jueves, 21 de diciembre de 2017

STAR WARS VIII: LOS ÚLTIMOS JEDI (2017), de Rian Johnson

Cuando una raza de guerreros de la paz está a punto de morir, es lógico que sus últimos representantes sean los más fuertes. No es fácil tomar esa conciencia porque el rechazo estará presente con más desprecio que épica y el nuevo orden que impera en la galaxia tratará de acabar con cualquier atisbo de libertad. Sin embargo, en toda contienda hay héroes anónimos, de los que nadie se acordará pasado un tiempo. Ni tampoco faltarán aquellos a los que les sobra empuje, ganas, intención y bravura. La rebelión sólo se construye con valientes y es hora de construir un nuevo futuro.
El arrojo estará lleno de generosidad cuando el objetivo está desprovisto de ambiciones personales. Al otro lado, la rabia crecerá para hacerse con un control que se antoja efímero y la convicción acabará por tornarse permanente. El orgullo habitará en las miradas, la sorpresa estará presente en algunos pasajes del combate, la acción estará rodada con cierto sentido e, incluso, habrá algún momento escaso en el que parece que se pierden las riendas de la contención. Los últimos Jedi se preparan para la batalla final y las apuestas se esparcen por la mesa de juego, marcando batallas que se convierten en nuevas hazañas, haciendo que todo lo que se espera de la aventura, se haga mucho más allá de un duelo de mentes, de un intento continuo por volver a la primera línea y de una despedida que, cada vez, está más cercana.
En la terrible sed de poder, parece increíble la reacción controlada e intensa, tratando de acabar con los postreros resquicios de esperanza en una galaxia que, lentamente, pasa por ser diferente a aquella que conocimos hace cuarenta años. Los últimos baluartes de la auténtica nostalgia, se derrumban dando paso a nuevos personajes, rostros familiares, duelos aéreos de nuevo diseño, resistencias múltiples que se encallan en la razón y días marcados de una gloria tan pequeña que se necesita una victoria definitiva. Hasta los mediocres encuentran su instante de eternidad y la ensoñación se muestra de nuevo como el arma más mortífera contra el aburrimiento. Estamos, recuerden, en una galaxia muy lejana hace mucho, mucho tiempo…

Muy superior al séptimo episodio de la saga, con más sentido del espectáculo, un estupendo diseño de personajes que, a buen seguro, también darán juego en la siguiente entrega, con escenas de acción apasionantes y de nueva factura, momentos de humor muy puntuales y acertados y dando más empaque a algunos caracteres que habían quedado decepcionantes anteriormente, el director Rian Johnson demuestra que, con imaginación, esta saga aún tiene cosas que decir sin renunciar al espectáculo. Olviden lo que escriben  piensan algunos sesudos informadores cinematográficos que tratan de llamar la atención cuando no tienen nada que decir y disfruten de lo que se nos ofrece en esta ocasión. Con sentido, con fuerza, con lógica y con ganas. Al fin y al cabo, eso también será construir una rebelión contra esta época absurda en la que basta que unos cuantos digan que lo que no han visto es más de lo mismo para que haya una legión entera de seguidores sin criterio que se apunten a la sinrazón de la estupidez. Llegó la hora de volver a coger la espada láser, de hacer que la Fuerza vuelva a circular por nuestra fantasía y de aniquilar al mal que nunca deja de acechar a los mitos que tanto nos hicieron soñar. 

11 comentarios:

dexter zgz dijo...

Bien, como parece que la opinión de nuestro experto en galaxias se hace esperar romperé el hielo. Yo es que después del decepcionante episodio séptimo he decidido borrar de mi mente la película de Abrahams y estoy pensando seriamente en bajarme del barco. Puede que sí, que sea más entretenida y tenga más espectáculo, pero al final, con su pose demagoga y todo, no sé si tendrá razón el otro CB y esto empieza a parecer ya un culebrón cansino. Que conforme avanza el tiempo incorpora además no ya solo los lógicos avances tecnológicos sino elementos de otros blockbusters de éxito. Y ello se traduce en un también consecuente desgaste del espíritu original de la saga. Es que además ahora amenazan con hacer un spin off de la vida de Han Solo de joven. En fin, un no parar. Me recuerda aquella frase que decían en "Celebrity". "Está en Nueva York, filmando la adaptación de la secuela de un remake".

