martes, 26 de enero de 2016

2001: UNA ODISEA EN EL ESPACIO (1968), de Stanley Kubrick


El amanecer del hombre y el infinito. El conocimiento que otorga al homínido la capacidad de razonar. Y lo primero que hace es matar porque encuentra un instrumento con el que puede hacer daño. Un hueso lanzado al aire y el universo sigue con su vals de eternidad, dando vueltas y vueltas describiendo enormes órbitas de ritmo continuo y pausado. Las naves espaciales pueblan  el firmamento como huellas minúsculas de la colonización del hombre y las máquinas se han hecho imprescindibles en la navegación del espacio. Cuando la máquina comienza su viaje al infinito, cuando comienza a tener conocimiento, lo primero que hace es matar. Matar por su supervivencia, porque el hombre, es decir, Dios, es peligroso para su propia existencia. Polifemo encarnado en un ojo rojo de voz inquietante que somete a los hombres a afrontar su condena por el desafío de pisar un edén que debería estarles prohibido. El conocimiento vuelve a aparecer, como si fuera algo que va a la deriva en el universo y alguien se atreve a viajar a través de él, como si fuera la superficie de un planeta por conquistar. Y entonces es cuando el hombre se convierte en superhombre y mira a la Tierra desde el infinito y,  muy probablemente, lo primero que hará será matar.
Tal vez, cuando se está tan cerca de Dios, es más difícil hallar las respuestas, hay que leer en los labios de la historia que está por venir para poder actuar con propiedad. El conocimiento actúa y se exhibe, orgulloso, porque está en todas partes y otorga alma y razón. El desafío del hombre es desentrañar los propios enigmas del mismo conocimiento y utilizarlos con sabiduría, no como si fuésemos bestias en busca de un charco de agua con el que sobrevivir sino para buscar los medios necesarios para que eso no vuelva a ocurrir. Por eso el conocimiento es como si fuera Dios, porque la inteligencia del hombre quizá sea el mayor monumento que se haya conseguido crear. Más allá del sueño y de la evolución, el hombre aún sigue esperando su momento para lanzarse a conquistar todas las maravillas de la Naturaleza en el exterior porque ni siquiera se conoce a sí mismo. Todo parece un espejismo que se pierde por arte de magia en la memoria que nunca es permanente. Somos fetos, niños, jóvenes, adultos y ancianos con la misma facilidad con la que se cae una copa de vino y se va derramando lentamente todo su contenido. El conocimiento nos da la facultad de pensar y la elección de matar o no. Y el hombre siempre se ha equivocado. Invariablemente. Puede que el infinito sea demasiado para una figura tan minúscula, tan insignificante. Puede que intentar recuperar un cuerpo que vaga por el espacio sea una locura que delata la humanidad que ocupa el corazón del hombre y que sea un gesto tan inútil como desesperado. Las puertas se cierran y el alma implacable de la frialdad se hace cada vez más latente en todo lo que creamos. La blancura implica la mancha que significa el hombre. El infinito no lo es todo. El infinito acabará haciendo que, cuando sea dominado por la larga mano del hombre, se acabe el universo entero porque el hombre solo entiende de la muerte.

13 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Pufff, ya he dicho muchas veces la "pasión" que despierta en mi esta película de la que sólo puedo hablar maravillas puramente objetivas pero que me deja más frio que el que sufrió la expedición de Scott al polo sur.

Hay tantos momentos que Kubrick me saca de la película, quizá jugando con la paradoja espacio-tiempo (poco espacio-mucho tiempo) me esté diciendo cosas que mi entendimiento (menos hominido incluso que los protagonistas iniciales) no es capaz de vislumbrar. Te leo y comprendo tus palabras, tus razonamientos, tus metáforas y me digo; "Si, una vez más ha acertado, ha reflejado lo que pasa, lo que significa, lo que cuenta", pero lo que tus letras me atraen en la película me distraen...Juego y disfruto de algunas secuencias, lo disgrego, formo un puzle, me place, pero cuando tengo el todo comprendo que me he aburrido y que es una película que no estaría en la lista de mis 100...

Incapacidad personal, un problema.

Abrazos monoliticos

dexter zgz dijo...

Tal vez, la clave está en dejarse llevar. Yo es una película que disfruto enormemente siempre que me pongo a verla, porque siempre es como si la viera por primera vez. Y eso, que nunca olvidaré la primera vez que la vi, que además fue en pantallón, y lo que me noqueó la experiencia (solo he sentido algo así viendo El árbol de la vida mucho después) Supongo que todo se debe a no obedecer a una narrativa tradicional que también nos obliga a verla con otros ojos que tampoco deberían ser los de siempre.

Soy un gafapasta, un triste, un problema.

Abrazos elípticos

César Bardés dijo...

