viernes, 12 de febrero de 2016

EL RENACIDO (The revenant) (2015), de Alejandro González Iñárritu

Tierra. Dura y seca aunque la nieve la cubra. Testigo silencioso de nuestras penas y de nuestros consuelos. Embalse de lágrimas que nunca se llena y que siempre espeta en la cara toda su frialdad. No regala nada. Solo un hueco en donde descansar los huesos cuando todo ha sido vencido. El agua la hiere con sus ríos de cauce inmisericorde, que llevan con la fuerza del destino hacia el final. Hogar de los árboles que, enhiestos y orgullosos, desafían al cielo con sus copas como uñas intentando llegar al paraíso. Ella es traicionera. Ella es el único lugar del mundo en donde sentimos nuestros propios pasos. Sinceros. Rítmicos. Heridos. Furiosos.
Raíces. Las garras que se hunden en la tierra para impedir que el viento pueda doblar nuestras ganas de vivir. Son los tentáculos que evitan que la misión de nuestras vidas se desvíe y que nos trae de nuevo la imagen de aquellos que hemos querido con el alma y se han ido con nuestro corazón. No temen al frío helador. No esperan piedad. Solo son la base y el primer síntoma de la grandeza a la que pueden dar lugar. Tal vez porque las raíces saben que la venganza está en manos de Dios y la pena las hace más fuertes para cumplir una última voluntad, aunque sea derramando la poca sangre que queda en el tronco, la poca razón que permanece en la mente, la poca supervivencia que aún resta en el ánimo.
Cielo. El lugar del descanso. Allí donde debe estar todo lo que hemos amado, todo lo que ha hecho que merezca la pena vivir en un lugar tan inhóspito como impío. El sol parece que regala algo de luz a regañadientes y las ascuas del fuego vuelan hacia él intentando encontrar un Edén de maderas nobles. Es el sitio hacia el que vuelan nuestros pensamientos cuando ya todo ha terminado porque no hay muchos más lugares donde ir. Allí no habrá heridas, ni temores, ni luchas sobrehumanas por la supervivencia más terrible. Solo cielo y descanso. Temores dormidos. Frases dichas al oído para asegurarnos de que el equipaje y la piel los llevamos encima. Y el tremendo amor que hemos destilado en un caminar que ha sido asolado por la muerte. Todos los abusos cesarán. Todos los sueños serán pasto de las estrellas. Luces de belleza que se atisban desde un valle repleto de sangre y rencor.
Impresionante película del mejicano Alejandro González Iñárritu que hace gala de un dominio técnico que, en algunos momentos, llega a recordar, esta vez sí, al propio Stanley Kubrick. Para ello cuenta con un Leonardo di Caprio que se fusiona con el entorno para ser una mirada que dice muchas cosas en un cuerpo que se convierte en lienzo de tormentos. También con un enorme Tom Hardy que hiere con la fiereza de estos hombres que casi son animales por culpa de un paisaje que trata de engullirlos y hacerlos parte de su salvaje virginidad. Y mientras, atónitos, asistimos a un viaje por el abuso del hombre blanco que resulta ser tan imperfecto que trata de matarse a sí mismo por un puñado de días que aseguren un futuro algo más fácil en una tierra más complaciente. El resultado es un río de sensaciones que arrastra el escalofrío de una fotografía fantástica en medio de una historia que traspasa sus fisicidades como si todos estuviéramos inmersos en una lucha que nunca acaba con el último tajo de un hacha. Siempre habrá un interrogante por resolver y una respuesta en nuestro interior.

18 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Pues si, hay que alabar el artículo porque es verdareamente hermoso. Uno más y van...Ya te he dicho muchas veces que a veces lo que escribes supera a lo que se ve.
En este caso, va paralelo porque no peuedo negar la belleza que se desprende de esta película, con momentos tan estéticamente magníficos que llegan a embobar. Y sin embargo hay un algo más en tus letras que no encuentro (o no todo el tiempo) en el film de Iñarritu y eso es la emoción. No dudo de que la hay en el que escribe (o filma esn este caso) pero si la puedo afirmar del que lee, cosa que no puedo decir del que ve la película. O al menos ese es mi caso.

