jueves, 13 de noviembre de 2014

INTERSTELLAR (2014), de Christopher Nolan

“No entres dócilmente en esa noche tranquila,
la vejez debería delirar y arder cuando se cierra el día.
Rabia, rabia, contra la agonía de la luz”.

Y cuando la Humanidad está en trance de desaparición hay que sacar la rabia que solo el hombre guarda en su corazón para que haya una luz que, débil, todavía guíe nuestra ida en un mundo que muere. Un corazón que late en busca de más tiempo, quinta dimensión que se escapa inexorablemente en un espacio que se yergue como la única esperanza sin explorar. Las estrellas y sus ojos abiertos tienen todas las respuestas que no son interrogantes de un ser supremo sino las consecuencias de nuestras propias obras. Y allí, donde el cosmos termina habrá una vuelta atrás, un mensaje cifrado que tiene que atravesar todos los momentos para darnos cuenta de que, en realidad, solo el amor puede perdurar a través del reloj, por muchas horas que pasen, por muchos años que nos empeñemos en malgastar, por muchos principios que nos neguemos a empezar.
Allí, en los minúsculos y ajenos picos de datos que ofrecen la prórroga de la especie, el entendimiento se puede torcer de la misma manera en que el tiempo se convierte en el peor enemigo del explorador más intrépido. Y así se entabla una lucha sin cuartel entre el bien colectivo y el deseo individual de supervivencia y la víctima siempre es la misma raza humana. El progreso, al fin y al cabo, no es más que una estafa que ha hecho que olvidemos los principios fundamentales de la misma esencia del hombre, fácil de hallar si queremos encontrarla. La historia pervertida para dar una información errónea que nos ayude a llevarnos en otra dirección no es la solución, ni siquiera es el auxilio que la raza humana necesita. Tal vez porque así también somos incapaces de darnos cuenta de los múltiples errores que hemos cometido. Tal vez porque, de alguna manera, nos empeñamos en cegar la percepción de lo conseguido y querer siempre más. La rabia anulada contra la agonía de la luz.
No, no hay que entrar dócilmente en la noche tranquila. No debemos conformarnos con un destino que se empecina en llegar al final porque el amor es capaz de cambiar todo lo escrito. El conocimiento será la salida. Racional y tranquilo. Comprensivo. Batallador y decidido pero también sin manipulación posible, sin prometer lo imposible. La espera, en muchas ocasiones, se hace eterna pero tendrá un sentido si nos sentimos amados, apoyados, acompañados, encontrados. Las tormentas de polvo en todas sus formas se irán cerniendo sobre nosotros si nos limitamos a esperar guarecidos en la comodidad. Hay que transformar la gravedad si eso nos ayuda a encontrar la verdad que está encerrada en cada uno de nosotros, porque eso hará que estemos con los pies en la tierra y la cabeza sobre los hombros. Solo la imagen de un futuro mejor, abundante y pleno, tiene que guiar nuestro progreso. El espacio lo espera. Las luces de la galaxia parpadean asombradas ante el empuje que nos impide entrar con la mansedumbre como insignia. El amor perdura. Lo demás es propiedad del tiempo.

Christopher Nolan ha elaborado una película que no se conforma con la aventura y se arriesga a ir más allá para llegar a lugares que antes habían visitado otros directores como Stanley Kubrick, Franklin J. Schaffner o Robert Parrish y despliega talento, sentido visual y profundidad. El resultado puede no agradar a los amantes de la acción o, incluso, a los que esperan que la filosofía dé sus argumentos en una historia que invita a la contemplación pero no cabe duda de que Nolan no resulta pretencioso, ni tampoco incapaz. A su servicio hay un gran reparto con algún que otro error pero la sensación al salir del cine es que, de alguna manera, el tiempo se ha detenido porque se sale un poco más sabio, un poco más auténtico, un poco más cerca de las respuestas a las eternas preguntas que nos condenan a un final antes de que lo hayamos dado todo. Y, pese a quien le pese, eso tiene mucho mérito. 

24 comentarios:

dexter zgz dijo...

Pues mira que casi me j... reconocerlo, pero esta vez Nolan, ese caballero del cine que a veces se empeña en ser tan deliberadamente oscuro, ha logrado convencerme. Estoy de acuerdo en tu valoración, César, aunque a mí la película, y perdón que me ponga gafapasta, me remite más al Tarkovski de "Solaris" que al "2001" de Kubrick. La idea de que el amor todo lo puede y es la única fuerza capaz de traspasar todas las dimensiones imaginables está ahí, flotando durante las 3 horas de esa peli que nos muestra al Nolan más emocional y menos racional que hemos visto nunca.

Hay una frase que me encanta. La dice McConaughey citando a su vez a su esposa fallecida: "Estamos aquí para ser los recuerdos de nuestros hijos" y ahí yo creo está la clave de todo. El amor es también lo único que perpetúa la especie. Es lo que convierte a la película en pura poesía, más allá de cualquier consideración técnica y ciéntifica. Los Nolan abruman con un tsunami de jerga técnica pero creo que no llegan a ahogarnos del todo. La peli se sigue basante bien. Y me quedo con la idea que muy bien apuntas de que en el fondo a lo mejor nos merecemos todo lo que nos está pasando.

Bajando a niveles puramente cinematográficos, hay cosas que reprochar, claro. La tendencia al subrayado tan nolaniana ella. Ese final tan abrupto y "mascadito" (curiosamente aquí intenta acercarse a Kubrick y para mí falla, donde el maestro sugería, Nolan es demasiado expeditivo). Hans Zimmer dando la brasa todo el rato o mejor dicho Nolan dando la brasa con Hans Zimmer. Y no entiendo tampoco, por ejemplo, todo lo que rodea al personaje de Matt Dammon. Pero por una vez no puedo por menos que presentarle mis respetos al Sr. Nolan. Por una vez, también siento que ha respetado al espectador.

Abrazos desde el maizal

César Bardés dijo...