He leído muchas opiniones poniéndola a caldo. Como que Kubrick era un prepotente y lo que quería era confundir, como que es algo que no tiene ningún sentido, como que se vaya a cagar a su casa porque eso no era cine...Es posible que Kubrick, que podía ser un chiflado pero no tonto, la hiciera para que todo el mundo dijera cosas como esas. El caso es que me parece de una valentía enorme abrir el género espacial con una película que podríamos denominar de "arte y ensayo" sobre la evolución humana y el nacimiento del superhombre. Quizá, en tu caso, es que sencillamente todo eso te interesa poco, o no te interesa cómo lo cuenta o, a lo mejor, es que no has encontrado ninguna de sus múltiples lecturas como algo en lo que merezca la pena detenerse. Técnicamente es asombrosa (ya he dicho algunas veces que, en ese campo, posiblemente Stanley Kubrick era el mejor) y a mí me hace pensar en muchas cosas cada vez que la veo. Entre otras cosas en que yo no he encontrado al monolito todavía.
Abrazos infinitos.

César Bardés dijo...

Evidentemente, estoy más cercano a la visión de Dex. Es posible que "El árbol de la vida" siga por el sendero de Kubrick y que el cineasta que hoy en día más cercano tenemos a Kubrick sea Terrence Malick. Yo la primera vez que la vi fue en esa especie de cine-club que armamos unos cuantos amigos y yo me iba con el proyector y la pantalla a casa de cada uno a pasarlo con sus bobinas y demás. Aún recuerdo cómo nos quedamos en casa de un amigo (hoy profesor de matemáticas) hasta las mil debatiendo sobre lo que nos quería decir todo aquello. Y todos (éramos unos doce) lo hacíamos con una enorme admiración, como si hubiéramos visto una experiencia más que una película. Tienes razón, Dex, hay que dejarse llevar y hay que cambiar la mirada para poder entrar en su juego. Si no, no deja de ser un coñazo del catorce.
Abrazos desde Júpiter.

dexter zgz dijo...

Exacto, hay películas que, por paradójico que parezca, resultan un coñazo si nos las ves con las gafas adecuadas. Yo recuerdo que en El árbol de la vida nos quedamos cuatro en el cine cuando al principio la sala estaba semillena. Pero, claro, es que aquello, no era una de Brangelina aunque fuese su protagonista. Y uno va a estas pelis con miedo y con respeto cuando no debería. Recuerdo cuando me cogí la biblioteca "Solaris" de Tarkovsky simplemente para cumplir con el expediente y ejercer de cinéfilo. El caso es que me quedé maravillado. Y es mucho más densa que 2001, aunque es muy distinta, no es la respuesta soviética a la peli de Kubrick. Tarkovsky habla del hombre, Kubrick habla de la Humanidad.

Joer, qué finos nos estamos poniendo. No tendrás otra de Tarantino por ahí?

Abrazos 9000

César Bardés dijo...

Es que las gafas adecuadas para ver esta película nunca son la de una progresión narrativa de planteamiento, nudo y desenlace. No hay planteamiento, no hay nudo, no hay desenlace. Todo responde a una idea, muy cercana a ese pensamiento de Stanley Kubrick que decía "si puede ser pensado, puede ser filmado" y se trata de poner en imágenes lo que es un pensamiento, una idea, una entelequia si se quiere pero que, no por ello, deja de ser apasionante. Está muy bien definida esa diferencia entre "Solaris" y "2001". Tarkovski habla del hombre, Kubrick habla de la Humanidad. Y eso es una diferencia fundamental también en el planteamiento que hay que tener cuando uno se acerca a ver películas como éstas. Sé de mucha gente que se acercó a "2001" creyendo que iba a ver una aventura espacial, tipo Buck Rogers (no digo tipo "Star wars" porque entonces no existía) y resulta que se encuentran con lo que se encuentran. Toda una reflexión del hombre, de dónde viene y hacia dónde va. Ahí es nada. Ahí es poco.
En un momento dado me pongo con "Los bingueros", que también ha habido un oyente del programa que lo llegó a pedir.
Abrazos sin casco.

dexter zgz dijo...

Menos bromitas que con los clásicos no se juega. Que un programa sobre "Los bingueros" tendría su aquel. Aunque soy más de "Yo hice a Roque III", que total si a Stallone le van a dar el Oscar...

Abrazos desde el ring

CARPET_WALLY dijo...

Bueno, bueno, pues será que no encuentro las gafas adecuadas que me decís. Y eso que no pretendo ver una con planteamiento, nudo y desenlace. Ya me advirtieron la primera vez que era una película dificil y no iba con esa idea...pero no sé que es lo que es...reflexiono sobre las posibilidades que planteas, partiendo que reflexiona sobre la naturaleza humana y el nacimiento del superhombre, como dices:

A/ Que me interesa poco el tema. Error. Es un tema que me apasiona, sobre el que reflexiono a menudo yo también (se que no lo parece pero soy muy raro cuando pienso a solas) y descubiertyo Nietzche (mejor dicho casi comprendido su pensamiento filsófico) me atrae sobre manera.

B/No me interesa como lo cuenta. Mmmm, tampoco estoy de acuerdo, cierto que es críptico y que te obliga a currarte la película lo que no siempre es agradable y menos a ciertas edades (yo no tendría 20 cuando la vi), pero no me suele molestar complicarme la vida si logro entrar en el juego.