Kubrick. Claro, todo el tiempo estaba pensando en él, en el detalle, en la precisión, en la belleza pura de las imagenes (hasta la más horrenda como podría ser la del caballo). Iñarritu se transpone en Stanley y nos entrega una maravilla técnica y visual. Pero si muchos dicen ( o decimos) que Kubrick muchas veces era frio, creo que el muejicano aquí ha sido gélido. Y lo peor es que estoy seguro de que no lo pretendía. estoy convencido de que su interés estaba en traspasar la pantalla con toda la pasión que seguro que él estaba sintiendo mientras rodaba.

¿Y donde está el error entonces?. Pues para mi gusto, comete varios. El primero es el exceso de metraje, con tramas facilmente obviables que no aportan gran cosa a la historia (los franceses, los indios buscando a la hija raptada). Otro es la persistencia de las alucinaciones, alguna suelta podía tener sentido pero regarlas en multiples ocasiones y añadirles simboogias y otras idas de olla, pufff....
De hecho una vez durante la proyección hice algo que jamás me ocurre, suelo ser muy respetuoso y no suelo hablar casi nunca en el cine, casi ni para aclarar alguna cosa a mi chica que a veces me pregunta (ella se molesta por eso, incluso), sin embargo esta vez tras todos esas representaciones oníricas cuando aparece la escena de la india flotando en el aire sobre un Di Caprio tumbado, se me escapó (no fue nada voluntario, de verdad) en voz alta un "Venga ya", del que me avergoncé de inmediato, pero que fue coreado por risas a mi alrededor.

Cierto, Leo merece el Oscar si o si. Brutal, físico, tirando de miradas, con fuerza en cada uno de sus gestos, en sus movimientos...trasnmite dolor, rabia, pena, angustia...Una bestia. Muy bien también Tom Hardy, esas espesas barbas les obligaban a tirar de repertorio de miradas para interpretar y Hardy también da un recital. Yo también destacaría a Domhnall Gleeson mucho más que correcto.

Y si las imágenes son hermosas y llenas de fuerza, si los actores están inmejorables, si la epopeya tiene interés (que lo tiene en principio)...¿Como puede ser que Iñarritu termine dilapidandolo todo en un continuo ensimismamiento buscando una imagen aun mejor, mas maravillosa que la anterior, más original que ninguna y así hace que poco a poco nos apartemos del personaje y que deje de importarnos casi todo lo que le ocurre de tanto llenarnos con distracciones que a fuerza de ser bellas terminan convirtiendose en pesadas?

De hecho, yo creo que llega un punto, cuando Glass llega al fuerte que comprende que debe terminar la película y a partir de ahí, hasta precipita la situación para cerrar la historia con un duelo que, respecto a lo que habíamos visto hasta entonces, podemos decir que es casi convencional.

Tengo pues mis dudas, se debe dar el Oscar al mejor director aquel que es capaz de hacer algo tan maravilloso como los planos secuencia del ataque inicial de los indios o el que con un plano medio simple es capaz de transmitirte toda la emoción de una escena. Si es en el plano técnico, Iñarritu está claro que ganará de galle, si es en el emotivo no puede contar con mi voto.

Abrazos pawnees

dexter zgz dijo...

Bueno, yo también hice crítica pero no la han alabado en ningún sitio, ni siquiera mi vecino. Es más, este me ha obsequiado esta semana con una filtración en el techo.

Ahí lo dejo. Aviso que no te va a gustar tanto como lo que me ha gustado a mí tu post.

http://www.filmaffinity.com/es/user/rating/926763/117532.html

Abrazos alakaras

César Bardés dijo...

