase el tiempo, por la coherencia que señalais y por la elegancia que transmite en cada escena.
Yo es que creo que realmente no hay carcajadas en el cine de Allen, sus chistes son generalmente tan sutiles e inteligentes que son las risas son de puertas adentro, efectivamente luego al recordarlos te pueden parecer tronchantes (en alguan ocasión con amigos hemos encadenado algunas frases o dialogos de algunas de sus películas y realmente ha sido un no parar) pero mientras estás viendo su película las rias son contenidas. Así pasó en el cine que estuve yo durante la conversación con la tia ni una carcajada pero me dió por mirar a los espectadores cercanos y todos ( abolsutamente todos) tenían dibujada una gran sonrisa.
Yo creo que Allen consiguió lo que andaba buscando, que la gente estuviera dentro de la película, que mantuuviera las formas, que se comportase con exquisita elegancia (parece que se me resitían las equis), que luciese los sedosos vestidos y los chalecos abotonados, que comiese sin descanso pero sin engordar un gramo, que mirase a la luz de la luna y descubriese su magia. En definitiva, que se enamorase durante la película y alejase la muerte, como él ha hecho una vez más.

Abrazos empapados

César Bardés dijo...

Yo sigo diciendo que una de las peores películas que ha hecho Allen es "Recuerdos". Lo siento, sé que hay legión de seguidores por esta película y todo lo demás, pero a Allen, si acaso, le pega Bergman, pero no le pega en absoluto Fellini y su intento de homenajear e, incluso, copiar al italiano no tuvo ningún sentido, al menos para mí. Hace mucho tiempo que no la veo así que a lo mejor, como dice Dex, ha ganado con el tiempo. Por cierto, gran error de nuevo el incluir a Charlotte Rampling en esa película.
Yo sí he tenido momentos de carcajadas en el cine de Allen. Desde "Misterioso asesinato en Manhattan" hasta "Desmontando a Harry" pasando por "La comedia sexual de una noche de verano". Es verdad que sus chistes son muy sutiles y aún diría más, son rápidos. O estás muy atento a lo que se dice o el chiste te pasa desapercibido. Yo también he tenido esos momentos que describes con amigos hilando una frase con otra y alguno incluso me pregunta de qué película la saco y luego confiesa que no tenía ni idea de que estuviera ahí.
Cuando vi "Manhattan" (catorce tiernos años) arrastré a mi madre para que viniera conmigo a una sesión de noche en el cine Pompeya. Estaba hasta los topes y fui a la última fila de arriba. Al lado mío se sentó una chavala que estaba de buen ver y aproximadamente de mi edad...quizá yo no entendí la película en toda su dimensión por aquel entonces pero la chica esbozaba risas y creí que ése era el momento en que yo también tenía que esbozar una risa. Me pasé toda la película pendiente de eso...Un par de años más tarde la volví a ver...y ya no salí de ella.
Desde luego que Allen consigue en esta película que la gente esté dentro. Eso es totalmente cierto. Se sigue la trama con tanto a favor que estás ahí, agazapado en el seto con Allen, Sturges, Lubitsch y Christie, iguala de alguna manera el fondo con la forma y traslada ese mismo ambiente a quien se acerca a verla. Y la verdad, consigue algo también espectacular. Que nos sintamos a gusto. Muy bien dicho eso de que el espectador tiene que enamorarse y alejar el fantasma de la muerte. Quizá porque cree que el antónimo de muerte no es vida, sino amor.
Abrazos...desde el observatorio.

CARPET_WALLY dijo...

Ea, ahora me siento como un verso suelto...

Pues eso, que mis abrazos eran empapados, pero desde el observatorio, claro.

dexter zgz dijo...

Yo creo que el tema es que el gag verbal en Woody rara vez es un chiste o una gracieta. Es una chispa de ingenio más bien incluso en lúcidos divertimentos que solo son eso y no pretenden más como "Scoop" (que yo soy el primero en reivnidicar además). No digo que sean chistes intelectuales, pero exigen que el espectador esté a la altura de ese ingenio para captarlos. Un ejemplo que igual puede parecer algo burdo. Un espectador no va a entender que a Woody le entren ganas de invadir Polonia cuando escucha a Wagner si no sabe que Wagner es un músico que generalmente se asocia al espíritu nazi e ignora además que los nazis invadieron Polonia. Lo mismo que lo de que "lo que más me gusta de la masturbación es lo que viene después, los cariñitos" puede que no satisfaga a todos por igual.