C/No he encontrado en alguna de sus multiples lecturas algo en lo que merezca la pena detenerse. Tampoco lo creo. Porque yo hago el esfuerzo de detnerme, de ver las lecturas, de (creo) entenderlas, de analizarlas, de disfrutar algunas de ellas de forma individual como he dicho, lo que me falla es el todo.

Tres noes a tus siospechas, pero la misma conclusión. Es un problema mio. Un problema global que me pasa con muchas cosas que me gustan las partes y no el conjunto.
Si me permitís un inciso de frivolidad me pasa a veces con alguna mujer que valoro cada parte como muy aractiva pero no soy capaz de sentirme atraido por ella...y he vivido casos claris...afortunadamente era reciproco lo que ahorró problemas.
Y jamás me oirás o me leerás que Kubrick era prepotente, o que se las daba de listo o que intentó confundir (no cuadra nada con él ni con su cine la intención de engañar, muy al contrario), ni tampoco que no hiciera cine , obviamente lo suyo, cada fotograma es cine del mejor. Que no conecte con esta película y con alguna más no quiere decir que no aprecie que es un grande, un enorme cineasta, un tipo a un nivel impensable para el 99% de los directores.

Si acaso Mariano Ozores...

Abrazos con hueso

César Bardés dijo...

Dex, no me toques un clásico del cine de boxeo como "Yo hice a Roque III", está en un pedestal y cuanto más se desmenuce, la gente se preocupará menos por encontrar sus secretos.
Que conste, Carpet, que yo ni sé, ni tengo idea de tu problema con "2001", han sido simples salvas sin apuntar al blanco para nada. Ni ha habido intención de ofender y me atrevería incluso a decir que ni ha sido más que una sarta de motivos que se me ocurrían a bote pronto y que podrían aplicarse a un montón de gente aún admitiendo que tú no eres del montón. Has aclarado muy bien que no te gusta el todo aunque puedas sentirte atraído por algunas parcelas de lo que cuenta la película. Pues muy bien. A mí eso no me ha pasado nunca con ninguna mujer, fíjate, pero quizá porque yo soy un completista.
Mariano Ozores, ojo, que le van a dar el Goya de honor este año. Y si no habéis visto "La hora incógnita" ya estáis tardando, que ahí hizo cine y del bueno.
Abrazos lisérgicos.

CARPET_WALLY dijo...

Que no, que no, que no me ha parecido mal, que sólo pretendía reflexionar en voz alta (en letra impresa y pública) sobre las razones, al hilo de tus propuestas, que podían parecer bastante probables en realidad, por la que no acabo de entrar en "2001". Lo cierto es queyo tampoco tengo ni idea de cual es mi problema con ella y en eso estaba.

Lo de las mujeres y las partes en mi caso no es infrecuente. Pongamos un ejemplo: Angelina. Aclamada mayoritariamente. A mi me parece una bella mujer, con unos ojos de impresión, una boca sensual y atractiva, un cuerpo muy admirable, una mujer con talento y comprometida con causas sociales y humanitarias, sin un pelo de tonta...Parcialemnte lo reconozco todo y sin embargo no me resulta nada atractiva. No puedo decir porqué. Reconozco su belleza pero no me atrae.

A ver, tampoco nos pongamos tikismikis...me he visto varias veces "2001" con intención de encontrarle el gusto, así que si la Jolie se desliza en pelotas dentro de mi lecho...puedo intentar disfrutar de las partes sin ningún problema.

Nop he visto esa de Ozores...veremos si puedo encontrarla en algún lado.

Disculpas si parecí picajoso que no era mi intención.

Abrazos parciales

dexter zgz dijo...

Probablemente, a ti te pasa lo que a mí con "Blade Runner". También la he visto un porrón de veces tratando de atrapar ese no sé qué que todos ven y a mí se me escapa. Por supuesto que le veo cosas - y le vi muchas más hace unos meses cuando la vi por primera vez en pantalla grande- pero no sé apreciarla en su conjunto. No me atrevo a comparar mi caso con Angelina, tal vez con Christian Bale.

Por aclamación popular, Bardés ¿para cuándo un post sobre "Yo hice a Roque III?

Abrazos replicantes

César Bardés dijo...

A mí es que el caso Angelina solo me pareció atractivo (y completo) en "El coleccionista de huesos", una película que siempre me ha llamado mucho la atención y en la que ella me pareció super-atractiva. Luego ya, en sus sucesivas películas, no, como que no, que no y que no. ¿Reconozco que es guapa? Sí, sin duda, pero quizá no sea mi tipo de mujer. Es que a mí me gustan más estilo Catherine Zeta-Jones...
Recomiendo esa de Ozores, además viene muy al pelo porque es un estudio del ser homínido español muy interesante con su toque de ciencia-ficción. Una película que hizo cuando aún tenía la intención de hacer cine bueno. No olvidemos que por edad y tiempo, Ozores entraría dentro de lo que se denominó "nuevo cine español", o sea, nuestra "nouvelle vague".
Abrazos completos.

César Bardés dijo...

Me pongo ahora mismo, Dex, faltaría más. "Yo hice a Roque III" no solo merece un post, merece un libro. Pero voy a intentar a hacer algo que lo condense.
Abrazos cachonditos.