jueves, 18 de junio de 2015

JURASSIC WORLD (2015), de Colin Trevorrow

El hombre ha intentado jugar a ser Dios en demasiadas ocasiones. Y siempre lo ha hecho rematadamente mal porque hay un ingrediente que hace que se desvíe de su objetivo principal: la ambición. Con ese pequeño detalle se pervierte toda idea inicial, se disfraza de parque temático y se tranquilizan conciencias con medidas de seguridad futuristas pero la vida es el peor enemigo de todos. Cuando ella se abre paso, no existen cercas lo suficientemente altas.
Y así se priva a seres clonados de su desenvolvimiento en un entorno natural fabricando monstruos que se divierten al encontrar su lugar en la cadena alimenticia. Los dinosaurios ya tuvieron su oportunidad y el mismo ciclo natural les condenó a la extinción. El hombre está en ello y lo conseguirá, más tarde o más temprano. Lo cierto es que el olor a sangre fresca es algo que despierta el instinto animal de cualquier especie. E incluso habrá alguno que quiera utilizar cualquier descubrimiento genético como arma militar. Y esa es la diversión de un monstruo como el hombre, muchísimo más peligroso que el renacimiento de cualquier especie.
No cabe duda de que la gente disfrutará insanamente viendo cómo una criatura gigantesca devora en un abrir y cerrar de ojos a otro animal ofrecido en sacrificio. El circo, al fin y al cabo, no ha evolucionado tanto desde la época de los romanos. Lo único que ha cambiado son los protagonistas. Ver a un dinosaurio moverse haciendo temblar el suelo parece algo que puede divertir a los niños. Y la verdad es que, de hacerse algún día algo así, habría que vigilar muy de cerca todo lo que se hace en los laboratorios de tales lugares.
Volvemos al parque veintidós años después. La historia vuelve a funcionar porque entretiene y da lo que se espera. Hay duelos de colosos, suspense entre garras, ambiciones desmedidas, malvados recalcitrantes, recuerdos nostálgicos y bastantes errores amparados en la sempiterna excusa de la manipulación genética. Por ejemplo, un dimorphodon nunca fue tan agresivo como se muestra en la película, o un mosasauro no es tan gigantesco como ese monstruo que salta y engulle a un tiburón de un solo bocado e, incluso, lo que se llama velociraptor no es tal sino que en realidad es un deynonichus. No importa, eso son solo fallos que solo atañen a los amantes de la veracidad científica. Dentro de la lógica narrativa también hay saltos como el pedazo de carne con el localizador que aparece y desaparece por arte de magia o el desembarco de todo un arsenal militar que luego, misteriosamente, no se utiliza. Carece de importancia. La gente se lo pasa bien. Se asusta, teme, corre con los protagonistas, se maravilla con la autenticidad de las criaturas que parecen querer hacerse unos pastelitos de carne con el espectador y las escenas de acción se suceden. ¿Se puede pedir más?

Por pedir…yo tal vez sugeriría que hagan de una vez un parque con las medidas de seguridad un poco menos chapuceras y que algunos padres no lleven a niños tan pequeños a ver estas aventuras pero eso también carece de importancia. No vaya a ser que alguno llegue a decir que lo mío también es la diversión de un monstruo que se ha saltado la cerca una vez más. Y es que la trampa está en el mismo disfrute.

8 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Pues yo no se si divierte tanto...
Fui a verla ayer pese a mis iniciales reticencias por la leyenda que la califica como la película más taquillera de todos los tiempos y por esos espectaculares 20 minutos finales anunciados...Pues no, o al menos no a mi, ni a los mios.

"Parque Jurasico" recuerdo que fue muy criticada, bueno lo fue Spielberg, acusado de hacer una película recaudadora tanto en taquilla como en el merchandising asociado, con poco cine dentro y mucho tópico. Creo que aquellas críticas en parte fundadas eran excesivas, el tio steven nos entregó una aventura emocionante, una maravilla técnica en la recreación de los dinosaurios y un ritmo cuidadisimo que gestionaba de manera increible los tiempos de la tensión. Aun recuerdo como me sorprendió tanto como a Sam Neill y a laura Dern la aparición del primer cuellilargo (no sé si diplodocus, brontosaurio o cual sea el nombre técnico). Además, y eso es marca de la casa la introducción del humor, ya fuera por Jeff Goldblum o por la relación de neill con los niños funcionaba perfectamente y además hay que reconocer que la escena de la cocina con los velociraptores es una maravilla capaz de traspasar la pantalla para hacernos sentir aterrados ante lo que estamos viendo.
En definitiva, una película muy estiomable que perdurará pese a sus inferiores secuelas.