Bien. Volvemos a la cuestión de la emoción. Si es cierto que yo comparo a Iñárritu con Kubrick también tengo que asumir que Kubrick, efectivamente, era frío a pesar de todas las virtudes que le acompañaban. He de decir que yo tampoco veo al Iñárritu que pretende sorprender con la siguiente imagen (sí que veo al Iñárritu que pretende sacudir de vez en cuando) entre otras cosas porque los paisajes ya son lo suficientemente impresionantes como para que esté pendiente de algo más. Por ello, a mí la fotografía de Lubezki me parece extraordinaria. Los momentos oníricos no me molestan (¿molestan el hecho de que sean claramente místicos?) aunque bien es verdad que la levitación de esa escena cuando menos, choca. Pongamos que esta misma situación, en lugar de ser en un paraje terriblemente inhóspito lleno de nieve fuera en el desierto...¿a que no le veríais tantas pegas? Si lo pensamos un poco podría trasladarse perfectamente. Y lo que me plantea Iñárritu sí me llega y es que la venganza puede ser suficiente motivo como para seguir vivo. El final es claramente pesimista por mucho que él renuncie. Creo que la interpretación de di Caprio es muy buena, dice muchas cosas con la mirada y tiene una secuencia simplemente extraordinaria y es la conversación que tiene con Domhall Gleeson en el fuerte. "Él no tiene nada que perder. Yo solo tenía a mi hijo y él me lo quitó". La lucha con la naturaleza es uno de los puntos fortísimos de la película. Y es más, creo que Iñárritu, lejos de intentar epatar con la siguiente secuencia dibuja su mejor escena al principio que es el ataque de los indios. Lo de los franceses no me estorba en absoluto puesto que es una trama que tiene incidencia en la principal. La búsqueda de los indios también creo que tiene su incidencia a través, precisamente, de la trama de los franceses y del final con la muerte. No nos engañemos, la película no estaría cerrada si Glass no sigue adelante después de la llegada al fuerte. Si la película se acabara ahí...pufff...anda que no estaríamos todos echando pestes y creo que ambos lo sabéis.
Yo en ningún momento me distraje, estuve en todo momento pendiente de todo lo que pasaba, fui con mi hijo a verla y salió encantado (de hecho, con su habitual laconismo dijo que "había aprendido a sobrevivir con esta película"). Tampoco creo que Iñárritu caiga en el ensimismamiento (algo que podría haber ocurrido al mismísimo Kubrick) porque están pasando cosas durante todo el rato en la película.
Con tu última frase, Carpet...¿estás justificando que la Academia jamás diera un Oscar al mejor director a Stanley Kubrick después de sus nominaciones por "Teléfono Rojo", "2001", "La naranja mecánica" y "Barry Lyndon"? Él era frío, miraba con una terrible distancia a sus personajes y a sus historias y técnicamente, no digo ninguna tontería, posiblemente fuera el mejor. Para mí, Iñárritu ha dado una lección de cine. Para mí, he soñado viendo esta película y he sufrido también. E incluso es posible que haya estado más cerca de Dios o de lo que quiera que haya en otra vida si es que hay algo. Y no pretendo convencer, solo exponer.
Abrazos desde el hueco.

CARPET_WALLY dijo...

jajaja, grande Dex. Eres duro amigo, que diría Buenafuente con voz de Stallone.

No estoy de acuerdo con lo de Di Caprio, a mi si me pareció que se dejaba el pellejo en el personaje y no sólo lo sacaba adelante como dices, también crea aunque efectivamente se tenga que sobreponer a las virguerias oníricas de iñarritu para que puedas empatizar con él. Ayuda que no tiene Hardy y en eso le hace un favor (Dicen por ahí que las broncas entre Alejandro y Tom fueron épicas, casi como las de Glass y Fitzgerald).

Es cierto que te lelgas a cansar de tanto arbol, tanta nieve y tanto paisaje tan excelentemente fotografiado, particularmente irritantes son las repetidas imagenes mirando el cielo con los arboles en punta, que inicialmente fueron hermosas y terminan agotando.

Además hay un error serio en uno de los momentos teóricamente importantes. Cuando el sioux ayuda a leo y van por un espeso bosque hasta que Leo cae del caballo, el indio aprovecha tan frondoso escenario para construir una cabaña y cuidarle. Cuando amanece y Di Caprio sale en busca de su compañero comienza a escalar una colina helada y vemos que el bosque donde se desarrollaba la escena no es más que un grupito de arboles en medio de la estepa blanca. Lo que quiere decir que no todo era paisaje y que había mucho trucaje y los arboles se reproducían de una forma no muy natural, lo que también contribuye a rebajar hasta el disfrute estético.

Pero vamos que en lo del endiosamiento del mejicano estoy más que de acuerdo.

Abrazos con cantimplora

Anónimo dijo...

A mí me encanta todo. Será que vengo con recomendación. Y me encuentro con la historia de amor de un crítico de cine y una película. Quizás sea sólo un affaire pasajero pero pasión hay. Le lanza unas miraditas que ni Carol y Therese, oigan. De momento, parece tan seducido como Miss Belivet en la planta de juguetes de Frankernberg. Para los que leemos, es como un viaje en coche, con música suave y los cristales empañados.

Luego aparece la mirada crítica, la que hace dudar, certera en muchas apreciaciones, pero que nos deja a media canción y con los tacones en la mano.