Sin duda, tienes razón en que Nolan remite más a Tarkovsky que a Kubrick y es error mío no haber citado al ruso antes que al americano, aunque también hay Kubrick para rato (ese viaje final del protagonista con el tiempo y demás...me remite mucho, mucho a "2001").
También estoy de acuerdo en que el amor es lo que sobrevuela toda la intención de la historia porque, quizá, sea lo único que realmente puede atravesar el tiempo, esa dimensión que el ser humano aún no ha llegado a dominar. Amor y tiempo son quizá los únicos conceptos que son aliados con el mismo tiempo de por medio y eso sobrevuela toda la película con mucho acierto y, en algunas partes, incluso algo de emoción, algo que no me pasaba en el cine desde hacía, valga la redundancia, bastante tiempo.
Sí que subraya algo en algunos pasajes pero tampoco es una cosa demasiado molesta. Cierto es que Kubrick sugiere y Nolan lo quiere dejar todo bien cerradito y, ojo, no sé por qué tal vez esto huela a una segunda parte. Lo de Hans Zimmer es cierto, lo que pasa es que hay que reconocer que, en algunos momentos, la partitura es brillante (era demasiado fácil caer en esa burda imitación del "Así habló Zaratustra", de Richard Strauss y Zimmer huye sabiamente de eso). Lo de Matt Damon...ése es uno de los mayores errores de la película empezando por asignarle el papel que tiene. No me creo ni con un supositorio que ese tío sea la eminencia científica que se supone que es y que todo el asunto se haya armado gracias a él y demás. Es evidente que el personaje ha enloquecido y que no se sabe muy bien si lo que pretende es agotar el poco tiempo que le queda en la Tierra y quiere volver a toda costa y por eso los datos son los que son y demás pero sus motivaciones, desde luego, no están nada claras.
Realmente lo que me gusta es que Nolan, en mi opinión, no resulta pretencioso (algo que hemos visto hasta la saciedad en muchos cineastas que han creído que tenían una historia profundamente filosófica que contar). El tipo tiene medios y los utiliza, tiene talento para utilizarlos y además es capaz de usar bien el talento. Está a millones de años-luz de otros cineastas tan de moda como el Anderson, el Wright o cualquiera de esta generación.
Abrazos sin agujeros.

CARPET_WALLY dijo...

Pues chicos esta vez me quedo fuera. tan fuera como me dejó Nolan. Efectivamente el amor sobrevuela toda la película pero a mi no me transmitió más emoción que la de un tetrabrick de leche, y eso es precisamente mi problema que veo que el intento de la película es transmitir esa intención de amor, sobre todo paterno filial, y a mi me deja bastante frio.
Y de hecho en el guión creo que hay una excesiva puntualización en la relación con la hija, mientras que pasa de puntillas en la del hijo, un segundo plato que no sacía el amor por Murph, y cuya deriva final tampoco se entiende demasiado.
Hay además un problema añadido, y es que desde aproximadamente el primer tercio de la película (desde que se habla del agujero negro, de hecho) ya adiviné la solución del enigma. El error de casting de Damon es tan brutal como incomprensible toda su peripecia y esa pelea inacabable...Aparte de que todos sus datos de posibilidades vitales del planeta se deberían de caer en un par de minutos (o años en otra dimensión). Y finalmente el final, el rescate del viajero, es tan increible como innecesario.


Yo si recordé también a Kubrick, mucho más metafórico y sugerente, que este Nolan tan explícito...tanto que se llegaba al absurdo, porque por explicar tanto y tan bonitamente, el guión se le cae y no diré cuanto y como por no spoilear a la primera.

A mi se me hizo muy larga, precisamente porque esa emoción que a vosotros os llegaba, yo la veía pero no la sentía y si te quedas frio, os lo puedo asegurar, la peli es un truño del 15.

Bien Mathew, lo que no entiendo es lo de hacer salvas de aplausos con la Chastain, un papel menor y sin profundidad salvo un par de momentos algo más intensillos (tampoco la bomba). Y que queréis que os diga, pero la Hathaway, ufff, sosa y sin fuerza toda la peli. Vamos que despues de Matthew, el que me aportó más intensidad fue John Lithgow y la niña, las cosas como son. Porque ni siquiera Caine me pareció un cientifico creíble ni capaz de resultar convincente al piloto que de repente se encuentran de casualidad...Ufff me cuesta tanto rizo del rizo.

Tecnicamente y salvando el excesivo subrayado musical, vale, pero lo más triste es que una peli hecha para emocionar (o eso parece) me dejara fuera y no lograra conectarme con mis emociones.

Abrazos apenados

César Bardés dijo...