Así que estoy por coger y empezar a quedarme con que esto empezó hace años en una galaxia muy muy lejana frente a los soles de Tatooine y concluyó un poquito más tarde con el imperio contraatacando. No se si estoy en mi derecho.

Abrazos milenarios.

César Bardés dijo...

Por supuesto que estás en tu derecho. Como el nuestro de parecernos que aquí, cuando menos, hay una película entretenida, que recupera el espíritu aventurero de la saga, con su toque religioso y demás. Algunos consideran que debe demasiado a "El imperio contraataca" porque tiene dos situaciones que parecen algo calcadas pero que no lo son tanto si lo piensas fríamente. Hay una batalla final que visualmente funciona pero que muy bien y hay también un mejor diseño de algunos personajes. Sin ser absolutamente redonda (hay algún olvido por ahí), yo la pondría, fíjate, en tercer lugar, detrás de "La guerra de las galaxias" y de "El imperio contraataca".
A mí me da igual que haya un spin-off de Han Solo y otro, como han anunciado, con Obi-Wan. "Rogue One" me gustó, me pareció una vuelta a los cines de comando y misión y con bastante sentido.
No hace mucho, Arturo González-Campos, amigo mío, comenzó un debate en Twitter sobre la opinión de Boyero y decía que, sin entrar en valoraciones, esa opinión era propia de un concepto "dinosaurista" de la crítica, de alguien que no se ha adaptado a los nuevos tiempos en el cine y que de Boyero no se podía esperar otra cosa, con lo cual, tampoco es tan condenable. Curiosa opinión, cuando menos. A mí me parece que, para empezar, en lo que predomina en Boyero es el deseo de llamar la atención. Coño...que dijo que "Asesinato en el Orient Express" estaba bien...y eso la gente lo obvia. Y, como dijo Carpet, que el problema de esta película era que había una versión anterior de Lumet. Váyase usted a la mierda. Eso es una barbaridad desde el punto de vista de la crítica.
Siguiendo con lo que decía Arturo González-Campos, también apuntaba en que Boyero acudía a las referencias que tenía y que éstas eran todas del año de la tana. Vale. Como si pudiera haber alguna referencia en el cine moderno (solo la hay cuando hablamos de "nuevos clásicos"). Si nos ponemos así, deberíamos de críticar el afán recaudatorio de Lucas que también hizo spin-off en serie como "The clone wars" o ahora Disney con "Star Wars rebels", pero, claro, a Disney se le mira como algo siempre dirigido al público familiar, como mucho más blandito de lo que nos podría brindar Lucas (¿en serio?). Estamos hablando de George Lucas ¿eh? Mirad bien lo que hizo con los Episodios I, II y III y luego hablamos de blandenguería.
En cualquier caso, yo disfruté de esta película. Me ofreció cosas que ya sabía, me sorprendió con alguna de sus decisiones, me enriqueció algunos personajes que en el Episodio VII se habían quedado muy a medias y me deja interrogantes para el Episodio IX que, parece ser, va a dirigir Ron Howard. Miedo me da.
Abrazos de halcón.

CARPET_WALLY dijo...

Pues si señor, digan lo que digan los sabihondos yo creo que este episodio VIII es de los mejores de toda la saga (entre los 3 o 4 mejores diría yo). Se le puede achacar una excesiva duración y es una acusación cierta porque en algún momento se cuenta de más (algún pasaje pudo ser innecesario) o se alarga mucho lo que se cuenta.

Pero es una película que a mi se me antoja magnífica, capaz de encandilar a los más fans y de atraer a nuevos adeptos a la causa.

