martes, 7 de febrero de 2017

NUEVE REINAS (2000), de Fabián Bielinsky

El peor timo que se puede perpetrar es la falta de conciencia. Es lo que hace que un delincuente llegue a ser un auténtico criminal. Porque incluso en el acto de delinquir hay unos límites que no se deberían traspasar. La oportunidad viene por aquellas casualidades que tiene la vida (¿o no?) y resulta que se presenta un negocio que puede reportar pingües beneficios. Basta con plantarse delante de un multimillonario español y ponerle delante de las narices nueve sellos muy cotizados…falsos, naturalmente. El multimillonario tiene que irse por la fuerza del país y no tiene mucho tiempo para comprobar la autenticidad de los sellos. Pan comido y deglutido. Un anzuelo atractivo y la maquinaria del timo a lo grande se pone en marcha. Lo malo es que otra casualidad hace que se pierda la mercancía en cuestión y hay que invertir pasta en el asunto para reponer la pérdida. Y, de paso, prescindir de la conciencia que siempre es muy molesta cuando se trata de cerrar negocios que dan para vivir con holgura durante una temporada. Ah, pero es que la cosa viene de lejos porque una herencia legítima se convierte en un escalo premeditado y el tipo no es que no tenga conciencia…es que no sabe lo que es eso.
Mientras tanto, Buenos Aires se erige como un hormiguero de vanidades y estafas que bulle intensamente en su febril actividad. Los timadores proliferan, los afanadores se exhiben impúdicamente, las discusiones se exageran…todo parece un teatro perfectamente ensamblado para timar al incauto de turno. Y ya se sabe, en el fondo, el timado siempre quiere timar. Hay que apelar a uno de los puntos más flacos de la debilidad humana para llevarse el botín a casa. Por mucho que la calle sea una escuela…de unos estudios que ya están aprobados. Terrible dilema que ha de ser dirimido en los dientes blancos y rotos de nueve sellos que todo el mundo quiere.

Una excepcional película argentina que, una vez más, tiene a Ricardo Darín como su principal valor pero que está sabiamente respaldado por Leticia Brédice y Gastón Pauls, que prestan el escenario vivo a los desmanes de un tipo al que le duele más la derrota que la ambición. El malogrado Fabián Bielinsky dirige con calma porque ya se sabe que todo timo bien realizado necesita su tiempo para que el primo lo digiera. Y así recorremos una ciudad bajo el sol, unas maldades en la sombra, unas picarescas bajo las luces fluorescentes, unos diálogos tras los neones del ingenio e inesperados giros a la vuelta de la esquina. Todo funciona en una película que tiene su humor, su tensión, su gravedad y su fiereza. Tal vez porque el espectador es el primero que posee unos instintos irreprimibles de timar a los timadores. 

3 comentarios:

dexter zgz dijo...

Qué buena película. Qué grande en general una cinematografía como la argentina que sabe sacar petróleo de todo tipo de películas y parir obras maestras y cintas notables en todos los géneros. Un poco hacer de la necesidad virtud diría yo, en los duros tiempos del corralito y la crisis posterior surgieron obras como "El hijo de la novia", "Un tipo corriente", "Lugares comunes", "Historias mínimas", "Kamchatca", "Diarios de motocicleta", "El abrazo partido" o una peli que a mí me impresiona y a ti sé que no tanto que es "Iluminados por el fuego". Digo yo que no es casual tal confluencia de títulos concentrados en tan pocos años y que se daba el caldo de cultivo perfecto. Eso de "este país se está yendo a la mierrrrda" (con muchas erres) se estilaba mucho en las comedias argentinas de esos años. El tópico de la psique argentina está también arraigado al cine, son tipos que se saben reír de ellos mismos o cuando menos capacidad de autocrítica y autocensura. Y ahí está el caso de la reciente y estupenda "El ciudadano ilustre" para demostrarlo. Comedia negra, muy negra.

En cuanto a "Nueve reinas" pues sí es una delicia no sólo como comedia sino también como radiografía social del país. Mirando de reojo a "El golpe" y, hombre, no te voy a comparar a Ricardo con Paul, aunque lo cierto es que ambos tienen clase para dar y tomar.

Abrazos sellados

CARPET_WALLY dijo...

Acabo de descubrir que remakearon esta peli en USA con el título de "Criminal" con John C Reilly en el papel de Darin, Diego Luna en el de Gastón Paul y Maggie Gyllenhall en el de la Brédice, producía Sioderbergh y la dirigió Gregory Jacobs. No tenía ni idea y no sé si se llego a estrenar en España, tal vez fuera directamente a la tele y video. La adaptación la firmaron los mismos Jacobs y Soderbergh aunque este con el nombre de Sam Lowry.

No me extraña que no funcionase bien en USA, no sólo porque casi nunca adapatan bien buenos films extranjeros, sino porque una de las mejores cosas de "Nueve reinas" es ese reflejo del momento angustia que pasaba Argentina y esa risa (amarga) de las miserias, las personales y las sociales, que transmiten los personajes (y nadie como Darín para eso). Yo no creo que sea una comedia negra, yo creo que es un trhiller puro, aunque con alguna nota de humor dispersa más por los diálogos que por las situaciones. A mi me mantuvo en alta tensión casi todo el tiempo.

Bielinsky era un grande y recordemos que sólo dirigió 2 largometrajes, este y otra que el Lobo tenía pendiente y no sé si ya habrá subsanado "El aura", que también me parece una película brutal, muy lejos de esta, con un ritmo muy distinto pero climática como pocas, angustiante, dura, seca y tremendamente hermosa.

Ché...Abrazos.

César Bardés dijo...

Efectivamente, yo también creo que es una gran película. Y sigo pensando que es una comedia negra porque, en realidad, todo el asunto está montado en base a una serie de estereotipos para que la derrota sea aún más sangrante. En cualquier caso, es cierto que el cine argentino tiene un altísimo nivel (no es de ahora este nivel, lo que pasa es que sí ha conseguido buenas fórmulas de exportación que antes no tenía) y que gran parte de ese éxito exterior lo consigue gracias al enorme nivel que demuestran los actores argentinos. Porque en esta película, sí, está Darín y qué duda cabe, cualquier papel que toca lo convierte en oro pero es que se mueven un montón de secundarios que lo hacen tan bien como él, lo que transforma la película en esa radiografía social que, en el fondo, también agobia al espectador y el final proporciona una salida completa a ese agobio. En el fondo, los más perjudicados...o más bien, los que deberían ser más perjudicados son los especuladores.
Darín y Paul, desde luego, no son comparables y sus registros, de hecho, son muy diferentes pero hay que reconocer que los dos, en lo suyo, lo hacen muy, muy bien.
En cuanto a la versión USA creo que no vale ni para envolver un periquito muerto. Tal y como hicieron, claro, con la nefasta versión con Chiwetel Ejiofor, Julia Roberts y Nicole Kidman de "El secreto de sus ojos". No he visto "Criminal" pero...¿en serio alguien creyó que con un reparto encabezado por John Reilly y Diego Luna la cosa iba a funcionar? Diego Luna no me parece un gran actor, Reilly sí, pero creo que está en las Antípodas de lo que Darín hace con el personaje. Ni siquiera físicamente es capaz de dar el pego.
En cuanto a "El aura", todavía no la he visto, la tengo en lista de pendientes pero tranquilos que caerá.
Y no nos olvidemos de "Relatos salvajes" que, por cierto, algún chalado ha enlazado mi artículo de este blog con facebook y está recibiendo un aluvión de visitas. Será que no tienen bastantes salvajadas en su vida.
Abrazos con los bancos cerrados.