Otra cosa es cuando se lanza al gag visusal que también y tan bien domina, que yo en "Misterioso asesinato en Manhattan" con lo de las grabadoras y la lección de poker con la Huston me parto.

Abrazos tronchados (desde el observatorio)

César Bardés dijo...

Es que Allen es muy bueno cuando se decide por el gag visual que es más un gag de situación que otra cosa. Bien traído al caso el estupendo de las grabadoras (siempre me río como un poseso viendo cómo todos están discutiendo la jugada y Allen está al fondo totalmente liado con la cinta). Es cierto que Allen exige un nivel intelectual ciertamente acusado al espectador para que el gag verbal cumpla su función. Y es cierto además que no todos los espectadores son capaces de aceptar chistes sobre la masturbación porque creen que es algo que no tiene ninguna gracia "per se". Sin embargo, tengo que reconocerlo. Además de los gags visuales (que, incluso hace uno estupendo en "Delitos y faltas" siendo una película que no es una comedia) tengo que reconocer que yo me he reído mucho con algunos de sus gags meramente verbales. Recuerdo una anécdota que pasó mientras veía en los Cines Conde Duque de Madrid creo que era "Desmontando a Harry" y que la gente se rió a raíz de que yo me reí primero porque no lo habían pillado. En algún momento, alguien le habla de algo que le había pasado a Woody y él contesta: "Eso es tan increíble como si me dijeran que al Presidente de los Estados Unidos le han hecho una felación en pleno Despacho Oval". Yo me reí porque estábamos en plena época del escándalo Clinton y me pareció brillante que él lo metiera ahí como quien no quisiera la cosa y luego la gente, se dio cuenta de que alguien en el cine (son muy pequeñitos) se estaba riendo con razón y se unieron a la carcajada un par de segundos después. Reflejo exacto de lo que tú dices, Dex.
Es lo que tienen los que saben de qué va la vaina, que hacen varias cosas, las hacen bien y además no consideran que el público sea tonto del haba.
Abrazos...desde el observatorio.

Anónimo dijo...

Ups, llego pelín tarde, y veo que habéis diseccionado no sólo esta peli sino prácticamente toda la filmografía de Allen.

Quisiera añadir una peli que normalmente se trata como menor de Allen, y que no es siquiera suya, como "Sueños de un seductor". Además, la vi en el momento en el que yo empezaba a ver más cine negro clásico, con Bogart de protagonista. Y la simple idea de establecer una imagen especular entre el personaje de Allen y la figura rotunda y atemporal del Bogart duro y marlowiano es brillantísima.

También me sorprendió gratamente la revisión de "El vampiro de Dusseldorf" que hizo en "Sombras y niebla". A menudo no se habla de ella, así que la reivindico aquí.

En cuanto a la peli actual, tengo que verla aún. Por lo que habéis contado, sin sucumbir a los posibles spoilers que hayáis podido hacer, tengo la impresión de que se trata de un ejercicio estilístico de otra época, más cercano a Lubitsch, y que en este minuto del partido no cuaja. Si Allen la hubiese firmado (cosa que no es posible) en el 1950, todos los pedantes críticos que ahora la ponen a parir estarían cacareando las tremendas virtudes de la peli. Criterio cero.

Lanzo una pregunta al aire: ¿las pelis de Woody Allen hay que verlas en VOS o dobladas? Porque siempre me pasa lo mismo. En VOS no recuerdo luego los diálogos y los gags, y la versión doblada omite los matices de la entonación, los acentos,... y lo mismo te habla igual Colin Firth que Matthew McConaughey.

Abrazos... no me queda otra, desde el observatorio

Santi

César Bardés dijo...

