jueves, 17 de diciembre de 2015

UN PASEO POR EL BOSQUE (2015), de Ken Kwapis

Quizá, en algún momento, cuando sintamos que estamos con un pie en el estribo, nos entren unas ganas enormes de sentir que seguimos vivos, que aún hay algo que ofrecer, que el esfuerzo sigue formando parte de nuestro interior. Los años son una mochila muy pesada de llevar pero está ahí, a la espalda, recordándonos que aún hay tiempo para una última experiencia que todavía no ha sido vivida. Y entonces nos sorprenderemos cuando comencemos a poner un pie delante del otro y comprobemos que el camino se abre a nuestro paso, como un libro que aún no ha sido escrito pero, tal vez, sí ha sido pensado.
Y, tal vez, deseemos hacer ese camino interminable, jalonado de anécdotas y heridas en los pies, al lado de alguien que un día supo cómo fuimos, que compartió risas y juventudes, que fue memoria y ya es pasado. Y lo que en un principio fue un capricho de la vejez se convierte en un final de la juventud. Aún queda mucho por decir. Aún queda mucho por amar. Por mucho que a nuestro alrededor solo haya funerales, despedidas, enfermedades y arrugas agolpadas. Por mucho que en nuestro interior se agite el fantasma del final.
Así, con pasos muy cortos, va renaciendo esa amistad que quedó olvidada, como tantas y tantas que hemos tenido todos. Son aquellas que hemos ido dejando porque sí, porque la vida ha tirado en dirección opuesta o porque había demasiadas obligaciones que atender y en ese momento la amistad era una molestia. Hay camaradería, confidencia, risas compartidas, lamentos colectivos, la edad no perdona pero sí puede que conceda alguna prórroga. Hay la inaguantable excursionista que puede alterar los nervios al vejestorio más templado. Hay la conciencia de que alguien espera. Hay una especie de encuentro consigo mismo que hace que la misión quede cumplida aunque, en realidad, se quede tan a medias como la propia vida. El caso es que hay. Y eso es lo más importante.

Comedia geriátrica agradable de ver, con Robert Redford y Nick Nolte disfrutando como dos niños grandes en la brecha, con paisajes de verde y vértigo, con música de fondo que invita a caminar, con momentos de cierta gracia y otros faltos de fuerza, como queriendo igualarse a los protagonistas. La senda de ese bosque que nunca termina y siempre se ofrece es el escenario ideal para esa aventura que los espíritus inquietos anhelan y que lo único que hace falta para vivirla es valentía, ganas y un par de piernas válidas. Y es que, a menudo, la inspiración viene de una nueva rutina, buscada en la complicidad de dos viejos amigos que, probablemente, nunca vuelvan a verse. Una broma, un comentario jocoso, una tienda pequeña, unos ronquidos al lado, un poco de comida troceada, un chapuzón en algún río helado, un deseo inamovible de convencerse de que aún se sirve para algo a pesar de que el mundo conspira para creer lo contrario…estrellas en el cielo que, poco a poco, se van apagando aunque nunca se olvida su fulgor. Tal vez, esa descomunal excursión por un sendero gigantesco sea una declaración de amor a la vida para darnos cuenta de lo realmente grandes que fuimos algún día, cuando los músculos eran jóvenes y las mentes despejadas.

8 comentarios:

dexter zgz dijo...

Sí, desde luego, los actores son la principal razón para ir a ver esta película. Y por lo que he visto en el trailer, Nolte promete más, o al menos su personaje. No sé si la Thompson está desaprovechada por lo que dices, o por lo que omites también, pero desde luego, menudos tres.

Yo ayer estuve viendo a mi paisana Paula Ortíz. Ya desde el principio queda claro que no es una adaptación al uso. Pero tanta modernez y tanta pose me terminan por hastiar. En cuanto a los actores, la película no debería llamarse " La novia" sino "La suegra". La peli es de Luisa Gavasa que está inmensa. Esperaba algo más de la Cuesta, y ninguno de los dos protagonistas masculinos me convence. El final con ese duelo al ralentí me gusta más bien poquito. Al final, me van a hacer ir en los Goya con Fernando León, pues "Truman" a pesar de las interpretaciones me resulta algo forzada. La de Daniel Guzman, me parece muy honesta, pero muy pequeñita. Y la de la Coixet aún no la he visto, pero supongo que será muy Coixet.

Abrazos con piolet

César Bardés dijo...

Emma Thompson está desaprovechada porque su papel es episódico. Es la esposa de Redford (no spoileo nada) que se preocupa mucho porque su marido ya está en una edad provecta y se va a hacer una excursión de 3.400 kilómetros. Es cierto que Nolte está un poco más allá que Redford porque su personaje da para más, no es tan perfecto, está mucho más dejado, es el tipo que también quiere una última aventura para recordar que un día fue joven no como el Redford que la quiere para sentirse todavía vivo. También es cierto que el personaje de Nolte tiene menos voluntad que el de Redford y para mí hay una parte brillante, por si vais a verla, que es cuando encuentran a la excursionista "coñazo", la más cómica y que arranca unas cuantas carcajadas. Casi, casi te diría que la aparición de Mary Steenburgen, siendo mucho más breve que la de Thompson y con un papel con muchísima menos chicha es más interesante.
En cuanto a los Goya...se rebaja mucho el nivel este año. Se nota que "La novia" se preocupa mucho de lo que tú tan bien defines: modernez y pose. Ya me echa muchísimo para atrás la propia Inma Cuesta que no me parece para nada una actriz con suficientes tablas como para afrontar unas bodas de sangre. Por una vez, y sin que sea un tío que me caiga nada bien, yo creo que también iré con Fernando León pero me temo que se va a ir de vacío.
Abrazos con velo.

