miércoles, 1 de marzo de 2017

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "COMPÁS DE CENIZA", de César Bardés

A menudo, el presente y el pasado son dos historias distintas que convergen en un punto determinado. Eso es lo que le pasa al detective Karl Hinterhof, que en la Viena de 1960 recibe el extraño encargo de encontrar a un judío desaparecido de un campo de concentración apenas unas horas antes de que los Aliados tomaran la posición. Hinterhof tendrá que buscar, quizá por última vez, una razón por la que seguir adelante mientras el pasado, de forma inexorable y sorprendente, irá a su encuentro reclamando un lugar en su vida.
Contada con una improbable estructura de sinfonía clásica, Compás de ceniza es el compromiso de un hombre hacia una labor que consideró más importante que su propia vida en una Europa que ha resurgido de sus cenizas. Solo las ascuas ideológicas de unos cuantos bastarán para que el peligro esté siempre presente en sus indagaciones.
“Vi el Danubio que, al contrario de lo que la gente piensa, nunca ha sido azul sino de un gris bastante especial. Tan especial como el sonido de su agua chocando contra la orilla. Como si alguien fuera a dar un golpe violento contra algo y, en el último momento, se arrepintiera, convirtiendo el golpe en caricia. Un sonido de paz, de sosiego, un sonido que guardaba el sueño del resto del mundo. No pude resistir la tentación de perder un poco más el tiempo y caminar por los alrededores del río. Llegué hasta una zona a la que llamaban El remanso del Kaiser. La pradera aún sembraba aquel paraje. A pocos metros del verde manto, el agua descansa de su larguísimo viaje y se avitualla de tranquilidad para, después, continuar incansable. Allí, en innumerables ocasiones, besé a Steffie y pensé en componer una sinfonía que luego jamás acabé e hice planes que nunca se cumplieron para dedicarme a lo que más me gustaba. El frescor de la hierba humedecía la espalda y se mezclaba suavemente con el aire del recuerdo. Allí vi caer las primeras hojas del otoño, haciendo que los árboles se agitasen al son del viento e interpretando un maravilloso concierto natural. Vi cómo el sol se confundía con las sombras dando un tono lleno de color a cada una de las horas que pasé allí. Vi la sonrisa de la gente en verano, vi el hielo que se formaba en el remanso como símbolo de un agua que se negaba a seguir su destino, como queriendo quedarse allí hasta el próximo estío. Vi cómo la vida se me iba escapando de las manos, como el amor, como la música. Encendí un cigarrillo bajo el frío. Pensé en la punta ardiente del tabaco como un minúsculo faro que anunciaba mi presencia, como si la gente hubiera de tener cuidado ante mí, como si el hado me hubiese mordido con tal virulencia que solo me producía una rabia que rechazaba todo lo que se pudiera acercar a esa punta ardiente. Noté cómo el humo salía de aquel cigarrillo y se esparcía sin dejar rastro en medio del día gris y del frío. Me di la vuelta dando la espalda a aquel lugar. Quizá mi alma también anduviera por allí y por nada del mundo me hubiese gustado encontrármela de nuevo…”
Es difícil hablar sobre una novela que uno mismo escribió ya hace algún tiempo. Quizá porque entonces era otra persona y tenía otras inquietudes. En cualquier caso ahí está, publicada casi por casualidad, con afán de agradar, con muy poco rigor histórico pero el suficiente como para contar una historia. Para presentarla me ayudarán el actor Miguel Rellán, que además de actor es un lector compulsivo y un notable intérprete de piano, y la violinista-concertino de la Orquesta Sinfónica de Radiotelevisión Española Mariana Todorova, todo un encanto de mujer.


La cita será en la Librería El Olor de la Lluvia de Madrid, en la calle de las Maldonadas, 6. Hay salida a la calle desde el mismo metro de La Latina. Estaremos a las 18 horas del jueves, 2 de marzo, tratando de explicar, quizá sin demasiado éxito, por qué merece la pena un libro como Compás de ceniza. Allí nos vemos.

8 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Mmmm...no pones el día y parece que es hoy, pero Albanta y yo tenemos entendido que es mañana. Confirma, por favor...o te perderás nuestra insigne presncia...con lo que adornamos.

César Bardés dijo...

Pues tienes toda la razón. Ya lo he corregido. Lo he puesto tantas veces que ya ni me entero de qué es lo que pongo. Es mañana, jueves, 2 de marzo a las 18 horas en la Librería El Olor de la Lluvia, calle Maldonadas, 6, al ladito del metro de La Latina (tiene salida a la calle en cuestión).

dexter zgz dijo...

Nos presentas "Compás de ceniza" el Miércoles de Ceniza, eres de los que no das puntada sin hilo, Bardés.

Ganas tenemos de leer ya el libro. Y de juzgarlo con sinceridad, aunque el cariño que te tenemos ya nos predispone a acogerlo bien. En cualquier caso, si hay que decir algo se dirá. Hablas de una época y unos escenarios que el cine ha recreado en infinitas ocasiones. Y es de esperar que en el libro se respire mucho cine. Que sea una novela con atmósfera que son las que me gustan. A mí las referencias de lo que llevo oído y leído de todo esto me dirigen a dos películas, una la descubrí gracias a ti y es "Una tumba al amanecer" de Ralph Nelson y la otra me parece una obra maestra, "La noche de los generales". No sé si voy muy errado.

Mucha suerte en la presentación. Estaré aquí mismoooo (en espíritu)


Abrazos cenizosos

César Bardés dijo...

Por supuesto que he tirado de mi memoria cinéfila aunque no haya referencias explícitas al cine (salvo alguna de tipo "metacine"). Por supuesto, las dos películas que nombras tienen algo que ver pero también "La lista de Schindler" o la obra "Tomar partido", de Ronald Harwood que tiene una infecta versión en cine con Harvey Keitel y Stellan Skarsgard, o "El pianista", o...incontables.
Pues algo de premeditación sí que hay poniendo hoy el anuncio de "Compás de ceniza". Me gustaría haber puesto más trozos para daros una idea general del asunto. Es una novela muy cortita, de 156 páginas, pero pasan muchas cosas. Yo me siento en medio de unas arenas movedizas...
Gracias y me acordaré de ti, maño.
Abrazos compas-ivos.

Raúl Gallego dijo...

Presentando en una librería con un nombre tan bonito como El olor de la lluvia seguro que en la novela se respira cine y pasión...suerte César

César Bardés dijo...

Gracias, Raúl. Por supuesto, uno no puede desprenderse del cine así como así, pero solo es un relato, más o menos bueno o más o menos malo, sobre un tipo que quiere recuperar algo de su vida.

Orlando villarreal delgadillo dijo...

Te deseo mucha suerte en la presentación de tu libro

César Bardés dijo...

Muchas gracias, haremos lo que podamos.