jueves, 15 de junio de 2017

LA MOMIA (2017), de Alex Kurzman

La idea de la Universal de volver a revivir los monstruos a los que dieron vida allá por los años treinta no deja de ser una constatación más de la falta de ideas de la fábrica de sueños. La premisa de que el cazador se convierte en lo que persigue se torna en un derrape de proporciones apocalípticas teniendo en cuenta que no es fácil darle al conjunto un mínimo de coherencia por mucho que se cuente con Tom Cruise y con Russell Crowe como atractivos incontestables. El producto es descaradamente comercial y todo deja un regusto de retorcimiento que acaba por decepcionar sin paliativos. Ya no hay monstruos de fantasía. Los tenemos justo al lado.
No cabe duda de que tiene su aquél poner en juego a un héroe que no lo es tanto. Así se puede manipular su desarrollo a lo largo de la trama a conveniencia para que nada chirríe demasiado. Tanto es así que, a lo mejor, el héroe tiene más defectos que unas vendas mal puestas y que resulta, por otro lado, especialmente vulnerable porque el amor abre flancos débiles en las supuestas luchas titánicas. Más allá de eso, las sociedades secretas dirigidas por otros monstruos hacen que la cosa comience a tomar el tono de una burla un poco delirante y lo que parecía prometedor al principio, se torna en una película de acción sin mucha tensión, un par de sustos no demasiado conseguidos y un buen trabajo del equipo de efectos visuales. Para este viaje no hacían falta tantas alforjas.
Así que nos metemos de lleno en el terreno de las leyendas para que todo tenga una continuidad temporal sin entrar demasiado en disquisiciones sobre los personajes. Al fin y al cabo, todo el mundo conoce la historia del Doctor Jekyll que, intentando erradicar la maldad del ser humano, se convierte en el más malvado de todos. Las enigmáticas esculturas egipcias ponen el escenario adecuado en las consabidas tormentas de polvo y arena y un par de buenas escenas suben algo el listón sin llegar a amortizar el paso por taquilla. En pocos minutos, la película se habrá olvidado. Tanto como un sarcófago sumergido en una imposible piscina de mercurio.

Buena la partitura de Brian Tyler mientras van cayendo los golpes y el héroe resiste con estoica apostura. Los actores campan a sus anchas porque esto necesita muy poca dirección más allá de unas terribles frases para que todo sea mucho más misterioso e inquietante cuando, realmente, tiene muy poco de misterio y de inquietud. En algún momento, más vale ir pensando en echarse un buen sueño mientras la película inicia una cuesta abajo muy peligrosa que acaba por dejarla en algo menos que nada. Ni hay movimientos en la oscuridad, ni hay demasiadas ganas de asistir a segundas y terceras partes. La apuesta de la Universal es una muerte vendada, casi parcheada, muy mal cosida y peor realizada. Sobre todo porque hay algo que falta en la película por mucho que en el guión se hallen nombres tan ilustres como David Koepp o Christopher McQuarrie y es el talento. Ni siquiera es una buena película. Es solo un ensayo de un ensayo. En realidad, para eso, uno se envuelve en vendas y deja que transcurran los siglos sin leyendas ni nada parecido. Bastante tenemos con un buen puñado de Historia que está desapareciendo delante mismo de nuestros ojos. 

4 comentarios:

dexter zgz dijo...

¿Tom Cruise y con Russell Crowe como atractivos incontestables? ¿En serio? Bueno, será para otros. A mí Russell nunca me ha terminado de convencer del todo, aunque tenga alguna interpretación aceptable (recuerdo que una de las últimas, "Dos buenos tipos", que sembró algo de polémica en este espacio, donde a mí me funcionaba su química con Ryan). En cuanto a Tom, he de reconocer que me ha terminado cayendo gordo, que sus papeles de héroe pudieron funcionar durante un tiempo, pero es que encima ya tenemos una edad. Probablemente le va tan bien que no se plantea retirarse de estos registros ni renunciar a los blockbusters. Para mí (claro, que para desgracia de Pablo Motos) haría muy bien en centrarse en otro tipo de papeles porque además ha demostrado que no es mal actor pero ya hace tiempo que dejó de intentar demostrarlo ("Magnolia", "Eyes Wide Shut"...)

