viernes, 16 de septiembre de 2016

CHACAL (1973), de Fred Zinnemann

El ojo se ajusta a la mirilla telescópica del rifle como una tuerca a su tornillo. Cualquier parpadeo a destiempo implicará el fracaso y hay que matar al objetivo. No hay razones políticas, no hay razones ideológicas, no hay razones sociales. La única razón es el dinero que una organización de militares radicales ha puesto a disposición de un asesino del que se desconoce todo, incluso su identidad. Todo está pensado al milímetro. La cabeza estallará igual que una sandía y Francia tendrá un nuevo mártir al que llorar. El Chacal lo sabe y no duda en disfrazarse, deslizarse por media Europa, esconderse entre la carne de una mujer, cambiar de nombre cuantas veces sean necesarias, jugar al despiste con unos y con otros. Una vez que se ha hecho el encargo, no se puede cancelar. El objetivo puede considerarse por muerto. Y el Chacal escruta todas las posibilidades para que no haya ningún cabo suelto.
Si la historia ha enseñado algo es que se necesita a un lobo para coger a un chacal. Y una filtración, una información cogida por los pelos, un dime de allí y un direte de allá hace sospechar al lobo. Es un comisario cualquiera, eficiente, concienzudo, incansable. Un lobo que no tiene la mirada del depredador pero que no va a soltar el olfato de la presa en ningún momento. Porque tiene paciencia. Sigue todas las pistas que llevan al asesino. No deja tampoco cabos sueltos. Y ése es el peor enemigo del chacal porque los espacios, poco a poco, se van achicando. La bala saldrá pero no habrá segundo proyectil y ése será el fallo del profesional. Disparará justo en el momento en que el objetivo haga un gesto inesperado, un trámite, un mero saludo protocolario que no estaba en el programa. Y es que el ser humano es imprevisible. El chacal no lo es tanto. Basta con ponerse en la situación de ser un asesino profesional al que se le ha encargado asesinar a una de las figuras políticas más influyentes de Europa y estar en su nivel de inteligencia. Darse cuenta de que no habrá cabos sueltos y que, por eso mismo, el lobo tampoco podrá dejar ninguno al albedrío del viento. El combate es feroz. Porque no hay nada más apasionante y obsesivo que el enfrentamiento entre inteligencias. La casualidad también estará de parte del ganador pero esa casualidad debe buscarse para que lo imposible resulte algo tan rutinario que pueda ser verdad.

Fred Zinnemann dirigió con pulso documental el relato basado en la novela de Frederick Forsyth, sin grandes estrellas. Con un Edward Fox entregado a la discreción y un Michael Lonsdale consciente de su inferioridad que suple con enormes dosis de constancia. Hay una corrección en todo el conjunto que llega a ser absorbente y el cerco va siendo cada vez más agobiante pero muy sujetado en todo momento. La trama se podría haber disparado, como balas secretas, en muchas direcciones pero Zinnemann era un maestro y nos coloca con él, detrás de la cámara, siendo también espectadores atónitos de un atentado que pudo haber cambiado todo. Tanto es así que los chacales aúllan por la oportunidad perdida.

19 comentarios:

dexter zgz dijo...

El arte cuando es bueno solo puede ser entretenimiento. Lo decía Bertold Bretch y películas como esta lo corroboran. Una película que no solo es muy entretenida sino que además tiene mucho de artística, por su planificación, su montaje, muchas cosas más. Fred Zinnerman venía de rodar hace unos años "Un hombre para la eternidad", todo un peliculón que este verano tuve la ocasión de volver a disfrutar, y todavía quedaba por venir "Julia", otra que tal baila.

Es del mismo año, si no me equivoco, de "Frenesí" o si no por ahí le irá. Y no ves cierto paralelismo entre el trabajo de estos dos directores que tras triunfar en Hollywood ruedan en la misma época algo se supone que más comercial o más liviano refugiados en la Gran Bretaña.

En cuanto a lo del remake de Gere, uff, chico, de verdad se puede llamar remake. No solo es una cosa rematadamente mala sino que tampoco tiene mucha relación con el texto, no? A ver qué han hecho con los 7 magníficos.

Abrazos besucones

César Bardés dijo...