Es evidente, en cualquier caso, que a ti, Carpet, "2001" te parece un truño, así que es de lo más lógico que "Interstellar" también te lo parezca (no hay maldad alguna en este comentario).
El hijo, al fin y al cabo, es el práctico de la familia. Es muy brillante pero la nueva racionalización mundial de recursos en la que se necesitan granjeros y no ingenieros hace que toda su vida sea una auténtica frustración. Incluso cuando anuncia a Matthew la buena nueva de que va a ser padre, la tristeza domina su rostro. De hecho, no tiene más que la granja y por eso no quiere abandonarla. Es lo único que tiene de su padre y, es más. Sabe que su hermana, en el fondo, tiene mucho más de su padre porque se ha quedado con más. Es un personaje muy amargo porque, al fin y al cabo, el padre jamás se comunica con él. Solo le da reconocimientos y le aúpa como el que tiene que asumir la responsabilidad. No va a abandonar la granja. Por eso ha luchado toda su vida y es lo que le queda de un padre que, de alguna manera, sabe que aún anda por ahí. La hija, qué duda cabe, tiene muchísima más suerte que él.
Tengo que descubrirme, Carpet, ante tu inteligencia (sigue siendo sin maldad este comentario, no malinterpretamos). Tal y como se estaba enrevesando la historia cuando la estaba viendo, ni por asomo hubiese yo adivinado la solución del enigma salvo, quizá, la certeza de que el tema estaba en el último planeta posible.
El rescate del viajero sí que me parece un poco forzado a no ser, ya digo, que se tenga prevista la realización de una segunda parte porque la cosa se queda un poco abierta, no del todo, pero sí un poco.
Creo que uno de los principales activos de la película es Matthew, hay que reconocerlo. No soy de ponerme medallas pero le vi por primera vez hace ya unos cuantos años en "Tiempo de matar" y yo dije que ese chico era para tenerlo muy en cuenta. Naturalmente, nadie me hizo caso. Ahora resulta que elige sus proyectos con mucho cuidado y es el no va más. Creo, de hecho, que se tiró un año sin trabajar para rechazar toda la tontá de papeles que le ofrecían y coger solo lo que realmente le interesaba. Y ahora lo está haciendo realmente bien.
La Hathaway no me molestó en absoluto. Creo que es lo que pide el personaje. Es más, creo que no tiene fuerza porque, en realidad, todas sus decisiones son bastante erróneas y está bajo la sombra del padre. Lithgow, estupendo, una gozada cada vez que sale con una sabiduría y un saber estar maravilloso. Un papel con poco lucimiento pero llega a ser entrañable y un abuelo bastante atípico.
Caine, siendo un papel bastante más extenso de lo que últimamente suele hacer, es verdad que le falta un punto más. Creo que el papel tiene un problema de interpretación por parte del actor y de dirección por parte del director. Me explico. Caine no puede por edad interpretar al científico maduro de la primera parte, le falta vigor, energía, empuje y ese punto de mala leche que sugiere el personaje cuando se descubre la verdad. En la segunda parte, creo que Nolan lo apaga deliberadamente para dar la impresión de que está en las últimas y, de alguna manera, ser una metáfora de lo que está ocurriendo con la Humanidad. Y ahí creo que yerra Nolan. Un poco decepcionante, sí.
Por cierto, tengo que decirlo. Qué gozada ver a Ellen Burstyn a sus ochenta y muchos haciendo de la hija-anciana, una maravilla y también una lección de sabiduría en la escena del hospital.
Yo sí tuve momentos de emoción. La despedida (lo siento, no sé si yo sería capaz de tomar la decisión que toma él), la visión en el teseracto de todos los momentos escogidos, la mirada de la Burstyn cuando ve a su padre...No me hizo llorar en ningún momento pero sí que tuve el nudillo en cuestión.
Abrazos atemporales.

CARPET_WALLY dijo...

Pues entre "2001,..." y esta, me replanteo lo del truño de la de Kubrick y hasta ahora me parece emocionante en comparación.

Fijate que yo no pensé (mi inteligencia es limitada, seguimos en broma) en la segunda parte, me pareció cerrada la película (mal, pero cerrada) y ahora ya me planteo que puedes tener razón y esos "ellos" que crean el ¿teseracto, era? o el agujero de gusano y señalan los planetas posible (¿porqué esos y no otros cuando ya se sabe lo que pasa en algunos?) pueden ser Matt y Anne evolucionados.
Yo es que no vi mucho enrevesamiento, salvo algunas explicaciones cientificas (seguramente poco sensatas pero al fin y al cabo estamos en la ciencia ficción) la película se sigue sin problema porque Nolan te lo va poniendo demasiado fácil, el problema es que para cuadrar necesita cerrar el guión con sentido y te va dando pista de por donde va a ir, casi desde el principio, de hecho hay una frase del cientifico negro en el planeta de Damon que es la pista definitiva cuando dice que sólo desde el interior del agujero tal vez se podría explicar la ecuanción cuantica de las...ejem, pelotas.
Vale, comprendo perfectanmente el porqué del arraigo del hijo, pero no lo de sacrificar a su familia. Y además el buen papá que es Matt con Murph y lo pasivo y hasta indiferente con Tom, no tiene mucho sentido, que una cosa es que se tengan ciertas preferncias y otra es que una tenga todo y el otro casi nada.
Cierto también que el único momento de emoción que a mi me llegó un poco es el reencuentro padre-hija (forzadisisimo incluso aun con posible secuela), pero tampoco es muy creíble, hago caso a mi hija pero paso de mis nietos, bisnietos y/o tataranietos. Y ellos, de los que probablemente la hija les habría dicho milñ y una mararvillas, ni se preocupan por un tipo tan apuesto...

Y lo que se intenta cuadrar a la fuerza se descuadra por si mismo, que si ya ya sé lo que pasó e intento enmendarlo corrijo, no voy reproduciendo errores hasta dar con el acierto final, e incluso en ese caso, utilizo la comuncicación para más cosa y de una forma más clara que hacer magia con un relojito.

Anne, es cierto que tiene un papel muy mediatizado por un padre abrumador, pero de ahí a que sea una colección de mohines y cagadas...

Abrazos suspendidos

dexter zgz dijo...

Desde luego no es una película para llorar pero no le pidamos peras al olmo. De un señor que nos ha dejado petrificados con algunas de sus propuestas hemos pasado a esto. Algo es algo.

Yo te comprendo, Carpet, aunque en este caso no comparta tu opinión (comparto más la de Boyero que dice que siente respeto por la peli pero no amor). En cualquier caso, no sé si será inevitable, pero te pediría (y no veas maldad tampoco en este comentario) que no intentes racionalizar ni intentar "explicarte" la película. A mí me pasa con "Origen" que cuanto más la pienso más se cae.

Te recordaría (sin ironías ni acritudes) uno de los momentos que a mí me parecieron más emotivos y que tiene como protagonistas al padre y al hijo. Hago un minispoiler cuando Mat regresa del planeta de las olas y comienza a revisar los videos que le han mandado desde la tierra desde que ha estado fuera (que no digo cuanto). Los primeros mensajes corresponden ... al hijo¡ y tras un breve plano cotraplano, la cámara se queda fija en el rostro de Matthew. La transición de la alegria al llanto que se produce en este en cuestión de segundos pone la piel de pollo. Por otra parte solo con la relación que ha tenido Mathew con su hijo se explica el mal café que tiene posteriormente el personaje de Casey Afleck, un amargado total.

Cierto que la presencia de Mathew es estimulante. La escena de la despedida y el montaje en paralelo con el "countdown" del cohete es otra de las que impactan.