Y en el tercero, se adivina un cierto aire de desengaño. No lo muestra abiertamente, por eso no sabemos si es desamor o sólo decepción. Su intervención es como la de esa amiga fiel, capaz de recorrer medio país con tal de devolvernos a la realidad.

Sigo atenta a las novedades.

Besos!
Mul

César Bardés dijo...

No me molesta en absoluto lo de los árboles. es algo que refuerza el aire místico que tiene toda la historia. No en vano, en el momento de su publicación, yo puse como título del artículo "Tierra, raíces, cielo" y esos árboles desnudos que intentan alcanzar el cielo también son como raíces que nos atan y, a la vez, nos invitan. Creo que es un paisaje tan hostil hay sitio para espesos bosques (se ven muchísimos como fondo en muchísimas ocasiones), paisajes desnudos y paisajes en los que la Naturaleza se abre paso como puede en elementos extremos. Creo que, de hecho, el paisaje forma parte de la misma historia no solo en sentido estético, sino también en el moral y en el metafórico.
Endiosamientos...bien, vale. Kubrick estaba endiosado. Iñárritu, según rumores, no solo está endiosado sino que además se lo cree (ojo, y no viene solo de Arriaga el comentario) pero, chico, es que a mí no me molesta que se endiose el que de verdad me está dando calidad. Y esto, por mucho que no guste, no es menú del VIPS, lo que sí es menú del VIPS es Wright, Paul Thomas Anderson (que persigue y persigue ser Kubrick y, lo que es aún peor, no falta quien le endiosa en esa dirección) o cualquiera de los cineastas de nueva hornada que se creen el no va más y no nos dan más que basura. ¿O es que no había una demostración de lo que era capaz de hacer Joe Wright en el famoso plano -y larguísimo- circular de la playa de Dunkerque en "Expiación"?
Es muy curiosa tanta indulgencia con "Carol" y tanta dureza con "El renacido". Cuando se estrenó "Birdman" uno de vosotros me acusó de ser distante con respecto a la película. Ahora resulta que estoy demasiado cerca.
Rebienvenida por estos lares, Mul. Ya veo por dónde vas. Gracias por la parte que me ha tocado en tu metafórico comentario con colores cálidos.
Abrazos resucitados.

Anónimo dijo...

He visto la película y los tres decís cosas muy interesantes. Mi valoración es muy simple: visualmente es impresionante, reconozco la complejidad técnica, así como la de la interpretación. Lo demás. Pues a mí me hubiera encantado conectar con esa dimensión mística que tú ves, porque además yo soy muy dada a ese tipo de interpretaciones. Lo que ocurre es que cuando me lo dan tan "mascadito", pues me aflojo. Debo ser yo. Es un poco a lo que se refiere Dex con Marrick. Me resulta más desafiante cuando creo verlo o me lo invento directamente.

Mul

dexter zgz dijo...

No nos hagas trampas, CB, ni nos mezcles cosas, ni nos líes. O te juegas ver a la cría hasta que se haga mayor de edad, no te digo más. Si a mí me gusta que un director esté encantado de conocerse, llamese Chaplin, Orson o Stanley, siempre que lo que obtenga a cambio me guste a mí. Que yo reconozco sobradas en las obras de todos esos que te acabo de nombrar y en más, y aún así. Tampoco definiría la película como menú VIP, y fíjate lo que te digo, tampoco fui con las expectativas muy altas, porque la historia era la que era. Lo que sí me decepcionó, y de hecho es en lo que ambos coincidís contra mí, es en lo de Leo, que creo que está un poco atado de manos con el personaje, y como puntualiza Carpet, un poco supeditado a las piruetas de Iñárritu. También coincido con Car en que la parte final de la venganza se hace demasiado larga y aunque tenga sentido rompe por completo la estructura narrativa que hasta entonces tenía la película.

Venga, que te queremos, tontín.

Abrazos salvajes

Abrazos salvajes

CARPET_WALLY dijo...

Ay Mul, tu sí que sabes llenar de emociones y hacernos poner distancia. Tal vez todo esté más cerca de cómo lo cuentas ( que bien lo cuentas, rediez) de lo que imaginemos.

Pero como soy muy contumaz, voy al lio, que me pirro por estos debates de los que siempre aprendo, y en los que no pretendo nunca convencer (no se puede convencer a nadie de que le guste algo que no le gusta, ni al contrario) pero si expresar mi forma de ver las cosas.