Y aquí se intenta todo para sorprender, pero no vemos nada nuevo y la película se hace tan previsible que te cansa. Vuelvo a un comentario que hice hace poco, acumular tensión no es dotar de ritmo. Si Spielberg hace una veintena de años nos colocaba una escena terrorifica durante 10 minutos, te relajaba durante otros díez para que la tensión volviera al crescendo y sacudirte de nuevo. Aquí, una vez realizadas las correspondientes presentaciones de personajes (tan arquetipicos que dan casi risa) y liberada la bestia, juega al voy y vengo tan de continuo que ni te agobias ni te relajas y al final tu nivel de implicación es plano. Y el humor...ademas de cuatro o cinco autoreferencias a la primera de la saga y un par de frases no lo suficientemente bien colocadas, brilla por su ausencia o falla por su falta de ocurrencia.

Y dices bien, con toda seguridad, de los errores de verosimilitud científica, pero esos se pueden obviar en aras del espectaculo, lo que es más duro es tragar con errores en la historia. Dejando de lado lo de los tacones de la Bryce Dallas (actriz que yo creo que naufraga aboslutamente como personaje de acción debido a su, al menos para mi, inexpresividad), no sé cuantas veces los personajes van y vienen en minutos de lugares remotos de la isla en apenas unos instantes mientras que el poderoso Indominus Rex tarda todo un día en recorrer. La escena de la caza nocturna, en un primer momento bastante espectacular se convierte en una chapuza tan mal rodada (con esas camaras incorporadas que nos muestran sólo el ataque y la linea fija de cada soldadito que va muriendo y quie ya lo habíamos visto en "Aliens" y mucho mejor), que termina siendo una decepción. Y si queréis luego vamos a contar los detalles que destrozan esa escena.

¿Y que me decís del malo?...es absolutamente absurdo, desde su descripción de personaje (de lo peor de una serie Z) hasta su final sin climax ni nada que se le parezca. En cuanto al superjefe, pues poco más o menos, empieza pareciendo interesante, luego interado y finalmente no es un heroe es un imbecil integral que sin saber apenas pilotar se cree John Wayne...¿pero que mierda de grupo de contención tenía ese parque que no tenían ni heñicoptero con piloto incorporado y tienen que utilizar el del ricachón? ¿Y si el tipo no hubiera estado ahí ese día?.

En fin, no es que no me pareciera buena es que me pareció directamente mala...y si tengo que salvar algo diría que Crhis Pratt da el pego como tipo de acción ( y que colaría como un nuevo Indi y que Omar Sy me cae simpatico, personaje desaprovechadisimo además)

Abrazos con palomitas...rancias


César Bardés dijo...

Ojo...yo en ningún momento digo que la película sea buena. Básicamente estoy de acuerdo contigo pero tengo que reconocer que para el espectador poco exigente, que quiere pasar un rato con los dinosaurios y demás pues funciona. Funciona porque, además, es una de esas pocas ocasiones en las que el cine estaba bastante lleno y prorrumpió en aplausos al final de la proyección. Pero cinematográficamente...vamos, estoy absolutamente de acuerdo con todo lo que dices. El fallo de guión continuo, insistir en detalles que no tienen ninguna importancia, desaprovechar personajes, el malo (yo creo que es deliberado que intenten que sea de Serie Z, lo que pasa es que, sencillamente no saben hacerlo aún reconociendo que D´Onofrio es un excelente actor), los fallos de ubicación espacial, efectivamente lo de Bryce Dallas Howard es bastante llamativo, al igual que es verdad que Chris Pratt (con todo lo bruto que es el actor, que lo es y mucho) puede ser un solvente Indiana Jones. La película no es buena, ni siquiera es mediocre pero la gente se olvida de eso porque lo pasa en grande, especialmente en ese duelo de colosos final (yo creo que la mejor secuencia de toda la película es la aparición en cámara lenta de ese velociraptor que viene a salvar a todos a última hora). Y, ni que decir tiene, Carpet, no resiste la comparación con lo que hizo Spielberg. Carece de su ternura (que la tiene), de su sueño, de su sentido del humor, del diseño de personajes (sigo diciendo que el personaje más atractivo de la saga es Ian Malcolm) y de ratos en los que no pasa nada que no son más que una preparación para los ratos en los que pasa todo. Es más, el artículo va todo dirigido a eso, a decir que es una película mala que entretendrá a los que van a buscar el "blockbuster", entre otras cosas porque el argumento tiene medio ganado a gran parte del público habitual.
Por cierto, en la diferencia de construcción de historia y demás, también tiene que ver que Michael Crichton estaba detrás del asunto, creo.
Abrazos con media sonrisa.

dexter zgz dijo...