Lo de Caine es también un poco fallo de guión, de raccord... no sé. Pasan un porrón de años y el tío sigue igual. Matthew vive 124 años se nos dice pero cuántos vive Michael?

Abrazos longevos

César Bardés dijo...

Pues no es ninguna tontería eso que dices sobre una hipotética segunda parte creando el teseracto con Matt y Anne evolucionados. Además, Anne se queda libre como un taxi...no te digo más.
Sin duda, no hay mucho sentido en todo el tema científico de la película. Creo que la película se aprovecha de eso en pos del espectáculo y no hay nada más que ir a la visita al primer planeta, un colmo de despropósitos. Por cierto, habría que alabar el diseño de esos robots de deshecho, antiguos marines, con ese sentido del humor programado y que salvan del apuro en más de una ocasión. Algo que me parece sencillo (presentado incluso como algo siniestro) pero muy efectivo.
Confieso que con el tema científico, me pierdo bastante (un mérito incuestionable en la película de Kubrick que no permitía que eso distrajese de la verdadera esencia de la película) como la ecuación cuántica, el espacio cuántico y...sí, la palabra "cuántico" me trae bastante de cabeza. No soy ingeniero astrofísico y jamás he querido serlo, por otra parte. Quizá hay algo que hace que el padre tenga cierta preferencia por Murph y no por Tom. Tom carece de rabia por el descubrimiento, por luchar por lo que cree que merece mientras Murph no ceja de intentarlo. Al fin y al cabo, otra de las cuestiones que plantea la película es afrontar el final con rabia, con ansias de superación, con la idea de ser un ariete más en el derribo de las dificultades aún cuando el resultado, con toda probabilidad, sea el desastre. Tom prefiere no rebelarse, pelea simplemente para quedarse. No olvidemos que el propio Tom pierde a un hijo y que, tal vez, esté deseando que todo acabe de una vez..
Estoy de acuerdo en que el encuentro Matt-Burstyn es emocionante pero poco creíble por las circunstancias que describes. Yo también lo pensé en su momento, como si la escena se quedara colgada o algo se hubiera quedado en el suelo de la sala de montaje. En eso, sí que estoy de acuerdo contigo.
Hombre...lo de que se descuadra por sí mismo...A ver, la película trata de establecer un hipotético dominio del hombre sobre el tiempo, algo sobre lo que jamás ha tenido dominio. Ese supuesto dominio de la dimensión que más se nos escapa no puede ser sencillo. El solo puede tocar los momentos y utiliza al mismo tiempo para hablar a través del tiempo. No me parece mal medio porque el padre (que, recuerda, no sabe si la chica va a dejar el reloj o no) cree que es algo que ella no va a olvidar. A mí no me parece una mala señal de ayuda. Recordemos que en "Johnny cogió su fusil" el soldado tremendamente herido trata de comunicarse con el único medio que tiene y es dando cabezazos a la almohada a modo de Morse. Creo que es lo que el padre tiene al alcance y me parece muy bien. Al fin y al cabo, como bien dice Dex, nuestra principal labor de padres es ser los recuerdos de nuestros hijos y eso es lo que utiliza Matt.
A la Hathaway, a ver, no me parece tampoco que sea un mohín continuo, sí me parece una cagada continua. Yo creo que el papel es lo que pide y está bien. Sin sobreactuar demasiado, sin estar demasiado apagada (que es a lo que invita, de hecho). Sin parecerme que está de Oscar creo que está correcta y ya está. Al menos, muchísimo mejor que el tontaina del Wes Bentley, al que agradezco muchísimo que se quite de en medio a las primeras de cambio.
Abrazos en tic-tac.

César Bardés dijo...

Sin duda, Dex, bien visto el análisis que haces de la relación paterno-filial entre Matt y Casey. De lo más acertado. Y es verdad también que ese primer mensaje pone los pelos como escarpias. Yo siento cariño por la película porque me parece un intento noble de trascender, con una fotografía (por cierto, no la hemos nombrado) esplendorosa y que, en algunos momentos, emboba. Quizá ya que has nombrado a Boyero el subconsciente me impida realmente decir que tengo "respeto" por la película. Tengo respeto, sin duda, pero quizá un poquito más, no mucho más, digamos que le hago ojitos pero no me atrevo a invitarla a bailar.
Creo también que los montajes paralelos son momentos muy álgidos de la película, Nolan ahí exhibe ritmo y calidad. Tanto en la que mencionas, Dex, como en la aventura en Gargantúa y la quema del maíz.
Lo de Michael...es que ya digo que ahí Nolan sí que no está demasiado acertado. Lo basa todo en el actor y Caine no llega a despertar ni un odio cerval contra él, ni un cariño comprensivo. Se queda en una tierra de nadie peligrosa que merece, quizá, hasta el olvido.
Abrazos ancianos.

dexter zgz dijo...

No me molesta que la película no tenga una lógica ciéntica. De hecho no es un lastre y yo la historia la sigo sin problemas, presciendiendo de detalles concretos sé a dónde me quiere llevar en todo momento. Y pronto saldrán las voces que siempre suelen salir en estos casos diciendo que la película no se sostiene y que Nolan le ha dado un montón de patadas a los libros de astronomía. No olvidemos que los Nolan han contado con el asesoramiento de un experto en estos temas para elaborar el guión (parece que homenajean un poco a este hombre con el personaje de Caine). Y si no le pedimos explicaciones lógicas a las pelis de Shyalaman (hay un guiño no solo explicito a "Señales" sino también a los finales de reminiscencias sobrenaturales del indio) por qué se las vamos a pedir ahora a Nolan.

Tampoco me molesta lo de Anne, y creo que su presunta sosería esta en consonancia con lo hermético de su personaje.

Por último, hay un homenaje a Bradbury y a Truffaut en el detalle de la biblioteca y en de la censura de los libros en el insti de la niña o es una paranoia mía.

Abrazos crionizados

César Bardés dijo...