¿Justificación para los no oscares de Kubrick? No. Creo que lo mereció más de una vez, aunque en un par de ellas de las que citas (obviamente "2001..." y "La naranja mecánica") no me motive demasiado al verlas, aunque hubiera votado mil veces para que lo recibiera por "Espartaco". Pero es más, yo no dudo de que se lo vayan a dar a Iñarritu, ni me molesta que lo reciba, sólo digo que yo en esta ocasión no le votaría. Creo que filma de maravilla cada plano, pero que tanto primor se carga el todo.

Puede ser que haya tanto misticismo que lo de la cercanía de Dios a algunos nos quede muy lejano. ¿De qué Dios, al menos? En mi caso soy bastante politeísta y mis dioses son humanos en apariencia aunque cuando escriban, hagan música, filmen, actúen uy otras cosas que a mí me parecen mágicas se conviertan en divinos. (Puedo decir que tuve ocasión de estar cerca de una de esas divinidades con motivo de una reciente presentación...)

Bien, la venganza es suficiente motivo para estar vivo, como si el deseo de vivir no fuera suficiente tiene que tener un anclaje. Ok, eso es lo que nos dice Iñarritu y lo aceptamos y lo damos por bueno y nos llega. En la historia real no había hijo asesinado y sin embargo la epopeya es cierta (lo de sobrevivir y llegar al fuerte). Incluso también salió, una vez recuperado, en busca de Fitzgerald y Bridge, al segundo no se lo cargo porque era joven y al primero porque se había alistado en el ejército y cargarse a un soldado era ir a la horca fijo. Renunció a la venganza con tal de que le devolvieran el rifle que le habían robado.

Yo no he dicho que la película se debió cerrar a la llegada al fuerte ni mucho menos, lo que he dicho (o querido decir) es que a partir de ahí iñárritu precipita el cierre y que finaliza con un duelo poco conseguido para mi gusto.

CARPET_WALLY dijo...

No creo que los franceses tengan una función importante en la trama, yo diría que ninguna (salvo por el detalle de la cantimplora que se podía haber resuelto de cualquier otra forma), del mismo modo la búsqueda de la hija del jefe indio se me antoja sobrante. Que todo lo visto de ellos se reduzca a justificar el final, me parece un exceso. El duelo pudo haber acabado como le hubiera dado la gana a Iñarritu sin esa escena un poco increíble de los indios pasando de largo agradecidos.

Yo creo que si hay ensimismamiento, no estoy de acuerdo en que estén pasando cosas toda la película, de hecho Iñarritu continuamente mete cosas durante la película que si distraen ( a mí al menos) de la aventura principal. Las secuencias oníricas, además de los franceses y de los indios, incluso hay un par de escenas que se cuelan de rondón y no se explican bien. Cuando está regresando la expedición ya sin Di Caprio aparecen como perdidos y expuestos a no llegar jamás, incluso se insinúa que están tomando el camino incorrecto...pero no se vuelve a saber de ellos hasta que Hardy llega al fuerte y están todos allí. Otra es la escena en que Fitzgerald y el joven Bridge llegan al poblado atacado donde toman los caballos (?), no se sabe quién atacó aquello, porqué, qué pinta aquella mujer sola allí, ni obviamente porqué dejaron los caballos ¿murieron todos, atacantes y atacados?

Y lo de las ensoñaciones, no creo que lo importante para hacérmelas creíbles sea el entorno natural. Comprendo perfectamente la alucinación provocada por la fiebre y el estado de Di Caprio, lo que me irrita es su reiteración y su misticismo, precisamente.

Y por último la frialdad de Kubrick, quizá sea cierta en muchos casos, pero pese a su virtuosismo creo que si era capaz de hacerte emocionar, para mí el ejemplo perfecto es la seducción de Lady Lyndon.
Y una cosa más que te he leído el post antes de colgar el mío (tan inacabable, soy un plasta). No confundamos. Ni somos indulgentes con “Carol”, ni duros con “El renacido”, salvo que tu estés dispuesto a aceptar que tú haces lo mismo pero al contrario. Nosotros, al menos yo, decía que le había gustado y emocionado “Carol” y por tanto hablaba bien de ella, aunque puntualizase algún pequeño pero que no minoraba mi opinión inicial. Sin embargo no me ha emocionado, ni gustado demasiado esta y por tanto me resulta fácil recalcar sus bondades tanto como sus peros, que en mi opinión hay más. Tampoco me parece mal que estés cerca de esta película ni me parece criticable que lo estés. En el caso de “Birdman”, no sé si fui yo el que dije que “tu artículo” (no tu) parecía algo distanciado si como decías te había gustado tanto., que ese disfrute no se reflejaba demasiado en las letras. En esta ocasión si y ya te digo que me parece muy bien y que el post merece todos los elogios.