Es cierto que "Chacal" además de ser un enorme éxito literario de Frederick Forsyth (la novela está increíblemente bien escrita e increíblemente bien documentada) también se convirtió en un enorme éxito para Zinnemann. Sería pecado (y el que no lo ve es un derribador de razones) no reconocer que está película de liviana no tiene nada, que se ve y se detiene en cada una de las fases del proceso para asesinar a de Gaulle. En muchos aspectos, me recuerda en sus fases de minuciosidad policial a lo que hizo Akira Kurosawa en la segunda mitad de "El infierno del odio". Sinceramente, a mí "Chacal" me parece un peliculón.
Siempre digo (y lo he dicho varias veces por la radio), que Fred Zinnemann era uno de los realizadores más sólidos que han existido, al igual que Joe Mankiewicz. Sus películas te podrán interesar o no pero no tiene ninguna mala, su altura artística estaba por encima de cualquier otra consideración. Recordemos, además, que Fred Zinnemann, Robert Siodmak y Billy Wilder iban a la misma clase en la Viena de principios del XX (me gustaría saber quién diablos era su profesor, porque lo hizo rematadamente bien).
Lo del "remake" fue un signo de nuestros tiempos. Se desvirtuó totalmente la trama, se introduce torpemente el personaje de Gere para darle mayor cercanía al tonto público juvenil. El personaje de Willis no es que se disfrace, es que parece un payaso ido de olla. La película flojea por todas partes. Me pregunto si el director Michael Caton-Jones (el mismo que hizo "Rob Roy" o "Memphis Belle") se vio alguna vez la película de Zinnemann.
Miedo me da lo de "Los siete magníficos" aparte de que, reconozcámoslo. El reparto no tiene ni la mitad del tirón que tenía el otro.
Abrazos con muleta de cojo.

CARPET_WALLY dijo...

A ver, "Chacal" como bien comentáis es un películón escondido, por que no es una producción impactante ni espectacular ni carísima y por mucho que se detenga en cada uno de los detalles, como comentáis, su visión es rápida y nada farragosa. Eso que tanto hemos hablado de dar con el ritmo, de forma que el espectador no pierda ni un momento en vericuetos complicados de la trama y esté enganchado continuamente a la pantalla.
A mi me recuerda un poco, salvando las distancias, a "El cuarto protocolo" que juega en una liga parecida, un film aparente menor que también te engancha y no te suelta.

En cuanto al remake, estoy con Dex que no tiene tanto de remake propiamente dicho salvo un nombre similar, que la trama está tan desvirtuada que apenas es reconocible salvo echándole mucha paciencia. De hecho la presencia de Gere no sólo sirve para atraer al publico más simplón, sino que le convierte en el centro de la historia y así se pierde la tensión dramática de la evolución del asesino.

Y "los 7 magníficos", lo peor que tienen este tipo de remakes (sean similares o no al original) es que al nuevo publico le ocultan el infinitamente mejor título original. Si el adolescente medio actual ve "Ben-Hur", al nueva, jamás va a intentar acercarse a la antigualla de los 50, si no existiera la nueva lo mismo alguien les diría que existe la peli de Wyler y que era una pasada y al menos por curiosidad...., pues igual pasará con la de Sturges o con tantas otras, incluida esta de Zinnemann.

Abrazos con mirilla

César Bardés dijo...

Pues estoy contigo en todo lo que dices al igual que también lo estaba con Dex. Y, sobre todo, con tu apreciación de que los nuevos "remakes" taparán al clásico que hay detrás para las nuevas generaciones. No sé dónde he leído por ahí que el cine clásico estaba absolutamente muerto en parte por eso, porque las nuevas generaciones ni lo han visto, ni les interesa verlo, llegando, incluso, a la desvirtuación total con el "remake" a fuerza de introducir elementos que sean atractivos para el público joven. Lo de "Ben-Hur" es que no hay por dónde cogerlo. Ayer mismo, en la piscina, hablaba con otro padre que también lleva a su hijo y me preguntó por "Ben-Hur" y lo hizo desde una perspectiva de que a él, lo que realmente le interesaba, era la vertiente história de la película. "Pues mira -dije- con todos los avances tecnológicos, toda la infografía y todo lo que tú quieras, es muchísimo mejor la versión de 1958 que la nueva porque en la nueva han quitado todo lo que conlleva de antigualla. Es decir, muchísima menos atención a la parte religiosa, que pasa a ser un aspecto totalmente secundario, y centrándose solo y exclusivamente en la parte de la venganza contra Mesala. De hecho el clímax de la película es la carrera de cuadrigas y no debería terminar ahí la historia". Se quedó pensativo y, claro, con lo dados que somos a poner etiquetas estoy seguro de que pensó "ya estamos con los beatos de siempre"...pero allá cada cual. En todo caso, lo peor es lo que comentas. No dejarán que las nuevas generaciones vean cine de verdad.
Abrazos con condecoración.