Lo primero es que creo que se ha dado mucha profundidad a varios personajes (algunos no principales, incluso), mucho mejor diseñados y con motivaciones mejor explicadas. Se han introducido, de manera más o menos velada, nuevos mensajes, alguno incluso polémico (El Dios ha muerto de Nietzche en versión Jedi). Otros algo más políticamente correctos el ecologico animalista o el diversidad racial. Pero el fondo que subyace en toda la película es el de librarse del pasado, que fue bueno, que es un grato recuerdo, pero que es hora de pasar página. Y a mi me parece que eso está tratado de forma en algún momento muy sutil (el caso de Kylo Ren) y en otras de manera mucho más abrupta, pero que afortunadamente da pie a desarrollar la saga de forma imaginativa sin las excesivas rémoras de una historia que deba ser hilada de manera continuista.

Algunas muy buenas escenas de acción, enorme la de el lago de sal, otras un poco mejorables (al casino se le pudo sacar mucho más provecho). Alguna falla como siempre de credibilidad (la destrucción del acorazado es bastante despropósito en ese sentido) pero ya hace tiempo que los que vemos Star Wars vivimos en un cuento de hadas en el que todo es posible, hasta regalar objetos que se esfuman como si nunca hubiesen estado allí.

En cualquier caso, encantado y esperanzado. Se abre un nuevo mundo de posibilidades y lo que son las cosas, entretener, entretiene...Solo espero que para próximas entregas no precisen contarnos las cosas en tres horas, prefiero que me cuenten menos y me lo digan más veces.

Abrazos holográficos

CARPET_WALLY dijo...

Y una cosa más sobre el tema de Boyero, suele decir nuestro amigo C.B. (el bueno, el nuestro) que entra a ver las películas sin ningún prejuicio, cosa que a mi me parece imposible, pero que si él lo dice seguro que es capaz. Justo eso es lo que creo que Boyero es incapaz de hacer y suele entrar con opiniones demasiado preconcebidas. No hay más que leerle (o escucharle) para comprobar que en todas sus críticas la primera mitad es una referencia al pasado (del director, de los actores, de la serie o saga, del género,...), a sensaciones que le provocaron en anteriores ocasiones cosas que coinciden casi por azar con la película que comenta. De hecho en este caso repite casi exactamente la descripción de los registros y controles previos de los asistentes al estreno como hizo en el Episodio VII (no sé si lo recordaréis).

Y como ya hace tiempo que C.B. (el malo, el que no es nuestro) se bajó del Halcón Milenario, probablemente con razón, ya sólo cumple con el expediente de ir a ver la nueva entrega por que le pagan por ello, pero con una opinión negativa muy preconcebida. Sólo así se explica que está harto que le cuenten más de lo mismo, que "sólo referencias en las que me siento perdido", "que esté dirigida rutinariamente", "cien con estrategia de acción continua"...Una de dos, o el hombre se durmió nada más empezar la proyección o le dejaron a él en el guardarropa y otro ocupó su butaca. Hay referencias, pero precisamente en esta película rompen con todas ellas y, digamoslo claro, esto no es "Juego de tronos", si hablar de tres o cuatro personajes (tan archiconocidos) hace que te pierdas, el problema no es el cine, es la memoria. Se podrán decir muchas cosas de este episodio VIII pero nunca que esté dirigida rutinariamente, hay escenas y diseños muy meritorios (la sala de Snoke, la batalla con los Sith, el lago salado, la multiplicación en el espejo) e incluso y enlazando con lo de las escenas de acción continua, debe ser que la parte de la isla era el colmo de la espectacularidad y yo no me di ni cuenta.

Y puede ser que como decía el otro día, haya un problema entre nuestras generaciones e incluso las anteriores que busquemos en el cine emociones que encontrábamos hace muchos años y que ahora echamos a faltar la mayoría de las veces, pero eso pasa por nuestra percepción de la realidad y nuestro sentido del cine espectáculo. Las nuevas generaciones demandan otra cosas, otros ritmos, otras fórmulas. Si nosotros tenemos la vista cansada el problema tal vez sea nuestro.