Es cierto que "Sueños de un seductor" es una película brillante y aunque la dirigió Herbert Ross se suele identificar con Allen porque, de hecho, fue el autor de la obra teatral en la que se basa que, en España, se llamó "Aspirina para dos" y que interpretaron Nicolás Dueñas en el papel de Allen y Antonio Iranzo en el de Bogart.
Estoy muy de acuerdo en reivindicar "Sombras y nieblas", el intento expresionista de Allen que me pareció, no solo una maravilla estética, sino también un excelente acercamiento cuasi-cómico a un mundo que, normalmente, se presenta en tinieblas. El único "pero" que le puedo poner a la película es toda la parte del circo con Madonna por ahí rondando que no me parece especialmente brillante, cosa que sí me parece el resto de la película.
Te aseguro que no hemos hecho ningún "spoiler" sobre "Magia a la luz de la luna", la puedes ver tranquilamente que no hemos desvelado absolutamente nada salvo, quizá, insistir en lo gracioso que es la escena con la tía...pero como tiene varias (por cierto, la tía está interpretada por la maravillosa Eileen Atkins).
En cuanto a la duda que planteas, veamos, hay varias cosas por decir.
Siempre he defendido la coexistencia de los dos sistemas. Al igual que es cierto que viendo una versión doblada se pierden matices de interpretación originales del actor en cuestión, también tengo que decir que hay actores de doblaje sencillamente extraordinarios en España y que realizan un trabajo realmente bueno en muchas ocasiones. Yo respeto al que quiera ver el cine en versión original, pero también lo hago con el que lo quiera ver en versión doblada (siempre que la versión doblada esté bien hecha, que hay de todo).
En el caso de Allen, confesaré un secreto. Lo veo siempre doblado. ¿Por qué? Pues por la misma razón por la que veo siempre doblada cualquier película de Robert Altman y es que se pisan los diálogos los unos a los otros y aunque modestamente tengo algo de dominio del inglés, van tan rápido en ocasiones que mi mente no puede asimilar el chiste con facilidad. Así que las veo dobladas para concentrarme en lo que dicen (las traducciones también suelen ser bastante buenas -secreto, mi mujer es la responsable de los subtítulos en alemán que aparecen en "La lista de Schindler"- ) y no importa perderme algún matiz de interpretación mientras recoja todo lo que Allen quiere decir.
Lo mismo que digo esto, digo que es pecado ver alguna de Branagh en doblado, como lo es cualquiera de Disney, como lo es "Espartaco" de Kubrick,
Abrazos...desde el observatorio.

Anónimo dijo...

Me alegra que te gusten las pelis que he destacado antes, porque casi nadie las ha visto, y creo que merecen la pena.

Emma Stone creo que tiene registros para ser potencialmente una gran actriz, aunque hasta ahora haya basado su filmografía en muchas pelis alimenticias. Me gusta mucho su voz, más grave de lo normal, y su pose muy adulta para alguien de su edad. Y es bien guapa, para qué negarlo. Si en ésta no compite a la altura de Firth, démosle tiempo.

Quizá lo que cuentas sobre las pelis dobladas de Altman es el motivo por el que no le he cogido nunca el punto a ese director. "Short cuts" o "Pret a porter" me parecieron pestiños infumables, y de lo poco suyo salvable recuerdo "MASH", pero muy en la lejanía, así que no sé cómo habrá envejecido. Ahora, si me dices que mejor verlas dobladas...

Off topic: Antonio Iranzo es el de "La piel quemada". ¿La has visto? ¿Crees que está de completa vigencia? ¿O está basada más en tópicos? Dudas de un espectador joven.

Abrazos pelirrojos desde el observatorio

Santi

César Bardés dijo...