Abrazos en camilla

César Bardés dijo...

Yo creo que la escena de la iglesia derruida es muy impactante e, incluso, emocionante, Mul. Recordemos la ascendencia latina de Iñárritu que, seguramente, lleva un peso religioso mucho más decisivo que Malick y, desde luego, Kubrick. Yo sí lo entiendo y fíjate que lo entiendo como que es un recurso que el propio Glass tiene al alcance por la sencilla razón de que cuando no existen más razones solo queda Dios, y eso es lo que él tiene, nada más.
Sigo sin estar de acuerdo con el trabajo de Leo. Creo que el hecho de que un personaje tenga muy pocas líneas de diálogo lo hace aún más complicado de interpretar y di Caprio resulta que aquí hace frente a un personaje que requiere de un gran peso físico, algo que yo he avisado desde hace mucho tiempo por aquí, que le faltaba más actuación corporal porque no sabía darle empaque suficiente a todos los personajes que interpretaba. Ya demostró algo de eso en "El lobo de Wall Street" y aquí lo supera con creces y quizá, dentro de algunos años, estaremos hablando de el actor más grande de su generación. Aún reconociendo que, efectivamente, Tom Hardy lo hace realmente bien y que el Oscar a Stallone se va a quedar en muy injusto teniendo a Rylance y al propio Hardy compitiendo.
A mí no se me hace nada larga la venganza. Entre otras cosas porque estoy esperando el desenlace desde hace mucho y quiero que las distintas tramas confluyan para que haya una solución al enredo.
No, si yo no digo que no me queráis. Me quejo de que, posiblemente la edad, me esté alejando de los gustos en común que teníamos. Si tengo que seguir solo por la estepa helada, creo que aún me defiendo perfectamente.
Abrazos con piel de oso. (por cierto la escena en la que di Caprio se acerca al indio es alucinante porque parece realmente un oso).

César Bardés dijo...

Yo creo que los franceses tienen su función precisamente en que son los culpables del secuestro de la india y que durante toda la película planea la sospecha de que los indios pueden culpar a los "americanos", por llamarlos de alguna forma. Los franceses son unos aprovechados, se quedan con las pieles que los americanos han cazado, hacen negocio sin la hazaña de la supervivencia y ahí es donde radica la historia. Y lo de los indios pasando agradecidos...te puedo aceptar que me digas que eso no es nuevo pero...¿increíble? Si no recuerdo mal en "Zulú", el ejército de indígenas se retira como homenaje a la valentía de los resistentes...¿eso no te parece increíble? En "Soldado azul" se le perdona la vida a Peter Strauss porque se dedica a defender a los indios en el ataque de Custer...¿también eso te parece increíble? A mí me parece de lo más bonito de la película por mucho que ya lo haya visto antes.
Teniendo en cuenta que en todo momento el personaje de Domhall Gleeson no se le dibuja como tonto, yo me creo perfectamente que encuentren el camino de vuelta al fuerte y sin mayor novedad.
Evidentemente la secuencia de la aldea es porque los soldados han estado por allí y han arrasado la aldea, exactamente igual que lo hicieron con la aldea de Glass.
Lo de las ensoñaciones sigo diciéndolo, Iñárritu tiene una carga mística en todo su cine bastante importante (quizá no tanto en "Birdman").
Con la indulgencia de "Carol" y la dureza con "El renacido" no he querido decir otra cosa más que el hecho de que cargáis mucho contra una película que creo que es bastante buena (o que, al menos merecería ese calificativo) y que enaltecéis (quizá en exceso) otra que yo no he dicho en ningún momento que no sea buena, sino que no me ha gustado que es muy diferente.
Gracias, en cualquier caso, porque todos habéis elogiado más mis letras que la película, lo cual no sé si eso me hace realmente justicia.
Abrazos con carne cruda.

César Bardés dijo...