Suso Susillo dijo...

¡Buenas!

Me chifla "Chacal", una pena que el par de veces que la he visto ha sido doblada ya que la que tengo de la Universal no lleva subtítulos. Un día de estos, me pillaré una edición como Dios manda para revisarla.

Lo de los "7 magníficos", ¿Eso que es un negro a caballo? cómo diría el cachondo del personaje de Jackson en "Django". En fin, ¡qué de patadas a la historia para quedar políticamente correctos ahora!.

Pues yo soy ateo y no me molesta para nada esa parte dramatica de "Ben-hur", todo lo contrario me parece interesante, César. ;-) Por cierto, no nos olvidemos de la versión de "Ben-Hur" de Fred Niblo. Otra grandísima peli.

Saludacos.

César Bardés dijo...

A ver, a ver...pongamos los puntos sobre las íes. Que a mí no me molesta para nada la parte dramática de la venganza de Ben sobre Mesala. Lo que me molesta es que se prescinda de la parte religiosa porque no veo que tenga mucho sentido reducirlo solo a la rabia del hijo de la casa de Hur contra su amigo de la infancia (en la película....hermano de adopción!!!). De hecho, la historia de Ben-Hur, tal y como la concibió el general Lewis Wallace nace por el deseo de contar una historia de ficción sobre el hombre que dio de beber a Cristo camino del Calvario. Si quitamos eso, se queda en una historieta de romanos que tendrá su interés (para mí, absolutamente cojo) pero que no será completa. Imagínate que lo de Espartaco se redujera a las campañas del esclavo en contra de los nobles patricios y ya está. Ni Varinia, ni la envidia que le tiene Craso, ni Antonino, ni cruz, ni hijo, ni Graco. ¿Crees que la historia sería igual?
No solo la versión de Fred Niblo sino también la versión de 1907 bajo la dirección de Harry Morey, Sidney Olcott y Frank Rose con el habitualmente "cowboy" William S. Hart como Mesala, que tenía una duración de quince minutos y que, como quedó muy, muy coja en todos los mensajes que lanza la novela de Wallace, fue la principal razón de que se decidiera hacer la superproducción de 1926 que mencionas con Novarro de protagonista. Yo supongo que el hecho de ser ateo no implica necesariamente despreciar una buena historia de trasfondo religioso, pero lo mismo estoy equivocado.
Por cierto, aunque tengas "Chacal" doblada...yo, sinceramente, me parece uno de los doblajes mejor hechos, de cuando clavaban las bilabiales y todo.
Saludorros.

Suso Susillo dijo...

Vaya, no sé que he escrito y/o que se ha entendido, pero mis palabras sobre Benhur eran para darte toda la razón sobre el tema y que entiendo por mucho que uno sea ateo, dicho tema es la mar de interesante por lo bien que está contado y porque es parte del alma de la peli. Por otro lado, no conocía esa "version" de 15 minutos. ;-)

Lo del doblaje, soy muy especial en este tema y me gusta verlas en VOSE por muy buen doblaje que tenga.

Saludos.

César Bardés dijo...

Literalmente "pues yo soy ateo y no me molesta para nada esa parte dramática de "Ben-Hur", todo lo contrario me parece interesante..." Otra cosa es que te hayas equivocado y en lugar de "dramática" hubieses querido poner "religiosa". De todas formas, da igual, yo solo quería aclarar que no desprecio ninguna de las dos porque la historia, realmente, me parece de una potencia extraordinaria y despreciar la una o la otra no va más que en menoscabo de la historia y en el empeño de tratar al espectador como idiota.
En cuanto al VOSE, también te digo que yo lo prefiero y que, siempre que puedo, veo todo en VOSE. Ahora bien, será que tengo un carácter demasiado moderado pero siempre he defendido la coexistencia entre los dos sistemas. Quizá dentro de algunos años el doblaje desaparezca definitivamente pero un país que, por cabezonería, se ha negado a aprender idiomas, hay mucha gente que le resulta una tortura ver cine en VOSE. Entre otras personas, mi propia madre, que siempre creyó que Paul Newman hablaba en castellano.
Saludos.

Suso Susillo dijo...

Efectivamente me refería a "religiosa". El comentario venía a colación de lo que comentas del vecino de la piscina y dándote la razón. Pues claro que la historia tiene potencia y es que para tratar ambos temas con profundidad y prisas tiene esa extesión, ya que la misma se antoja casi necesaria.