De hecho, ya he leído algo en esa dirección, Dex. Son esos tipos que si se hace una película sobre la sonda Rosetta quieren los veintisiete minutos de retardo en las comunicaciones en pantalla.
Estoy totalmente de acuerdo contigo. Ya hemos dicho algunas veces por aquí que el cine no tiene por qué tener necesariamente lógica aunque sí reglas impuestas por la misma película en cuestión. Y en ese caso, "Interstellar" las respeta (cosa que no ocurría, por ejemplo, con alguna de la saga "Alien").
Fíjate que lo de la censura de los libros me retrotrajo más a "1984" que a "Fahrenheit 451" aunque tal vez lo de los libros (también una parábola sobre la necesidad absoluta de leer en un mundo que camina sin cargo de conciencia a no saber leer) si que me vaya a la dirección de Bradbury.
Abrazos concordantes.

CARPET_WALLY dijo...

Bueno veamos, no soy para nada un integrista del racionalismo, mucho menos del científico y aun menos del de la astrofísica, que creo que me queda alguna asignatura (unas 42) para sacarme la carrera. No me planteo los, sin duda pueden ser bastantes, errores científicos que puede haber en la película. Si me planteo los que a mi me parecen errores de credibilidad en el propio guion.

A este respecto voy a hacer un inciso que a mi me pareció muy gracioso. En la serie "Big Bang Theory", unas especie de "Friends" de superdotados asociales por si no la habéis visto, el otro día en un episodio sucedía que uno de los personajes invita a su chica a perder la virginidad, nada de sexo, la ponía en video "En busca del arca perdida", puesto que ella era "virgen" de Indiana Jones. Al terminar de ver la peli, él pregunta si le ha gustado. Ella responde que la película estaba bastante bien si no fuera por su fallo de guión. El tipo asombrado quiere saber qué fallo de guión puede haber en tan impresionante film. Ella le contesta que el protagonista es intrascendente en la historia. El muchacho no se lo puede creer, ¿Como que Indi es intrascendente en "En busca del arca perdida"?. Y ella le explica: Básicamente la historia se reduce a que los nazis quieren conseguir el arca de la alianza, la buscan, la encuentran, la abren y eso provoca la muerte de todos. Y eso es exactamente lo que sucede. Estuviera Indiana o no, por tanto es intrascendente.
Me pareció genial.

No llego a eso con "Interestelar" aunque siguiendo con unos de los leiv-motiv de la peli, la ley de Murphy se cumple ya que "si algo tiene que suceder, sucederá" y en pos de eso transcurre toda la historia.

Y si, ya entiendo todo eso que comentáis del padre, la hija y el hijo. El pobre tonto que sólo sirve para ser campesino y al que no se le da oportunidad alguna de mejorar, porque no va a ser capaz (casi "Gattaca" eso). La niña de los ojitos de papá que por eso es brillante y dice que si existieron las misiones "Apollo", de hecho esa gracieta con la censura sobre que era una maniobra publicitaria me pareció absurda. Tanto como que la NASA trabajara en secreto y fuera capaz de construir algo tan brutal a hurtadillas. Tanto como que las mesas llenas de polvo aparezcan en numerosas escenas impolutas, por cierto el suelo sin una mota, peazo aspirador. y que un drón (¿de los que no existían?) ande perdido volando por ahí como si tal cosa (¿barteria Duracell?), y que se produzca una rebelión de las maquinas (que esa sí que no está explicada con ningún código cuando estábamos en Gargantua). Pero vale, todo eso me lo trago porque no voy a ser más papista que el papa y todo vale si la historia que se cuenta es buena y tiene sentido. Y me están introduciendo en una ficción y ya sólo tengo que asumir, al menos de momento.

CARPET_WALLY dijo...

El problema es que toda la historia es, como bien decís, una sugerencia de que el amor está por encima del tiempo (¿la verdadera quinta dimensión?), algo que ya nos había dicho Coppola en "Dracula", por otra parte.
Lo que yo no me creo, y es una disfunción mía a buen seguro, es ese amor de Matt por los hijos, ni el de la hija por el padre (base de todo). Porque Matt sólo parece amar a la niña, por mucho que en esa escena que dice Dex se empeñen en demostrar lo contrario, porque hasta ese momento no había habido ninguna relación de complicidad, cariño o gesto que denotase nada por el crio, si hasta para despedirse parecía que fuera el hijo del vecino, un chaval que te cae bien. Y lo de la niña tampoco tiene ningún sentido. Cuando Matt se va, ella sale de la casa para despedirse pero ya no llega, el polvo levantado por la furgoneta le impide incluso la última imagen. pero luego (los críos son así), si el amor es tan grande, algún video hubiese grabado intentado prolongar una relación cortada tan abruptamente. Pero no, ella permanece terca en su enfado sin intentarlo ni siquiera pese a que su hermano, el pobre ninguneado es incapaz de olvidar a su padre, él sí que tenía motivos para pasar de Matt, aunque bien mirado y visto lo que vimos le daba igual hablar a un padre que a una cámara de video. Aun así Murph, la airada, logra convertirse en una gran científica y ponerse a trabajar con aquellos que le robaron a su padre, que hablar con él no hablo, pero lo mismo te voy a buscar uno de estos días moviendo un edificio con el Plan B. No, es que pensaba que papá habría muerto, pero no la hija de Michael Caine, a la que voy a decir que el viejo la ha diñado y que además era un mentiroso, que rabia me da.

Y si, todo esto pasa mientras papá Matt, viaja de aquí para allá buscando como salvar a sus hijos (a su hija, que ella si merece la pena) y si toca al resto de la humanidad. Y entre tanto metemos cosillas de relleno, como que la niña de papa (Anne) es más tonta que Abundio y que sólo quiere ir a buscar a su novio y que por su cagada, todos son más viejos y lo mismo ya no da tiempo a salvar a no sé cuantos millones de personas. Y que el supercientifico y heroico Damon ...ejem...de eso paso, porque no tiene ningún sentido salvo que es muy jodido saber morir. Y luego la misión final redentora y heroica y finalmente el recuentro con mi niña en su habitación y....Ya llevaba dos horas y pico de peli y, como dije, eso ya me lo esperaba yo, pero ya estaba fuera por completo de la aventura, de la emoción, de lo que me tenía que llegar y no me llegaba...