Exagerado, cuando menos, con lo de la presentación.
Recordemos, por otro lado, que el cine de Iñárritu es bastante pesimista en sí mismo. Por eso digo que el final no es nada feliz. Ese último plano con di Caprio mirando a la cámara ya dice suficiente sobre sí mismo y a mí me parece, creo que lo hemos dejado bien claro en muchas ocasiones, que un cineasta tiene licencia para modificar la historia de la que parte a su estilo y conveniencia y creo que Iñárritu lo consigue porque, a pesar de todo lo que comentáis, no decepciona. Si al final, resulta que después de todo lo que pasa y sufre, no va a por Tom Hardy porque se ha alistado en el ejército...la gente saldría con una decepción enorme. Es más, en mi sala hubo aplausos al final de la película y, cosa rara en los últimos meses, el lleno era absoluto teniendo en cuenta que era una sala bastante grande. Y la trampa que tiende a Hardy con el palo me parece sencillamente estupenda, muy del Cid Campeador por cierto.
Abrazos en la hoguera.

CARPET_WALLY dijo...

No, a ver yo no he querido decir que no se pueda modificar la historia y meter el asesinato del hijo, para potenciar más la resolución de Glass, ni que no haya que consumar la venganza sino reflejar la realidad, faltaría más. Sólo e contado la versión real para dejar claro que a veces la realidad supera la ficción y que el tipo realmente se machaco más de 200 kilometros sólo, malherido y huyendo de los indios para llegar hasta el fuerte sin más que el deseo de vivir.

No creas que nos alejamos tanto en gustos, algunas discordancias vienen bien para que nos demos cuenta que hay más puntos de vista, aunque me parece curioso que en tus salas los espectadores coincidan con tus apreciaciones y en las mias con las mias, será que veo o escucho sólo lo que me refuerza. Y si no recuerdo mal, coincidmos los tres hace nada con la peli de Spielberg y tu y yo con la de "Joy", incluso en parte con "la gran estafa" y con "Spotligth" a la que dex y yo rebajambamos el nivel que tu le dabas, pero nos parecía buena.

Yo tampoco digo que "El renacido" sea una mala película, sino que no me ha gustado. Como he dicho creo que ttiene cosas visualmente alucinantes y ya he copmentado las interpretaciones, mis peros van para el conjunto, casi como en "2oo1,...", otra vez las partes y el todo, auqneu aquí hay partes wue me sobran.

Y si, claro que Gleeson no es tonto y es capaz de llegar, pero la escena anterior juegaba a que andaban perdidos y que luego eso no tiene continuidad. En cuanto a la escena del poblado atacado, vale ha sido atacado por soldados como la aldea de Glass ¿y?...¿reflejar la piedad de Bridge?...de hecho, si algo no se entiende es porqué Hardy le deja vivo (al parecer en la historia real el chaval no era tan inocente como en la película).

Y lo increíble de la escena no es que pasen de largo, algo que como bien dices ya hemos visto otras veces, si no la oportuna coincidencia en el tiempo y en el espacio de justo el momento culminante. esa venganza no se me hace larga, antes al contrario se me hace precipitada y que no guarda relación, en eso estoy de acuerdo con Dex con la estructura narrativa anterior. En cuanto a la trampa también me parece genial, tanto como que hay estaba el final correcto, pero no se entiende la demora en aprovecharla y dejar que el otro se te escape hasta el punto de jugarsela a un cara o cruz final.

Y repito que estoy de acuerdo con lo de la gran actuación de Di Caprio y coincido que interpretar sin palabras es muy dificil y en que esa mirada final a camara impresiona de verdad.

Y no hemos dicho nada acerca del ataque del oso que es una escena verdaderamente alucinante. Con infografia o no, acojona.

Abrazos con pieles enterradas



CARPET_WALLY dijo...

Pido disculpa por todos los errores gramaticales y tipográficos, si encima que escribo tanto repasara lo que escribo mis comentarios de hoy se publicarían el lunes.

"ahí estaba el final correcto" era una de las expresiones mal escritas que quiero corregir, al menos esa.

Abrazos avergonzados una vez más.

César Bardés dijo...