Totalmente, no es cuestión de imponer VOSE. Es cuestión de disfrute y para mí lo es. ¡Ojalá!, supiese idiomas para no tener ni que leer.

Saludos.

César Bardés dijo...

Pues ya está. Aclarado pues. Estamos de acuerdo en todo. Por cierto, se me olvidó darte totalmente la razón en lo de lo "políticamente correcto" hacer que Chris sea negro en la nueva versión de "Los siete magníficos", la están poniendo a caldo por ahí y no me extraña. Yo tengo una leve y muy lejana esperanza porque se la han dado a Fuqua para dirigir y, la verdad, salí muy sorprendido para bien de "El protector", por ejemplo. Estoy seguro de que, aún así, no tendrá nada que hacer con las versiones de Sturges y Kurosawa. Habría que recordar que, en plena época de moda espacial-galáctica, se hizo una versión deleznable titulada "Los siete magníficos del espacio", una idea que surgió de Roger Corman y que llevó a cabo Jimmy Murakami...con guión de John Sayles!!! (sí, el mismo que luego ha escrito y dirigido "Lone star" o "Silver city" o "Limbo" o "El secreto de la isla de las focas") y que contaba con un reparto ecléctico formado por George Peppard, Richard Thomas, Robert Vaughn (que repetía) y también caía en lo políticamente correcto al incluir a una mujer en los siete como era Sybil Danning. De locos.
Saludos.

Suso Susillo dijo...

Sinceramente, no voy a gastar el tiempo y muchos menos el dinero en ver este remake.

En cuanto, a lo de la patada a la historia. Pongamos un caso bastante rocambolesco (al menos en la actualidad). Dentro de 50 años harán una película sobre lo de Irak y la operación Tormenta del desierto y mostrarán a los soldados norteamericanos entrando dando besitos por doquier. ¿A donde vamos a parar? ¿Qué quieren "limpiar" cosas del pasado? Pues que empiecen a cambiar el presente, les será más fácil. :-P

Lo siento, aquí un defensor moderado de "Los siete magníficos del espacio". Me encanta el género (en determinadas fases soy más cinéfago que cinéfilo, otras veces se tornan ;-)) Y no sólo de esa, sino de otras que seguramente serían innombrables para tí. Ya sabes que para gustos.... ;-)

Saludacos.

César Bardés dijo...

No, no, te equivocas. No harán que los soldados entren dando besitos por doquier. Harán que el duro soldado norteamericano sea un hombre que lucha por la libertad porque cree en ello, se plagará la cosa de cámaras lentas y de cámaras al hombro (por aquello de dar mayores dosis de realismo) y su carácter será noble e impoluto, más allá de la maldad de este mundo.
En cuanto a "Los siete magníficos del espacio"...chico, háztelo mirar. Es verdad que para gustos no hay nada escrito pero todo tiene que tener un límite.
Saludoños.

Suso Susillo dijo...

Eso ya está muy visto, lo de ensalzar la figura del soldado. Por eso, he puesto algo muy exagerado pero visto lo del remake de los 7, ¿quien sabe?

¡¡Ja,ja!!, ya me han visto y no tengo remedio. Para mí estas pelis tienen su pequeño encanto, un toque especial, algo de placer culpable como no, y es cierto que a veces tira de recuerdos. Y no entro en examinarlas como puedo hacer con otras. Pelis como la que nos ocupa, Piraña (guión del gran Sayles también), "La galaxia del terror", "Mamá sangrienta", "Humanoides del abismo", toditas estas de la factoria Corman y muchas más pero bueno no es cuestión de aburrirte. ;-)

Saludacos.

CARPET_WALLY dijo...

Intervengo a penas para una puntualización. " No harán que los soldados entren dando besitos por doquier. Harán que el duro soldado norteamericano sea un hombre que lucha por la libertad porque cree en ello, se plagará la cosa de cámaras lentas y de cámaras al hombro (por aquello de dar mayores dosis de realismo) y su carácter será noble e impoluto, más allá de la maldad de este mundo"...Para eso no hace falta esperar 50 años, ya tenemos eso o casi con "El francotirador" o "En tierra hostil" o ...Vamos que eso ya lo estamos viendo a menudo.

En todo lo demás muy de acuerdo, incluso con la defensa de las pelis horrorosas a modo de divertimento....en especial con las de Zombies (eso si, dobladas y no en VOSE) bastante atentos tenemos que estar a las cutrerías como para tener que leer encima diálogos infumables.