Yo suelo respetar todas las películas, incluso esta, no soy como Boyero que no lo hace con muchas. De hecho, unos amigos iban a verla al día siguiente y yo no les quité la intención, no suelo hacerlo nunca, sólo les dije que a mí no me había gustado, pero que cada uno es un mundo y lo mismo a ellos sí. Y no les disgusto tanto, aunque tampoco les apasionó.

Lo que me resulto es decepcionante, como ya he comentado porque no me alcanzó donde yo veía que quería llegarme. Y no lo hizo porque, para mí, estaba muy mal contada, con muchas cosas buenas pero no con la principal...Voy a decir, quizá una barbaridad, pero yo creo que Nolan la ha rodado muy fríamente, eligiendo que hacer en cada momento para contar lo que él quería y planificando los momentos que tenía que emocionar, pero lo ha hecho sin pasión, sin amor verdadero por la criatura, como un técnico que te viene a montar una lavadora, muy lejos de cuando tu montas el barco de los Clic para tus hijos (no sé si se me comprende la metáfora), la lavadora funciona bien y el barco no está perfecto, pero ya quisiera Zanussi que sus electrodomésticos tuvieran el mismo cariño que el juego de los críos.

Pero vamos que vuelvo a decir, que será una disfunción mía, que si recordáis tampoco me gustó demasiado “Gravity” y que será que en cuanto que no tengo los pies en la tierra de forma literal me quedo flotando

Abrazos en Morse.

dexter zgz dijo...

Pues eso será. Yo es que no creí ver tanto distanciamiento del padre hacia el hijo. Hay varios detalles, es el último personaje al que despide cuando parte hacia la misión con un cálido abrazo. Oño, si hasta le regala la furgoneta. Es el primero por el que se interesa cuando va al colegio a hablar con sus tutores, es más expresa su fastidio porque va a tener que ser agricultor y no ingeniero. Ahora, eso sí, durante el partido le anima a quedarse a labrar las tierras con unas cuantas carantoñas. Es posible que quiera más a Murph, pero además de que ya se sabe que los padres tiran más hacia las hijas, Nolan ya nos va dejando las claves cómo van a ser los sentimientos de los hijos hacia su padre en el futuro. Y el de Cassey Afleck hacia Matthew es el de resentimiento, pero está claro que el de Matthew hacia Casey no, y la prueba está en la escena ya comentada de los mensajes en video.

Yo soy el primero que ha acusado a Nolan de ser un cineasta muy frío. Es más lo sigo teniendo en ese museo de artistas sobrevalorados que tengo al modo de la Diane Keaton de "Manhattan". Pero creo que aquí se muestra menos frío que en otras ocasiones. Y eso se lo agradezco de veras.

Abrazos cariñosos

CARPET_WALLY dijo...

Lo veía venir, como si hubieramos visto películas distintas. ¿Abrazo cálido?, oño pues uno frio tiene que ser el de Matt Damon. Creo recordar que no se interesa primero por el hijo sino que el director del cole le empieza a contar lo zote que es su niño y que sólo sirve para ser papá hortelano, y a él le fastidía si, pero lo acepta más que lo que le dicen de su niña. Y una cosa más, si había censura sobre la ciencia y sus adelantos porque habían dejado el mundo hecho unos zorros, que la Nasa se había tenido que medio esconder ¿como consigue Jessica su excelencia en fisica cuantica?
Hombre regalarle la furgoneta....pues si, pero porque no se la iba a dar a los de la NASA.

Y no digo que la peli sea fria, que no es esa su intención sino que las emociones son muy impostadas y que hay pocas escenas que realmente la posean y que para transmitir hay que ser muy pasional y Nolan, a mi en esta, en casi ninguna me lo ha demostrado. De hecho y ya que mencionaste "Origen" creo que allí si había algo de emoción, o al menos yo si entendí toda la emotiva historia de Leo, y no creo que Matt sea mucho peor actor que él.

Abrazos sin resentimiento

César Bardés dijo...

Tengo que reconocer que me he echado unas cuantas risas con tu visión de la película, Carpet. Gracias. Luego se lo he pasado a mi hijo, que vino conmigo a ver la película, y también se rió bastante. Pero te voy a contar yo otra película:
Esto es un publicista que tiene mucha prisa y que tiene la agenda muy apretada y resulta, tú fíjate, que le da un recado a su secretaria diciendo que llame a su madre y luego se da cuenta de que no, que su madre no va a estar en casa entonces, mientras toma un cóctel con unos negociantes, llama al mozo del hotel donde están justo en el momento en que éste está voceando el nombre de un tal George Kaplan. Resulta que hay dos tíos allí que le confunden con el tal Kaplan y se lo llevan en un coche secuestrado y van y se lo llevan a un residención de tres pares de narices a nombre de un tal Townsend y allí le interrogan (aunque realmente no le preguntan nada) y él se hace el longuis (eso es lo que creen los malos) y un señor muy bien vestido les dice a sus acólitos que lo emborrachen bien emborrachado para simular un accidente de coche. El tipo se coge una cogorza de cuidado, tanto es así que está semiinconsciente pero, en el último momento, se da cuenta de lo que le van a hacer (a pesar de que rige menos que un semáforo) se deshace de los sicarios y se pone a conducir por una carretera tortuosa. El tipo no ve tres en un burro y resulta que no se estrella. Eso sí, se para un coche de policía delante de él después de pasar por unos acantilados de agárrate y no te menees y resulta que le da un toquecito por detrás. Total, que el tío se escapa de forma totalmente incomprensible y muy poco creíble. Le llevan a comisaria y el tipo es incapaz de dar tres pasos (aunque eso sí, conducir sí puede) y llama a su madre para que le venga a rescatar. Al día siguiente cuenta toda su historia al juez, el cual manda una investigación y que se desplacen unos cuantos policías con él a la mansión Townsend. Van allí y ni rastro del malo y...¡resulta que uno de los sicarios está de pluriempleado como jardinero! ¡Y la mujer del supuesto Townsend está allí cubriendo los negocios del Van Damme, que es así como se llama el malo!

