jueves, 3 de marzo de 2016

13 HORAS: LOS SOLDADOS SECRETOS DE BENGASI (2015), de Michael Bay

Asistir a la proyección de una película dirigida por Michael Bay es un ejercicio de autocontrol en el que se dan cita, a partes iguales, el sufrimiento, la estupefacción, la ira y, en algunos momentos, ronda la idea peregrina de abandonar la sala. Más que nada porque tienes el presentimiento de que todo lo ha hecho premeditadamente, sabiendo que va a irritar mucho con esos planos rápidos como misiles, con mucha cámara al hombro para dar sensación de realidad y dotando de menos profundidad a sus personajes que una piscina infantil.
Y si viendo la película te das cuenta de que hay un aroma no demasiado democrático por mucho que te esté contando un hecho heroico y tremendo al uso del antiguo Álamo, entonces la sensación de náusea se acrecienta a cada minuto y la pregunta de qué diablos hace allí alguien que espera ver algo de cine cae como un mortero en el refugio del pensamiento. Por supuesto, quien desee asistir a una película de acción, con mucho tiro, muchísima escena absurdamente efectista, mucha frase redonda que pone punto final a cualquier conversación, no se sentirá defraudado.
La crítica a la Administración Obama es evidente (no en vano el señor Donald Trump organizó una proyección de esta película en su mansión de lujo para que los amigos tuvieran una idea de la inutilidad del Presidente) y todo es una sucesión de tópicos sonrojantes que incide en el patrioterismo barato, en la camaradería ante todo y en la certeza de que los protagonistas fueron abandonados, más por desconocimiento y dejadez que por otra cosa, en un país de zona caliente que ha traído demasiados lodos posteriores. No hay personajes, solo actores diciendo unas cuantas frases de diálogo. Siendo benevolente, solo John Krasinski consigue dar algo de carne a ese tipo que está enganchado a la guerra y que no tiene hogar hasta que se da cuenta de que todos los días son todos los cielos y que cada amanecer con vida es un regalo divino. Así de simple y de sencillo. Y ya tenemos a uno de los héroes construido.

Por lo demás, no cabe duda de que Estados Unidos es toda una experta en dejar conflictos a medias para seguir siendo considerada políticamente correcta y que eso da lugar a males aún peores, que se abandonó a su suerte a un puñado de agentes de la CIA sin más apoyo que seis soldados encubiertos, gente muy seria, que resistieron hasta el límite el embate de los árabes, fuertemente armados y respaldados por un ejército que se esconde y que no es fácil de identificar. Tal vez es bastante difícil enseñar el concepto de democracia en países que están fragmentados por tribus y que nunca han sabido qué significa esa palabra occidental. Y las causas no importan, solo importan las consecuencias. El pueblo muere, se odia, toma todo por la fuerza sin atender a ninguna razón y sigue con la sensación de opresión a pesar de que toma la salida equivocada, una salida que no lleva a ninguna parte salvo a la peor de todas las opresiones que es la prohibición del pensamiento libre y razonable. Así es cómo se fabrican los fanatismos. Así es cómo mueren las convicciones. Y mientras tanto, los días caen pero no son cielos porque en mucha gente se ha instalado el sufrimiento.

5 comentarios:

dexter zgz dijo...

Vaya, deduzco por tus palabras que te ha entusiasmado y que habrá que ir a verla ¿O no? Ay, hijo, es que cuando te pones eres tan críptico.

A mí me gustaría recomendar esta semana una pequeña joya llamada "Anomalisa". Ya sabes que no siempre conecto con el particular universo de Kaufman (o de Jonze) pero esta vez me ganó el corazón. Más que una peli de dibujos animados, es de dibujos "desanimados", una historia que habla de soledad, incomprensión, aislamiento. No sé, ya sabes que estoy en una racha en la que estoy más que harto y no pienso seguir soportándolo. A mí me gustó mucho. La recomiendo.

Abrazos desanimados

CARPET_WALLY dijo...

Puff, el problema de las películas de Michael Bay (además de que se filmen y se proyecten) es que tienen su público y es bastante abundante. vale, no son gente que va a ver cine (eso se lo dejamos a los memos que se lo toman en serio) sino que va a ver en pantalla grande un videojuego de tiros al que algunos llaman película. "Espectaculo" dicen, "Que me entretenga" dicen otros, "Que me haga olvidar mis problemas" los de más allá, "Que no me haga pensar" dicen en el fondo todos.

Y ese es el problema, que la gente no quiere pensar. Pereza, comodidad, borreguismo. El problema es que haya gente que llame a esto cine porque le están contando una historia en una pantalla grande. Y aun hay de los que reniegan de las películas del oeste, que hasta la peor contaba las cosas con más sentido y con una mayor enjundia. El cine entretenimiento no sólo debe de existir sino que hay que potenciarlo. Lo que hace Michael Bay es otra cosa, de esta sólo vi el trailer, porque además todas sus escenas ( o la mayoria) son confusas intentando vender que te está metiendo dentro del maremagnum y así sientes más el caos y el descontrol.

Luego te llegan algunos y te dicen que "Star Wars VII" no es una buena película, y no lo será , pero al menos es cine.

Abrazos secretos

César Bardés dijo...