Abrazos críticos

César Bardés dijo...

Pues estoy básicamente de acuerdo en lo que dices. Me parece también un magnífico espectáculo de acción, bien llevado, con cierto sentido, con coherencia con todo lo anterior y demás. A mi no me chirría demasiado lo de la destrucción del acorazado (me imagino que te refieres a la primera batalla) y más bien lo que vi ahí fue todo un homenaje a "Teléfono rojo" además de proporcionarme una visión más amplia del personaje de Poe Dameron y de lo que es capaz de hacer.
En cuanto a lo de Boyero, bueno pues también estoy de acuerdo. Es evidente que tira de profesionalidad y que su afán de notoriedad se hace también muy patente cuando pone bien auténticas mediocridades y se dedica a poner mal cosas que a todo el mundo puede gustar. Es más, es muy curioso ese fenómeno "hater" que se pone en marcha cuando algo va a romper la taquilla o recibe una aceptación general, como fue el caso de "La la Land" o el de ésta. También es muy curioso cómo, a raíz de esta crítica, hay algunos que han leído una entrevista personal que se le hizo y que destacan su "ternura"...vamos a ver si lo entiendo. Puedes ser un crítico "mierda", con afán de notoriedad, bastante egocéntrico y narcisista y con argumentos tan simples como "me parece a mí" o "no me gusta"...pero si eres tierno, te lo perdonamos. Si es por eso, estoy dispuesto a ser un cúmulo de bondades para caer bien, a ver si así soy un poco más querido.
En cuanto al salto generacional. Sí, estoy de acuerdo, es un problema generacional, pero no exclusivo de nuestra generación. Yo recuerdo que a mi padre le parecía que "La guerra de las galaxias" o "En busca del arca perdida" eran solemnes tonterías pero se ponía a disfrutar como un loco con "Tarzán de los monos". Nosotros también demandábamos otros ritmos y otras fórmulas. La diferencia es que nosotros teníamos muchas referencias de las que tirar, cosa que no tienen las generaciones de ahora, que no ven más que la inmediatez del momento y ya está. Todo lo han inventado ellos.
Voy a contar una anécdota que me relataron hace bien poco.
Cuando se va a vender una serie a una productora, ya sabés que lo primero que hay que hacer es redactar un tratamiento (de unos tres o cuatro folios) en el que el guionista tiene que hacer un pequeño resumen sobre la trama, sobre los personajes, sobre algo especial que necesite la producción, etc. El caso es un guionista recién salido de la Escuela de Cine se fue al despacho de una conocida productora televisiva para intentar vender su idea.
Cuando el productor en cuestión leyó su tratamiento, le dijo:
- Oye, chaval...¿tú has visto "Pánico en las calles", de Elia Kazan?
- Pues no. ¿De qué va?
- Pues lo que has escrito es "Pánico en las calles"...pero mucho peor.
El guión, naturalmente, fue rechazado.
Nótese que estamos hablando de un graduado en la Escuela de Cine. En nuestra generación estoy absolutamente seguro de que esto no pasaría si hubiera sido un recién graduado del Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas o después Escuela Oficial de Cine. Creo que aunque el problema generacional es el mismo, hay una gran diferencia.
Abrazos escépticos.

CARPET_WALLY dijo...

Clarisima la referencia a "Telefono rojo" si, pero no me refería a eso, cuando hablaba de incoherencia me refría a otras cosas (bombas que caen hacia abajo en el espacio, también naves, una victoria con la destrucción de casi toda la flota rebelde...). Y si, es una reivindicación de Poe que en la VII iba a ser un personaje de esa sola entrega y que en esta merece mucho más.