César Bardés dijo...

Total, después de que la policía no le crea, el tipo sale de rositas, ni sanción, ni multa, ni 30 días de arresto domiciliario ni nada y se pone a buscar al tal Townsend en las Naciones Unidas. Cuando, por fin resulta que lo consigue ver, el sicario-jardinero (que nadie sabe cómo ha conseguido entrar en las Naciones Unidas, como si fuese un edificio abierto al público) lanza un cuchillo al tal Townsend para que no hable (¿para que no hable de qué? ¿de que deja su mansión a cargo del jardinero y éste es un cabrón con pintas? Pues vaya diplomático que hay en la ONU) y el tipo no se le ocurre otra cosa que coger con toda la manaza el cuchillo que le han clavado en la espalda. La verdad, eso no se lo cree ni Jaimito en pañales. Los periódicos, además, le fotografían con el arma del crimen en la mano y, claro, le persigue hasta el potito. Después de investigar en la habitación del tal Kaplan con el que le han confundido (eso sí, se lleva a su madre a verle, no sea que tenga que refugiarse en sus faldas) sin demasiado éxito, se pilla un tren para seguirle aunque no sabe ni cómo es (difícil seguir a un tío que no sabes cómo es). Allí conoce a una rubia despampanante que se le insinúa de buenas a primeras como quien no quiere la cosa y además le propone una oferta que ni el más loco rechazaría en su compartimento. Cuando llega, la rubia telefonea al hotel donde se supone que se hospeda el tal Kaplan y le dice que vaya a verle a un cruce polvoriento en mitad de la nada. Y el tío va allí encontrándose con que un avión fumigador le quiere matar...fumigándole. Que no hay pistolas en el mundo, no. Que mucho mejor coger a un piloto (que seguro que es el jardinero, por cierto, el sicario más útil de la historia del cine) y repostar un avión y pasar unas cuantas veces por la cabeza del pobre tipo. Al final, el tipo se la juega. De hecho, le atropella un camión pero no le pasa nada de nada, ni un golpecito, ni un rasguño, ni un cortecito en la mandíbula, nada. Y el avión, que hay que reconocerlo, vuela un poco de aquella manera...se estrella contra el camión que además, maldita sea la casualidad, va cargado de combustible porque es un camión-cisterna. El tipo vuelve a la ciudad robando de la manera más tonta una camioneta y yéndose en dirección contraria por donde ha venido. Y va a ver a la rubia...que, a su vez, se va a una subasta donde está el malo malísimo del Van Damme. Él la sigue y se da cuenta de que se ha metido en una trampa y empieza a llamar la atención de una forma tan ridícula que llaman a la policía que resulta ser su salvación. Pero la policía le deja porque allí está el jefe de los servicios secretos (no hay agentes de campo, los recortes, ya se sabe) vigilando la subasta y llama oportunamente para que suelten al tipo de buenas a primeras.
Lo sueltan, algo bastante poco lógico, habida cuenta de que el mismo jefe de los servicios secretos había expresado sus ganas de que acabaran con el supuesto Kaplan pero cambia de idea porque se ha puesto en peligro la vida de la rubia despampanante (hay que reconocer que estos servicios secretos hacen las cosas bien) que en realidad es una agente que trata de desenmascarar a una organización internacional que se dedica al contrabando de secretos de Estado, tan secretos que en ningún momento sabemos cuáles son. Así que decide escenificar con la rubia y el supuesto Kaplan un asesinato para salvaguardar a su agente a condición de que luego puedan reunirse...pero no.

César Bardés dijo...

El plan es que la chica se vaya con Van Damme (¿por qué? ¿es que acaso no se lleva ya los secretos? ¿es que no está ya suficientemente inculpado el fulanito?) y claro, el supuesto Kaplan se cabrea y va él solito a rescatarla, que como es publicista de profesión, el tío sabe apañárselas muy bien en una casa al borde de un acantilado. Allí, uno de los sicarios (no el jardinero, ése debió de estrellarse) le demuestra a Van Damme que la chica actuó disparando contra el supuesto Kaplan a través de una pistola de balas de fogueo y, claro, la chica ya está más perdida que carracuca. Menos mal que el supuesto Kaplan con unas piedrecitas consigue entrar en la casa (que no tiene ni la más mínima vigilancia, ni un perro, nada) y consigue avisar a la chica de que está sentenciada. CUando Van Damme se lleva a la chica porque van a embarcar en un avión que, jódete moreno, va a aterrizar...en ¡la pista de aterrizaje de la casa! (eso debe ser la última moda de las casas. "Se venda casa grande. Construcción moderna a lo Frank Lloyd Wright, original, rústica, cinco dormitorios, tres baños y pista de aterrizaje para sus vuelos particulares. Con vistas al monumento de los presidentes de Rhode Island") resulta que hasta la criada sabe de los planes del contrabandista y retiene allí al supuesto Kaplan para que no pueda rescatar a la chica. Cuando el tipo se da cuenta de que la pistola que tiene la criada es la misma con que la rubia le disparó a él, va corriendo y la rescata y, en lugar de huir en una dirección lógica...¡se van hacia el monumento presidencial que es un precipicio que haría las delicias del protagonista de "Vértigo"! Y allí, la chica se las apaña a pesar de ir con tacones. Están a punto de caerse, pero al final todo sale bien y el malo de Van Damme es detenido (cuando tenía un avión esperando y el microfilm en su poder, inaudito) y el sicario fiel es tiroteado desde no se sabe cuánta distancia por un ayudante del sheriff que, por supuesto y como medida de precaución, se ha llevado un rifle de mira telescópica porque el jefe de los servicios secretos ha caído enseguida dónde estaba el supuesto Kaplan y que la rubia estaba en peligro.

César Bardés dijo...