Es posible que la Stone evolucione. Estoy de acuerdo en que aún es pronto para emitir un veredicto definitivo sobre ella. Es ligeramente tendente a la sobreactuación de momento (aquí en la de Allen, también a pesar de que es evidente de que ha estado muy sujeta) pero es posible que su rostro madure hacia una mayor expresividad que evite esa tendencia que ella tiene a pasarse. Estamos a la expectativa.
Estoy totalmente de acuerdo en tu valoración sobre "Pret a porter", un auténtico "bluff", no lo estoy sin embargo sobre "Short cuts" que me parece una película estupenda, muy bien contada, muy bien entrelazada con algunas historias realmente interesantes. De Altman yo destacaría "El juego de Hollywood" (me parece muy interesante), "Un largo adiós" (su aproximación al universo Marlowe a través de un actor tan anti-Marlowe como Elliott Gould también me parece estupendo), "MASH", desde luego, es una comedia desmitificadora, tremendamente crítica y, salvo en su último tercio, muy graciosa. Me parece también muy interesante "El volar es para los pájaros", ahora bien, siempre me ha parecido un director muy irregular que ha hecho tremendos truños como "Popeye", "Tres mujeres", "Ladrones como nosotros", "Kansas city" o "Tres en un diván" (terrible).
Sí, Iranzo es el de "La piel quemada". Nunca me ha parecido un actor del otro jueves aunque sí es verdad que tiene una voz portentosa. La vi hace mucho en la Filmoteca y confieso que me acuerdo poco. Lo que sí recuerdo es que no me cuadraba mucho lo de que un albañil del desarrollismo franquista se enrollara con una turista belga. Tendría que revisarla para contestarte con propiedad.
Abrazos...desde el observatorio.

CARPET_WALLY dijo...

Bueno, parece que el observatorio sigue superpoblado. Te voy a hacer un spoiler Santi, hay una escena en un observatorio. No sé si te merecerá la pena verla ahora que lo sabes.

Yo también prefiero las versiones dobladas, en general, no sólo en Allen. me gustan mucho las V.O. pero mi inglés es tan cutre que lo mismo estoy oyendo un acento tejano que uno de Madagascar y no encontraría gran diferencia. No obstante, creo que sería lo mejor para todos que no se doblasen las películas por lo menos en el cine, podría hacerse para la televisión cuya falta de matiz y de formato a veces hace muy complicado leer lo escrito (ahora con las nuevas teles, la cosa parece mejorar). Si no se doblase la mejoría del dominio de los idiomas (de todos los idiomas) crecería exponencialmente ne nuestro país y el ejemplo son los paises latinos con un dominio, sobre todo del inglés, que debería avergonzarnos.
Estoy de acuerdo en que se dobla muy bien en España, en general, de hecho el doblaje en esta de Firth es genial impostando una voz tan estirada como la de un caballerete bien de primeros de siglo (pasado), de hecho creo que es la voz que dobla habitualmente a Clive Owen ¿o me equivoco?, no me pareció el doblador habitual de Firth como no lo es de la Stone, eso seguro.
A mi la Stone no me gusta nada, bueno reconozco que es mona, pero creo que multiplica el mismo mohín a velocidad de vértigo y que le falta profundidad dramática (últimamente digo mucho esto, me empiezo a repetir).

En cuanto a Altman, además de las que habéis comentado y estando bastante de acuerdo con lo que dice el lobo, sumaría una película que a mi me pareció muy estimable pese a RicharD gere, "El doctor T y las mujeres".

Abrazos, ¿donde si no? desde el observatorio.

dexter zgz dijo...

Finalmente y por una cuestión de horarios tuve que ver la película doblada y no veas la rabia que me dio porque si algo quería era oír a Colin Firth en su lengua materna. Si alguien sigue dudando del único Oscar en la carrera de este mozo probablemente no haya visto "El discurso del rey" en VOSE.

Mi nivel de inglés es cochambroso y además soy muy duro de oído. Es más, os diría que mi formación en el idioma de Chespir es autodidacta y que han sido las películas en vose y mi afición de siempre por traducir las canciones de la radio las que más me han ayudado en la causa. Ocurre sin embargo que estoy acostumbrado a los subtítulos y leo y veo lo que sale en la pantalla con total naturalidad. No entiendo a los que dicen "yo es que si me pongo a leer los letreros no puedo ver lo que pasa", bueno sí, les entiendo, pero les pediría que le diesen una oportunidad y probasen 10 minutos a ver una peli con letreros y a ver qué pasa.