Supongo que la deducción es cachondeo, Dex. Es que uno ya no sabe cuándo habláis en serio o en broma y creo que lo dejo bastante claro en el artículo, que éste de críptico, poco.
Sé que "Anomalisa" ha tenido una buena acogida y la tengo pendiente porque, además, quiero verla. A veces yo también me siento como ese ser que lleva la decepción escrita en la cara.
Pues no creas, Carpet, que aún hay una legión de admiradores que profesan auténtica pleitesía a "La roca", por ejemplo cuando a mí me parece una de las películas de acción peor llevadas de la historia. Ahora, lo mismo yo voy de pose y son los demás los que entienden.
Por supuesto que es otra cosa. Dicen (no lo he leído) que el libro merece muchísimo la pena y que Bay ha puesto el acento fascistoide en la historia. No puedo establecer la comparación porque me falta una de las partes. Lo que sí sé es que sigue siendo igual de caótico, igual de cansino (la película dura ni más ni menos que dos horas y veinte), igual de poco cine y estoy absolutamente de acuerdo en lo que dices respecto a "Star Wars", será una mala película pero, al menos, es cine. Esto, no lo es. Se pongan como se pongan los que tienen que poner.
Abrazos con visión nocturna.

CARPET_WALLY dijo...

"La roca" aun estando de acuerdo en la mayoria de lo que dices, creo que es, al menos, una película e incluso cine. ¿Por qué? Porque está muy bien interpretada. Ed Harris compone un personaje reconocible y "comprensible", Connery también e incluso es bastante interesante. Cage menos (los otros dos con mucho más grandes) aunque puodemos aceptar pulpo. La banda sonora tiene algún momento brillante. E incluso alguna escena logra tensión. Yo creo que es con mucho su mejor película, lo que a la vista de su filmografia es decir muy poco, eso es cierto. Y claro, con ese nivel, entiendo que "Mad Max" ( aun sin verla) estuviera en los Oscar.

Vuelvo al tema del público de este cine. Cuando yo era jovencito ibamos a ver y a disfrutar de películas tipo "Karate a muerte en Bangkok", "Furia Oriental", "El furor del dragón" o incluso cosas mucho peores como "El mono borracho sobre el ojo del tigre" y cosas así...y nos lo pasabamos teta, saliamos dando patadas al aire imitando a Bruce Lee y otros chinos. Pero teníamos las cosas claras, cuando veíamos también "Los siete magníficos", por ejemplo o "El coloso en llamas" sabiamos que aquello era otra cosa. Vamos, que sentarnos a comer pipas en un banco del parque y decir tionterias podía ser divertido, pero un buen partidito con los amigos era incomparable.

Ahí está el problema, saber distinguir. Yo se que "Zombies nazis" es una memez, pero a mi me entretiene y me divierte, pero es lo que es, una mala película que intenta que te rias con un teórico argumento serio. El cine es otra cosa. Podemos disentir sobre "El renacido", "Carol", o Boyhood"...porque eso es hablar de cine. Los que hablan de Michael Bay no hablan de cine, como ya he dicho, y ellos lo saben.



Quizá podríamos plantearnos donde está la frontera, pero mucho me temo que comparada con esta "Black Hawk derribado" es un portento artístico.


Abrazos con mirilla

César Bardés dijo...

A ver, tendríamos que distinguir un concepto. Siempre es una gozada ver a Ed Harris y a Sean Connery, en cualquier película, incluso en la mayor de las mediocridades. De ahí a decir que "La roca" es cine...vamos a dejarlo. Si puedes, rescata la secuencia de la persecución en las calles de San Francisco con tranvía incluido. Cage cogiendo un deportivo y blablabla. Es una mierda pinchada en un palo y lo peor de todo es que intenta pasar por una secuencia de una intensidad tremenda y genial (ya digo, hay gente que la defiende a capa y espada, incluso un contertuliano del "Conversacines" en la etapa malagueña decía que era una de las "mejores películas de la historia"). Por ejemplo, en un determinado momento a Cage se le salta el airbag del super-vehículo y lo atrapa en el mismo y no puede salir. El tranvía va a arrollar el deportivo y al bueno de Cage se le ocurre la genial idea de reventar el airbag con una pistola disparando al globo...¡¡¡y lo hace de arriba a abajo!!! Ideal para pegarse un tiro en la pierna. La secuencia en sí no sale (solo se ve a Cage colocando la pistola en el globo, ya digo en la parte de arriba, a la una) y lo siguiente ya es el tranvía arrollando el coche y Cage levantándose en plan héroe y mirando con desafío al tranvía. Todo esto en dos segundos y medio, aproximadamente con una profusión de once o doce planos. Eso no es cine, incluso aunque en el reparto estén los actores más solventes de la historia (de hecho, podría citarte varios ejemplos y sin ir más lejos podríamos ir a "Ishtar" con Warren Beatty y Dustin Hoffman, una de las mayores mierdas hechas nunca). Es un intento de colarte una trampa y de tomarte por imbécil por parte del director con la complicidad de tu montador. Es que ni siquiera te lo pasas bien, porque como no ves con claridad cómo se desarrolla todo, pues queda todo de un desdibuje que causa sonrojo. Y no solo eso, sino que el tío confía en que tu mente rellene los huecos que él deja con "tanta precisión".
Por supuesto, eso hace que la dirección de películas como "El furor del dragón" sea, en comparación, como una obra de arte imperecedera. Por supuesto que los objetivos de un tipo de cine y de otro son absolutamente distintos. Si esa no es la cuestión. La cuestión es si esos objetivos que se proponen son alcanzados por una y por otra.
No dudes que "Black Hawk derribado" (película a la que incluso aluden en ésta de "13 horas") es un portento artístico en comparación. Y ni que decir tiene que tampoco me encanta por mucho Ridley Scott que sea.
Abrazos tiro a tiro.