Abrazos correctísimos

César Bardés dijo...

No te preocupes, Suso, todos tenemos pasiones imposibles de las que avergonzarnos. Por cierto, a mí también me gusta "Mamá sangrienta", del gran Brian de Palma.
Hombre, Carpet, mi comentario va dirigido a que todo será mucho más exagerado. Se personalizará la peripecia privada del soldado y no nos darán una visión generalista ni de coña (cosa que, en mi opinión, sí hace "En tierra hostil", por ejemplo) y los dos ejemplos que citas...a ver, ni son tan impolutos, ni tan nobles. El personaje de "El francotirador" se regenera después del conflicto, no durante (¿tú crees que serán capaces de otorgarnos la profundidad de un personaje que tenga dudas, por ejemplo?) y el de "En tierra hostil" no es que sea noble ni nada de eso, sino que el tipo es un adicto a la adrenalina de aquí te espero y no puede vivir sin ello. No veo que el personaje de Renner sea demasiado noble, lo que no es es un asesino. Dentro de cincuenta años, como propone Suso, lo que nos darán será ese retrato de soldado sin aristas, sin fisuras, de una pieza, para meter al público (esencialmente el norteamericano) en vena que sin ellos todo hubiera sido un desastre.
Bien por lo de los zombies...aunque todavía soy incapaz de verles la gracia ni siquiera en modo divertimiento. Será que soy el Vázquez Montalbán del cine.
Abrazos políticos.

CARPET_WALLY dijo...

Ya, ya, hay diferncias como comentas. Pero es lo mismo que con la Guerra de Vietnam, una cosa es "Rambo" o las de Chuck Norris y otra "Platoon" o "Apocalipse Now". De las de Iraq y Afganistán también nos contarán cosas como las de Stallone o "Desaparecido en combate", pero es cierto que aun con matices, en las películas que vemos, todos los americanos son (adrenalíticos o con dudas) bastante buenos y justos, que hacen lo que hacen por que los arabes son muy, muy malos, salvo un par de ellos que sólo deseaban vivir en paz y que, claro está, mueren.

En fin, ya sabemos lo que es el cine yanki , incluso el de las buenas intenciones.

Abrazos guerreros

César Bardés dijo...

Ahí le has dao. Quizá yo no tenga mucha confianza en que dentro de cincuenta años haya un Francis Ford Coppola o un Oliver Stone o un Stanley Kubrick capaz de decir unas cuantas verdades a la cara del público norteamericano y fabricar una obra de arte perdurable e irrepetible y ése es el problema. Yo no estoy de acuerdo en que todos los americanos sean bastante buenos y justos y me vas a permitir que te cite un par de ejemplos en un género que quizá no sea el bélico pero que, en las muestras que nos han dado en los últimos años, está justito al lado. Ahí tienes "Red de mentiras" o "Syriana", por ejemplo, consecuencias de la guerra en la que los americanos salen bastante mal parados aunque, por supuesto, es inevitable que haya el personaje positivo (creo que eso, más que un mal americano, es un mal de las artes escénicas). Incluso "Apocalypse now" y "Platoon" tenían sus personajes positivos.
De hecho en los árabes que comentan, en estas películas que te he citado y en otras de igual corte, son corderos sacrificables y no se ahorran censuras a la hora de narrarlo. Se les sacrifica y punto. Es necesario su sacrificio por mucha lealtad que hayan demostrado. Los Estados Unidos es una nación de traidores en la que no se puede confiar.
Eso desaparecerá, al tiempo.
Abrazos polvorientos.

Suso Susillo dijo...

Totalmente de acuerdo, Wally, las pelis de zombies dobladas y si puede ser acompañadas de algunas cerves y con amigos, pues mejor, aunque suene a tópico. Por cierto, precisamente en nada viajo a Barcelona para un temilla y de paso quiero pasarme por el festival de Sitges, a ver que tal de salud anda el "peque". :-D

La de "Mamá sangrienta", está dirigida por el mismo Roger Corman. Imagino que ha sido un lapsus (¿"Hermanas"?), César. ;-)

Saludotes.

César Bardés dijo...

Pues tienes toda la razón. Ha sido un lapsus porque la película que dirigió Brian de Palma es "Hola, mamá" que también aparece Robert de Niro. Se me han cruzado las películas y los directores. Gracias por el apunte.
En cualquier caso, me gusta "Mamá sangrienta", la película no la he confundido si nos referimos a las andanzas gangsteriles de Ma Baker con Shelley Winters de gran dominadora de la función.
Saludiños.