CARPET_WALLY dijo...

Juer pues a mi "Truman" me gustó mucho, no creo que sea una gran película, pero si me parece emotiva, creible, interesante y con algunas escenas muy recordables. Y no hablo de las interpretaciones porque Darín es bueno hasta cuando es rutinario y Cámara es un gran actor mudo que aguanta el tipo a una altura enorme a base de miradas y de gestos. Y Gay, ¿Que queréis que os diga?, a mi me parece un tipo que sabe darle credibilidad a todo lo que cuenta, que nos creemos sus personajes y lo que les pasa, a veces porque hemos visto cerca o hemos pasado por cosas parecidas (no es el caso aquí, pero pudiera serlo).

Sobre Redford y Nolte, no fui a verla porque no me coincidió en tiempo, en la puerta del cine vimos que la sesión empezaba hora y media más tared y cambiamos de planes, pero ayer estuve tentado ( no tuve tiempo al fin) de plantear un tranversal de este tipo de peli de colegas de geriatrico que de un tiempo a esta parte se han puesto de moda y no sé bien porqué. que los hay como estos que se van de excursión, como Freeman y Nicholson en "Ahora o nunca", los abueletes que son los únicos capaces de solucionar un lio de la NASA como los "Space Cowboys" de Eastwood, Tommy Lee, Sutherland y Garner; o los jubilados que dejan a los de la Cia en pañales en "Red"...
Una reivindicación del abuelete y sus capacidades, al menos la de enternecer desde la pantalla grande como hizo Bruce dern en "Nebraska", por ejemplo.

Abrazos emeritos

César Bardés dijo...

Y no solo esas. Tenemos también aquella de Las Vegas con Douglas, Kline, de Niro y Freeman que se quedó en menos de nada. A ver, ya te digo que ésta es agradable de ver sin llegar a salir emocionado en ningún momento. Tiene algún momento bueno y ya está. Lo que más lástima da de estas películas es que teniendo lo que tienes, haces lo que haces y, desde luego, teniendo a Redford y a Nolte la cosa da para mucho más de lo que ves en pantalla. Como ha pasado con todas las comedias geriátricas que han ido proliferando durante todos estos años. Para mí, que soy un tolili con diploma, sigue siendo una gozada ver a estos tipos dando lecciones de interpretación a tantos y tantos otros de nueva hornada que no tienen ni idea pero también me da mucha pena que se vean condenados a este tipo de películas cuya gracia se basa en lo achacosos que están y en las ganas que tienen de juerga. Y esta es una más que resulta, bueno, más o menos digna.
Abrazos jubilados.

dexter zgz dijo...

No habla exactamente de una loca juerga senil pero me encantaría reivindicar desde aquí una pequeña joya o al menos yo la considero así llamada "Last Orders". Con Caine, la Mirren, el llorado Hopkins, así ya se puede.

No es que no me gustara "Truman", yo diría que me gustó e incluso consiguió emocionarme en algunos momentos. Sin embargo, hubo otros que me parecieron algo forzados y cierto tufillo progre guay (la pareja lesbiana, la mujer racista). No es de las que más me gusta de Cesc Gay, un tipo que como ya dije el otro día no sé dónde es de los que siento que son de los que me hablan a la altura del oído.

Abrazos ladrando

César Bardés dijo...

No sé si opinar sobre "Truman" o no porque luego dicen que fui a verla con prejuicios. Solo diré que estoy más de acuerdo con la valoración de Dex. Eso no quita para que la película se vaya a llevar algún premio, es más, estoy seguro de que lo hará.
"Last orders" está muy bien. Si es que cualquier cosa en la que esté Caine...Por cierto, atentos a otra de épocas seniles que va a ser "Youth", de Sorrentino. También habría que destacar aquella de "El cuarteto", dirigida por Dustin Hoffman.
Abrazos arrugados.

CARPET_WALLY dijo...

Por no hablar de esa comedia negra negrísima, que a mi me parece bastante genial, llamada "Tipos legales" con Pacino y Walken (y Allan Arkin) paseando sus maltratados huesos y recordando sus tiempos de correrias muy ilegales.

Y de hecho en el cine español ya se hizo algo de ese revival generacional, con algún interesante acierto y muchos actores de alto nivel, en "Mi general".

Y si nos ponemos, hay algo de eso tambien en los personajes de Eastwood y Freeman en "Sin perdón".

Como bien dices Lobo, clases magistrales de interpretación y alguna buena película.


Abrazos con achaques

César Bardés dijo...

Bien visto la de "Tipos legales". En la misma línea podríamos meter "Asesinato justo" con de Niro y Pacino bastante pasaditos intentando resolver un caso de asesinato. Bien visto también el toque español de la película de Armiñán. Y por supuesto "Sin perdón" lo que pasa es que ahí a lo mejor pongo yo más reparos porque meten a otra gente y tal...bueno, sería cuestión de pensarlo con detenimiento. Lo mismo podríamos decir de "Cocoon", que creo que sería la película inaugural de este subgénero.
Cómo me gustaban todos esos actores. Y cómo me gustan todavía. Ahí están también en las múltiples combinaciones esa película que a mí me parece más que válida que es "Una vida por delante", con Freeman y Redford.
Abrazos con las venas en relieve.