Tal vez sean tiempos en los que nada es seguro y eso hace que uno sienta más el desacuerdo. La escena de que se pierden no tiene más que la función de subrayar lo importante que es Glass para el grupo, porque es el tipo que se orienta con el aire. Es el verdaderamente válido para el grupo (mucho más que Hardy) y al prescindir de él, el grupo queda huérfano y mucho más a merced de esos indios que a ti te parecen tan prescindibles.
Hardy le deja vivo a Bridge. Interesante cuestión la que planteas. Yo es que a Hardy no le veo como un asesino sino como a otro superviviente. Todo lo que hace es para sobrevivir pero lo hace de un modo totalmente distinto a como lo hace di Caprio. Incluso el robo me parece que lo hace como medio para la supervivencia, para poder irse y enrolarse en el ejército. De hecho, Hardy sería el líder del grupo de no estar di Caprio. También es verdad que hay un componente racista en Hardy y eso hace que el personaje nos resulte mucho más odioso que el mucho más "espiritual" de di Caprio en todos los sentidos (algo que, por otra parte, tampoco molesta en muchas otras películas de blancos integrados en comunidades indias).
A mí no me chirría que los indios anden por allí, acaban de terminar con los franceses. Hay uno de los franceses que se ha escapado, siguen las huellas...me pareció de lo más normal. Y así vemos que el personaje de di Caprio suelta esa frase de "La venganza no está en mis manos, sino en las manos de Dios". Es decir, suelta a Hardy para que los propios indios hagan su justicia. La eliminación de Hardy no puede ser tan fácil después de todo lo que nos ha contado la película. No hay ni una sola cosa que sea fácil para el protagonista. Nada. Cero. Y ahí está uno de los puntos fuertes de la película. Y en el fondo, di Caprio tiene que luchar contra su mismo reflejo, otro superviviente.
Y el ataque del oso es una grandísima escena. Mi hijo, muy amante de la zoología, dice que el gran error de di Caprio es moverse después del primer ataque, que si se hubiera estado quieto, los oseznos y el oso (u osa) se hubieran marchado después de haber encontrado algo de comida.
Por cierto, para mí, muchísimo, pero muchísimo más irritante el Iñárritu de "21 gramos" que éste. Por cierto, también muchísimo misticismo en esa película.
Abrazos con escopeta de mecha.

CARPET_WALLY dijo...

Bueno es que esa es otra cuestión, muchos alaban el Iñarritu-Arriaga, pero yo no puedo con eso. Ya he dicho muchas veces que no entiendo las pel´ciulas de sufrir por sufrir, así que ni "Babel", ni "21 gramos", yo no digo que sean malas pero a mi no me gustan nada de nada. No he visto "amores perros" precisamente por eso, ni "Biutiful" por lo mismo.
Sin embargo me entusiasma "Birdman" a la que no le falta también una visión mística peo yo diría que mucho menos, como dice Mul, evidente y eso la hace más disfrutable. Y la escena de la iglesia derruida, en mi caso juega en contra, nada impactante precisamente por que no te deja opción, no sugiere te explica. Y además eché de menos a Eli Walach con su sombrero, la pistola al cinto y la canana de balas cruzandoa al pecho.

Y Hardy, será un superviviente y un posible lider, pero la película le pinta como un mal bicho, un asesino, un metiroso, un cobarde, un egoista avaro, un racista, un quejica, una mosca cojonera...lo tiene todo, vamos. Porque la película no tendría sentido si no, pero desde el ataque de los indios hasta que el tataque del oso, yo me lamentaba de que no se lo hubiesen cargado en el ataque inicial de los indios de tanto que daba el coñazo. Creo que en esa visión del personaje, Iñarritu también la caga porque le hace odioso y no tiene nada bueno a lo que agarrarse. tampoco hacía falta tanto ensañamiento.

Abrazos en cascada

César Bardés dijo...

Bueno, es que cuanto mejor es el villano, mejor es la película. A mí me parece casi mejor el Iñárritu sin Arriaga que con. A mí sí me impacta la escena de la Iglesia y el abrazo con el árbol. En muchas civilizaciones indígenas se tiene la creencia que abrazándote a un árbol estás recibiendo el alma de los enterrados y creo que por ahí van los tiros. Lo siento, me impresionan mucho las iglesias derruidas (recomiendo visita a San Pedro de Arlanza, es fantasmagóricamente hechizante). No me parece más que una ermita construida en medio de ninguna parte, como tantas y tantas otras que hay.
Yo no creo que Iñárritu la cague con la descripción del personaje de Hardy. Es más, en un fotograma sale como uno de los soldados que sueña di Caprio en la matanza de su aldea. Eso da una idea también de por dónde van los tiros de Iñárritu.
Abrazos con campana.