martes, 30 de junio de 2015

ALL THAT JAZZ (Empieza el espectáculo) (1979), de Bob Fosse

El debate que se sostuvo la semana pasada en "La gran evasión" sobre "A puerta fría", de Xavi Puebla con el gran Antonio Dechent en directo lo podéis escuchar aquí

“Dicen que las luces de neón son brillantes en Broadway,
dicen que siempre hay magia en el aire,
pero cuando estás paseando por la calle
y no tienes suficiente para comer
el brillo se evapora
y no estás en ningún lugar”

Quizá las luces de neón han cegado demasiado a Joe Gideon. Chicas, alcohol, éxito, noches interminables, repartos, montajes, cigarrillos, la pastilla de Dexedrina…Ése no es el camino de Broadway, Joe. Es solo un atajo hacia tu último espectáculo. Y no es otro que un maravilloso mutis por el foro del escenario en forma de ataque al corazón galopante. Y entonces, sólo tendrás que preocuparte por una conquista más y es esa mujer que te parece tan atractiva, con la que coqueteas sin parar y que es la Muerte. Atrás se van a quedar tus inicios, tus deseos de triunfar, tu concepción de un baile diferente pero fascinante, tu hija, Joe…Lo único que te puede importar aunque tengas a tu lado a una serie de mujeres excepcionales que solo quieren ser amadas por ti. Pero tú no amas a nadie. Por eso el brillo se evapora y se va, por eso ya no estás en ningún lugar.

“Dicen que las mujeres te tratan bien en Broadway,
pero mirándolas solo te dan tristeza
¿cómo vas a tener algo más de tiempo
si solo tienes una moneda de diez centavos
y con eso no vas ni a poder limpiarte los zapatos?”

Sí, Joe, tu vida ha sido solo una moneda de diez centavos gastada y rayada. Ya no tiene brillo, ya no engaña a nadie. Te has dedicado a vender humo y ahora es humo lo que tienes. Porque, al fin y al cabo, eso es el éxito. Puro humo que se eleva por encima de las luces de neón que tanto te han cegado y que ahora te devuelven tan poco que ni siquiera te das cuenta de que el tiempo se te acaba, de que ya has dado lo mejor de ti, de que ir corriendo de un lado a otro no hace que seas mejor sino más difícil, más perdido, más nervioso, más víctima y, a la vez, más verdugo de un montón de ilusiones, incluidas las tuyas. ¿De verdad vivir así te compensa, Joe?

“Dicen que no voy a durar mucho tiempo en Broadway,
todos dicen que voy a coger un autobús para irme a casa.
pero están equivocados, sé que lo están,
porque puedo tocar aquí la guitarra
y no pararé hasta ser una estrella en Broadway”

Tal vez, ése ha sido uno de tus mayores errores, Joe. Creíste que los demás no tenían razón y que tú estabas en lo cierto. Que el arte que tenías dentro se complementaba con un estilo de vida que consistía en ir de cama en cama, dando papeles a cambio de noches, quedándote tranquilo con la demostración del descontento del artista exigente, dejando que la inspiración fuera solo una chica más con la que acostarse y luego dejar tirada en cualquier sitio. Ni siquiera pensabas que ellas consentían solo porque tú eras Joe Gideon, el gran coreógrafo, el excepcional director de cine, el hombre que revolucionó el musical y el tipo que solo quería ser el galán de la muerte. Todo eso lo era Bob Fosse, y lo demostró con esta película sincera y dolorosa y testimonio final de que aquello ya no lo iba a parar nadie.



2 comentarios:

dexter zgz dijo...

Qué grande George Benson, qué grande Bob Fosse, qué grande Bardés

Espectacular el post, espectacular la peli.

Yo siempre he pensado que si Bergman hubiese hecho un musical, le habría salido algo muy parecido a "All that Jazz". Pero Fosse hizo algo insuperable. Yo creo que es el gran musical de Fosse, porque considero que "Cabaret" es más un drama donde los personajes cantan - y ni siquiera todos. Pero en "All that jazz" Fosse pone patas abajo todas las reglas del musical convencional. Eso de que los personajes se pongan de repente a cantar sin ton ni son que tanto irrita a los que odian el género.

Bye, bye, love. Abrazosss... un, dos, tres, desde el principio.

César Bardés dijo...

Yo también creo que "All that jazz" es la gran película de Bob Fosse. Se nota, de alguna manera, que está hecha más desde las entrañas, desde algo que le bullía muy adentro al gran coreógrafo. Sí, es posible que Bergman, si hubiera hecho un musical, hubiese estado muy cerca de "All that jazz", especialmente en esos diálogos con la muerte. También es cierto que "Cabaret" es un musical, sí, pero con la música mucho más incidental, mucho más propia de la vida real mientras que aquí abundan las secuencias oníricas, esas que Gideon tiene en pleno delirio enfermizo. A mí me parece una película excepcional, con unas coreografías impresionantes, con muchísima fuerza argumental y con una interpretación de Roy Scheider francamente buena, aunque curiosamente se nota un poco que baila menos que un árbol.
"It´s showtime, folks"