Así que no, no me esperes que me enrede entre vendajes que además hace demasiado calor. Me quedaré con mi momia, la de siempre la de toda la vida, la de Karl Freund y Boris Karloff. Yo esta semana me decanté por el hermano gemelo de Dustin Hoffman en Francia y "Testigo" se deja ver, tiene ritmo e intensidad aunque un final algo precipitado y predecible. Con abundantes guiños a "La conversación" de Coppola.

Abrazos momificados

César Bardés dijo...

Lo de "atractivos incontestables" va en una doble dirección. Una es "atractivos incontestables...cara a la taquilla" y la otra es "atractivos incontestables...para una película que no debería pasar de serie B". A mí tampoco me ha convencido nunca Russell Crowe pero es que lo que se ha intentado con esto, me resulta tremendamente chocante porque, además, el personaje de Crowe va a ser el nexo de unión de todas las revisiones que va a hacer la Universal de su mítica galería del terror. Yo creía que, después de las tres partes que se rodaron con Brendan Fraser, muy en la vertiente de la aventura al estilo de Indiana Jones y demás, aquí, al menos, se iban a decantar por el terror pero es que no, esto no termina de arrancar en ningún momento. Cruise es la estrella de la función, pero a su habitual (y a menudo innecesaria) superintensidad se le contrapone el hecho de que parece que no tenía muchas ganas de hacer esto y es más. Te doy toda la razón en que ya va teniendo una edad y se le va notando. Me temo que va a envejecer mal, en contra de aquellos presagios que con "Collateral" nos auguraba una estrella que iba a evolucionar muy bien. Desde luego que hace mucho que Cruise, dramáticamente, no ofrece nada a pesar de que es un actor que, al contrario de Crowe, me ha caído siempre bastante bien y que me ha parecido que algunos de sus papeles se han escogido con una cierta inteligencia. Creo que esa época ya ha pasado si no la corrige inmediatamente.
Estoy de acuerdo también que el misterio que otorgaba Karl Freund a la primera versión es difícil de igualar (por mucho que se haya quedado antigua) y que la temporada post-Oscar está siendo bastante difícil. Lo de esta semana va a ser ya de traca.
Abrazos embalsamados.

CARPET_WALLY dijo...

Ya me estaís amenazando con criticar mi apuesta de la semana...pero no os ponéis en mi pellejo, que entre "Los vigilantes de la playa" y "Señor, dame paciencia"...Lo único que puede uno hacer es repetir en oración el segundo de los títulos...Y el resto de los 13 títulos de esta semana son como para elegir también.

Sobre "La momia", he leído por ahí que Cruise está tan "glorioso" que Brendan Frasier como estaba mucho mejor que él en la peli del mismo título. Lo cierto es que efectivamente aquella era pura aventura, con algún momento simpático y un ritmo bastante interesante (las siguientes fueron perdiendo frescura y eso las lastró) y a mi me parece que se convertía en muy aceptable para un sábado por la tarde frente al televisor. Esta tendrá el mismo destino, pero no tengo claro que me divierta ni la mitad.

Abrazos vendados.

César Bardés dijo...

Es que, al menos, Brendan Fraser estaba gracioso. Cruise ni eso. Aunque hay que reconocer que intenta un aire de desenfado, sobre todo al principio, pero es que luego ni lo mantiene, ni nada. Todo queda en una especie de batiburrillo mal llevado. En descargo de Cruise diremos que no es producción suya, que ha aceptado el papel que le han ofrecido y ya está y que, con el material disponible, hace lo que puede. Carrerita en solitario no tiene. Hay un amago de carrera (apenas un plano de espaldas y otro de frente) con la chica de turno perseguidos por la tormenta del desierto pero nada más.
En cuanto a tu valoración de "La momia" de Fraser (o, mejor dicho, de Stephen Sommers, que es quien la dirigió) pues estoy de acuerdo. La primera parte tuvo su gracia, era fresca, divertida, sin demasiadas pretensiones y la segunda y tercera decayeron porque la fórmula se agotaba a marchar forzadas pero ha quedado como una trilogía que puede caer perfectamente cualquier sábado por la tarde. Ésta, si me apuras, ya verás cómo se estrenará como el "Megahit" de cualquier cadena generalista y casi me atrevo a decir que caerá enseguida en el olvido.
Abrazos egipcios.