Eso os pasa por ser unos palomiteros, tengo que reconocer que la primera del tito Steven es de lo más entretenida, pese a abusar de algún tópico y que contiene secuencias magistrales como la de la cocina. Bueno, pues yo como soy un gafapasta me alejé del mundanal ruido y me fui a ver a Carey Mulligan. Sin duda, ella es lo mejor de la película, y eso que Vintenberg demuestra tener buen sentido del ritmo, aunque está muy a años luz de lo que hizo en "La caza", un peliculón. Supongo que algún día me atreveré con la de Julie Christie.

Abrazos desde el heno

César Bardés dijo...

Lo que es realmente extraño es que un tipo como Vinterberg acceda a dirigir una historia como "Lejos del mundanal ruido" (un coñazo de historia, la de antes y, supongo, la de ahora, por eso no he ido a verla). Suena más a "yo accedo a dirigir esta y la próxima ya hago lo que a mí me gusta porque así me financiáis las dos", algo muy típico en los directores europeos con cierta vitola de autor que van a las Américas. Estaba seguro que no se acercaría ni de lejos a "La caza" ni a nada de lo que ha hecho este hombre antes. Aunque, eso sí, comprendo la atracción por Carey Mulligan.
Ni Schlesinger hizo una buena película, ni, sospecho, Vinterberg ha sacado mucho pecho con esta.
Abrazos con brisa.

CARPET_WALLY dijo...

Cierto, lo de Michael Crichton fijo que algo influye. En mi sala no hubo salva de aplausos al final, más bien al contrario caras de pocos amigos, bien es verdad que abundaban edades que sin duda se lo pasaron en grande con la Spielberg y se sintieron ( como nosotros) defraudados.

Efectivamente, el error de esta peli es similar al del propio Parque Temático (quizá pienso ahora que sea una autocrítica y lo mismo tiene su aquel), intentan dar más dinosaurios, más grandes y con más dientes para impactar a los espectadores para que no se convierta en una historia mil veces vista. Le falta en todo caso control, como en el propio parque, no se pueden hacer experimentos genéticos y mezclas de ADN sin controlar los resultados o al menos preverlos. Lo del encantador de velociraptores, ufff, es muy duro de tragar.

Y una pregunta, casi spoiler, si el Indominus se comunica con los raptores, ¿porque no hace lo mismo con el Rex con quien comparte más ADN? Y de donde saca el instinto asesino de matar por matar...¿de la rana arborea?

Abrazos con bozal

César Bardés dijo...

No sé si la intención es inaugurar de nuevo la franquicia, me temo que sí. Porque el episodio del chino jefe de laboratorio se queda absolutamente colgado (si no recuerdo mal, es el mismo que enseñaba los huevitos a los visitantes en la versión de Spielberg). En todo caso, sigo diciendo que el control de catástrofes del parque es desastroso y que los de InGen ya podrían ir mirando otra fuente de ingresos menos "malvada" porque siempre están metiendo la pata. Lo del encantador de velociraptores-deynonichus desde luego, es difícil de tragar y que dejen las órdenes del InDominus Rex para obedecer las suyas después de la usurpación pues es como decir que los pobres bichos, más allá de sus instintos, también tienen su corazoncito y que quieren al que les ha defendido y los ha cuidado (una tontada del treinta).
Pareces tonto, Carpet. La rana arbórea es uno de los animales más peligrosos de la creación. Una vez me encontré una en un estanque pantanoso y se quedó de recuerdo mi dedo gordo del pie izquierdo, no te digo más.
Abrazos acariciantes para calmar a las fieras que no se pueden calmar.

CARPET_WALLY dijo...

Jajaja, tienes razón, la rana arborea, uno de los animales más letales de la creación.

Pues eso es: Tomanos el ADN de "Parque jurásico", lo mezclamos con el de "Tiburón 3D" (ese que se rodó en el Oceanografic), una gotas de sangre de "Aliens", metemos genes del malo del "Tarzán" de Disney, de "Los pajaros" de Hitch, y colamos un guiño a "Predator" (casi el único momento que me sacó una sonrisa) y una escena final homenaje a "Lo que el viento se llevó" y listo...¿Que puede salir mal?...casi todo.

Si, creo que esto va para treabrir franquicia, pero mucho me temo que no dará demasiado juego...lo mismo me equivoco, pero corre el riesgo de terminar en una cosa rara tipo "Transformes en Jurassic Park" o "Godzilla contra T-Rex y los Velociraptores"

Abrazos en descenso...de calidad

César Bardés dijo...

Espero,al menos,que Steven Spielberg sea lo suficientemente listo como para desvincularse del embrollo en caso de que se llegue a tales niveles de degeneración aunque,tengo que reconocerlo,un "Transformers en Jurassic Park" con Mark Whalberg a la cabeza es toda una frikitentación.
Abrazos de serie B.