Cierto lo de las referencias clásicas que nosotros tuvimos y las nuevas generaciones no...o casi, porque sus referencias son como mucho el cine a partir de los 80. Pero no te agobies, quizá no sea el público, si ves por ahí la lista de las mejores películas de lo que va de siglo para la crítica especializada te echas a temblar, con Wong Kar Wai, P T Anderson tripitiendo, Mad Max y alguna que otra perla. Y esos son los críticos, que se suponen deben tener referencias a mansalva.

Y rehablando de la peli en cuestión. Que forma de venirse arriba Adam Driver. de la mofa a ganarse un respeto y un interés que no aparecía por ningún lado en la anterior peli de la saga.

Abrazos dejando huella...roja, claro.

César Bardés dijo...

Bueno, lo de las bombas cayendo hacia abajo...tampoco deberían explotar las naves en el espacio. Eso es algo de lo que se habló en su momento y todavía colea. Que cómo nos puede gustar una película o una serie de películas que se pasan por el forro de la lógica hasta las más elementales leyes de la física. Es evidente que si en el espacio no hay aire, tampoco puede haber explosiones con fuego. Lo de la victoria con la destrucción de toda la flota rebelde, también...pero es una victoria pírrica y en todo caso, lo que plantea la película es una derrota en toda regla cuya victoria radica en la huida (de eso Ford podría hablar bastante).
En cuanto a lo de los críticos, también de acuerdo. Con estos bueyes hay que arar y es que esos mismos críticos que dices, son los mismos que no han visto nada a partir de los ochenta. Yo mismo he tenido que aguantar a cierto crítico que me decía "cómo puedes tener pasión por el cine antiguo si toda esa gente está muerta" a lo que yo, con mi característica mala leche, le dije: "Ah, bueno, entonces la Capilla Sixtina vamos a dejar de tomarla en consideración porque Miguel Ángel lleva muerto cinco siglos..." . Se quedan sin respuesta, claro.
Estoy de acuerdo en el rediseño del personaje de Adam Driver. Y es más, es muy interesante ver cómo ahondan en la idea de que, realmente, es un niño, con enfados de niño, con reacciones de niño y que, gran parte de lo que le ocurre, es porque tiene miedo. Lo que sí es que veo que no tiene mucha cancha para redimirse, al contrario de su abuelo.
Abrazos con sacrificio.

CARPET_WALLY dijo...

Porque se ha roto definitivamente con la sombra de Vader y aquí se apunta a la posible redención, pero parece que están convencidos de que lo mejor para la historia es no repetirla. De hecho, lo mejor es que el personaje malo-malo no es como Drath Vader sino que en esta ocasión es un malo-bueno mucho más real y convincente, lo único que debes hacer es dotarle de alma, para comprender porque pasa del bien al mal o de ser muy malo a serlo menos. Y eso en esta película si que está cuidado. De la misma forma que Luke ya no encarna al bien por excelencia.

Muy interesante, de hecho en esa fase rompedora, es la escena inicial en la isla que enlaza con la final de la VII y que deja todo ese momento icónico y altamente esperado de la toma del testigo en una broma irónica de lo más desmitificadora.

Vuelvo a decir que para mi lo peor es el rato del casino (tambien homenaje a "Casino Royal" y guiño al Bond de Craig), con muchísimas posibilidades y altamente desperdiciada, finalmente sólo sirve para introducir el personaje de Del Toro, que dicho sea de paso, pese a las malas criticas a mi me gustó mucho y sobre todo me pareció que lo mejor de que fuera un cínico sin escrúpulos es que no dejase de serlo.



Abrazos hackeando

César Bardés dijo...