Otra cosa curiosa me pasa con las pelis de Woody con Woody. Me he acostumbrado a la voz y al soniquete de Joan Pera- ¡¡¡ un Goya de honor para este hombre o algo así ya ¡¡¡- y no puedo ver a Woody sin escuchar a Joan, siempre que pienso en uno, pienso irremediablemente en el otro. Hace poco me puse en el DVD "Desmontando a Harry" en VOSE y la recordaba con más gracia, hasta que me dio por cambiar el audio al español. Me pasa lo mismo con el doblador de Groucho Marx.


Embraces from the observer

César Bardés dijo...

Parece ser que el doblador más habitual de Colin Firth ha sido José Antonio Bernal y el que lo hizo en "El discurso del rey" (tienes razón, Dex, otra que hay que ver en Versión Original, sí o sí) fue el inefable Jordi Brau (posiblemente el más versátil de los dobladores españoles). En esta ocasión creo que vuelve a ser Bernal quien le dobla y, efectivamente, creo que lo hace muy bien. La voz habitual de Clive Owen es Jordi Boixaderas (una vez excepcional) pero es verdad que Bernal le ha doblado en alguna ocasión (por ejemplo, en "Gosford Park" ya que hablamos de Altman).
También estoy de acuerdo en que la Stone es un festival de mohínes bastante irritante hasta el momento pero...bueno, basta poner el ejemplo de Brad Pitt para tener confianza en que esta chica puede mejorar. Puede que no llegue, pero puede perfectamente llegar siempre que trabaje con directores que le enseñen un poquito a ser más comedida.
Es verdad que "El doctor T. y las mujeres" no está mal, hay que reconocerlo, a pesar de Gere y todo y sobre todo por Helen Hunt.
Es verdad lo de Joan Pera pero también hay que hacer una mención a Miguel Ángel Valdivieso que lo dobló en bastantes de sus películas hasta que lamentablemente falleció. Además tuve el placer de conocerle por mediación de unos amigos comunes en una barbacoa en Pelayos de la Presa.
Abrazos observados.

Anónimo dijo...

Os dejo una serie de entrevistas que hizo Carlos Herrera a actores de voz en una sección de su programa:

http://www.ivoox.com/doblaje-de-cine-herrera_sb_f_1.html

Ahora que me lo has recordado, César, "Gosford Park" sí me gustó. Ya tengo 2 de Altman que me gustan. Me apunto tus sugerencias.

Para el inglés no suelo tener problemas. El subtítulo ayuda a descifrar frases hechas, pero normalmente sigo los diálogos bien. Salvo que se trate de la serie "The wire" o peli similar, que no me entero de un pimiento. Del francés hay cosas que capto, pero tengo un nivel bajo, como de italiano. Del japonés no me saquéis del arigato gozaimasu y konichiwa. Del resto de idiomas ni pajolera idea. Pero oye, uno hace el esfuerzo de verlas en VOSE, y luego si algo queda...

Abrazos políglotas desde el observatoire

Santi

César Bardés dijo...

Carlos Herrera nunca me ha gustado mucho, pero hay que reconocer que lo que he escuchado hasta ahora es bastante interesante. Seguiré con ello. Gracias, Santi.
Hay algo que apuntas que me parece muy interesante. Yo también me veo las películas de japonés en Versión original, no porque entienda nada, no sino porque ahí sí que el doblaje español, por muy bueno que sea, no llega ni a la mitad. Más que por el trabajo de los actores de doblaje porque el ritmo del idioma japonés es totalmente diferente al del español y el doblaje es raro, un tanto apático, no saben por dónde tirar aparte de que el doblaje disponible suele ser el de los pases en televisión (hecho por los gallegos en contraposición con los catalanes que son los que doblan, por lo general, en el cine) y es bastante, pero bastante peor. De hecho, en la época de "Parque jurásico" se hizo una huelga de actores de doblaje y fueron los gallegos los que hicieron los servicios mínimos y así hay películas como la misma "Parque jurásico", o "Sol naciente", o "En la línea de fuego" o "La tapadera" de Pollack que no tienen las voces habituales de los actores que intervienen en ellas.
Abrazos desde o observatôrio.