Y sin embargo, estamos dentro de la aventura y de la emoción porque lo estamos pasando en grande y no caemos en la cantidad de detalles incongruentes y hasta cómicos que nos ha colado el tío Alfred.
Nada más lejos de mi intención que comparar al tío Alfred con el "primo" Chris pero es que todo depende del cristal con el que se miren las cosas. De acuerdo, no entraste en la película, estabas muy distante y no te ayudó nada la frialdad propia de Nolan. Seguramente la diferencia está en la pasión que mencionas, pero yo creo que hay mucha pasión en lo que quiere contar Nolan, quizá de forma demasiado ordenada. Al fin y al cabo, es una historia de amor entre padre e hija y eso no se puede contar de forma tan distante. El padre hace lo imposible por volver, exhibe rabia en cada momento contra la agonía de la luz.
En la relación con el hijo y con la hija, también, habría que situarnos en un contexto de tristeza en el que se mueve la historia. Creo que los niños están más preparados para asumir sus frustraciones.
Dices que cómo diablos obtiene la chica el grado en Física. Hombre, me supongo yo, que Caine, movido un poco por aquello del remordimiento, la adopta. La chica, en ningún momento, tiene el grado, es autodidacta bajo la tutela del personaje de Caine y allí se forma aunque no se gradúa. Está fuera del sistema y, evidentemente, Caine la cogerá como ayudante. No creo que en su cargo tenga que dar muchas explicaciones sobre la titulación del personal a su cargo porque, al fin y al cabo, se supone que él sí sabe que el hombre llegó a la Luna de verdad.
De hecho, es muy curioso. A Kubrick también se le ha acusado de ser un cineasta demasiado frío (tampoco quiero comparar a "papá" Stan con el "primo" Chris pero viene al pelo por las características de la película) y no me parece que haya hecho, precisamente, películas que no hayan llegado. Yo creo que hay en la mirada de Nolan un enorme cariño por la figura del padre porque ahí es donde está personificada la rabia del puñetero poema de Dylan Thomas que tanto se nos repite en la película. Y además creo que es muy evidente. Lo de los hijos, sí, pueden estar vistos con más distancia (los dos y, sí, sobre todo el chaval) pero el amor que cuenta, el que nunca falla, el que siempre es constante, hagan lo que hagan los hijos es el del padre. Y creo que ambos lo sabemos ¿verdad, Carpet?
Abrazos en los talones.

CARPET_WALLY dijo...

Bueno, bueno, vale, acepto barco como animal acuático. Que no es necesario intentar sacarle faltas a Hitch, porque efectivamente como bien dices no se puede comparar una cosa con otra, y el gordo si que sabía como hacer que las emociones traspasaran las pantallas y tocar las teclas adecuadas para que no nos hicieramos preguntas.
Es evidente y lo dije desde el principio que Nolan no lo consiguió conmigo, pero veo que con vosotros si y eso quiere decir que el problema es mio y que Nolan acertó, tanto más cuanto que ambos no sois rendidos admiradores del primo Cris que estáis dispuestos a jalearle cualquier tontuna.
"Asín ejque", empezaré a considerar "Interestelar" en la lista de buenas películas dignas de reconocimiento que a mi no me gustan nada. Una más.

Y que conste que lo digo sin "acritú", que a veces uno tiene que comprender que sus sensaciones no tienen porqué ser las correctas y vosotros me mereceís el suficiente respeto como para aceptar que yo puedo estar mucho más que equivocado.

Una vez más he de agradecer hablar de cine con vosotros, que no se trata de ganar ni perder la discusión sino de ganar (siempre ganar) aprendiendo con el intercambio de opiniones y esta vez también lo he hecho.

Abrazos agradecidos (y cálidos, estos si)

César Bardés dijo...

Nada más lejos de mi ánimo que el convencerte o tratar de que cambies de opinión, sé que eso no lo voy a conseguir y, además, hace tiempo que intento no convencer a la gente salvo en lo que se refiere a la pasión por el cine, cosa que contigo no hace falta.
De todas formas y en todo caso, tienes toda la razón en lo que dices. Las sensaciones son muy íntimas en cada cual, incluso hablando de cine y pueden verse distorsionadas por la sencilla razón de que no entras en la historia y ya está. A mí me pasa con muchísimas películas y, eso sí, trato de comprender los motivos de los demás para que aquello les guste o les parezca destacable.
Y ahí está el quid de la cuestión. El tema es ganar todos. Tú,Dex,Santi o cualquiera que se acerque a estas humildes páginas, incluido yo mismo que, no creas, también aprendo a ver tu punto de vista, lo comprendo, aunque no lo comparta y hace que mi visión de la película sea mucho más completa y mucho más rica. Así que, en todo caso, el agradecimiento os lo tengo que dar yo a los dos, que habéis puesto siempre el argumento por delante y con mucha convicción, no solo en esta película, sino en todos los comentarios que hacéis, verdadera obra de consulta para el que, como yo, tiene que elaborar una opinión que llegue a importar a alguien.
Yo también he aprendido, Carpet y Dex. Eso no tiene precio.
Abrazos que perduran a través de la quinta dimensión.

Anónimo dijo...

Mentiría si dijese que me he leído la entrada entera y los comentarios de todos. Quiero ver la película primero, y que nadie me haga spoilers. No he visto trailers, ni sinopsis. Nada. Seguro que lo comprendéis. Ya me pasaré por aquí cuando la vea.

Abrazos ermitaños

Santi

César Bardés dijo...

Por supuesto que lo comprendemos. Hay gente a la que le gusta leer el artículo antes de la película y hay gente a la que le gusta después. Que cada uno haga lo que quiera. Eso sí,para otras ocasiones te avisamos de que en la sección de comentarios muchas veces desmenuzamos la película en.cuestión y eso incluye los inevitables "spoilers", no así en los artículos porque rara vez desvelo algo de nada.
Abrazos comprensivos

Anónimo dijo...

Ya lo sé, no te preocupes.

Por cierto, adivina quién ha adquirido un ejemplar recientemente de "El ojo privado" ;)

Abrazos con olor a libro nuevo

Santi

César Bardés dijo...

Uffff....pues espero que al "afortunado" que lo haya comprado no le aburra demasiado. La emoción es lo que tiene, que algunos tienen una, y otros, otra.
Espero que te guste. De verdad.
Abrazos expectantes.