Hay que reconocer que todo el mundo espera algo grande y yo creo que Rian Johnson se acuerda de "En busca del arca perdida" y el árabe de la cimitarra. En cuanto al personaje de Benicio, creo yo, que aún tiene algo más de recorrido. Veremos si vuelve a aparecer en el Episodio IX, me da a mí que sí. A mí también me pareció un personaje de lo más atractivo, al que da carne con mucha sabiduría.
Cierto es lo de la escena del casino y, quizá, ahí el miedo a repetirse les hizo comedirse bastante. Cuando entran en el garito, inevitablemente se te viene a la memoria la cantina del Episodio IV y el tugurio de Maz Kanata del Episodio VII y yo creo que por eso no le sacan todo el partido. Bien es verdad que es algo que, sin duda, va en contra de la película pero que no lastra el resultado final.
Abrazos apostando.

Chus dijo...

Buenas.... ¿llego tarde?

Un abrazote y saludos a todos. Decir que no escribo mucho pero no falto a mi cita con Wolf y leo bastante a menudo vuestras charlas por aquí.

A mi la peli me parece bastante buena. Han sido muy valientes, porque querer romper y hacer cosas nuevas con personajes tan mitificados y consolidados en el imaginario colectivo no es fácil, ni aceptado por todos. Todos nos hemos imaginado nuestra propia trilogía futura en el universo este de la galaxia muy lejana.

Creo que la peli está bien dirigida, bien llevada y entretiene que lo flipas. A mi me dejó pegado a la butaca toda la sesión, y la he visto en el cine dos veces mas para con tranquilidad asumir cosas.

Me parece que hay cosas que sobran (Leia Poppins, si no la vas a matar... ¿para qué hacerlo? Si quieres demostrar que usa la fuerza... no lo hagas así), cosas que descuadran (lo de Snoke) y decisiones valientes que a mi no me desentonan.

El personaje de Luke a mi me encaja perfectamente. Siempre ha estado estancado pensando en musarañas y le ha costado avanzar (lo explica perfectamente la preciosa secuencia con Yoda) y el episodio con Ben le deja trastocado. Saliendo para adelante gracias a las apariciones de Rey y de su maestro.

Creo que hay demasiada piel fina con cosas triviales, que si los padawans... que si los maestros... que si la fuerza no la puede usar un no entrenado (que poco se acuerda la gente de momentos clave de las originales), que si hay fallos... (no recuerdo haber tenido un androide decía Alecc Guinness sobre R2) Y es que siempre ha habido cositas. Solo que ahora somos mayores y mas cascarrabias.

Creo que resuelve cosas del episodio VII, se carga otras que sobraban y encauza bastante bien para la siguiente.

No es redonda, los malos son un poco duo sacapuntas (el personaje de Hux es un horror), y tiene momentos que sobran (toda la secuencia off topic del casino, Rose, etc, merece una tijera enorme). Pero a mi me moló.

Abrazos aparecidos.

César Bardés dijo...

Por supuesto que llegas a tiempo, faltaría más, amigo.
Yo creo que es una estupenda película de aventuras, que sigue conectando con el espíritu de la saga original. Los fallos o cosas que no nos gustan son bastante coincidentes. Lo de Leia, lo de Snoke (por mucho que esté justificado para darle más entidad y más empaque al personaje de Kylo, que había quedado muy, muy tocado en el Episodio VII). A mí también me encaja el personaje de Luke sin ningún problema, muriendo igual que lo hace Obi-Wan. Lo de los tiquismiquis que dicen que tal y cual, bueno, mejor dejarlo. Desde luego que se acuerdan poco de las originales (yo también recuerdo cómo Alec Guiness decía que cuando conoció al padre de Luke "ya era un gran piloto"...de qué? De vainas?)
Y la batalla final funciona perfectamente a nivel estético, ése me parece uno de los grandes aciertos de la película. Y, en general, está muy, muy por encima del Episodio VII que me pareció bastante decepcionante (aunque tengo que reconocerte que el hecho de que me mataran a Han Solo me llegó a lo más profundo de mi alma de niño).
Lo del casino, como ya dijo Carpet, es una secuencia claramente desaprovechada, cierto lo de los dúos, pero yo le pongo un notable alto a esta parte. Veremos lo que hacen con la IX, que no las tengo yo todas conmigo.
Abrazos con fuerza.