viernes, 26 de febrero de 2016

EL RENACIMIENTO DEL OSCAR



Echemos por un momento la vista atrás y tiremos de hemeroteca. En la última semana de marzo de 1966, hace cincuenta años, se entregaban los Oscars. No fue un año especialmente bueno pero he escogido esa fecha por la redondez de su cifra. Podríamos haber cogido cualquier otra. En aquel momento, asumida la cuenta de que muchas películas se estrenaban con un considerable retraso en España, convivían en cartelera películas como Los raíles del crimen, de Costa-Gavras; la ganadora del premio de aquel año, Sonrisas y lágrimas, de Robert Wise; Mary Poppins, de Robert Stevenson que fue el premio a la mejor actriz el año anterior para Julie Andrews; La ingenua explosiva, de Elliot Silverstein que proporcionó el  Oscar a Lee Marvin; El coleccionista, de William Wyler; la última producción de Samuel Bronston en España El fabuloso mundo del circo, de Henry Hathaway; Help!, con los Beatles en la cresta de la ola; Los cuatro hijos de Katie Elder, de Henry Hathaway; se acababa de estrenar con muchísimo retraso Ciudadano Kane, de Orson Welles; en España el nuevo cine español intentaba abrirse camino con Crimen de doble filo, de José Luis Borau; compartían cines tanto Goldfinger como Desde Rusia con amor a mayor gloria de James Bond; Sam Peckinpah intentaba sacar a flote su Mayor Dundee; la gente se reía a mandíbula batiente con Jerry Lewis y Tony Curtis en la maravillosa comedia de enredo Boeing, Boeing, de John Rich; Frank Sinatra se evadía de los nazis en un viaje improbable en tren en El Coronel Von Ryan, de Mark Robson; Anthony Quinn se marcaba un baile mítico en Zorba, el griego, de Michael Cacoyannis; John Ford realizaba su último western con El gran combate; Alexander MacKendrick reunía a Anthony Quinn y a James Coburn para la perturbadora Viento en las velas; también se estrenaba con retraso ¡Viva Zapata!, de Elia Kazan y se disfrutaba del primer Oscar a un actor protagonista de color como Sidney Poitier en Los lirios del valle.

No fue un gran año…pero hay que ver qué diferencia con la cartelera que nos podemos encontrar hoy en día. Sin embargo, desde el mismo momento en que se anunciaron las nominaciones hemos podido comprobar que el nivel ha subido ligeramente, que el Oscar, aunque tímidamente, ha experimentado un pequeño y esperanzador renacimiento en la calidad de las películas nominadas. Y eso, se mire como se mire, es una buena noticia para cualquier cinéfilo que, de verdad, ame al cine.
El premio a la mejor película será, sin duda, para El renacido, de Alejandro González Iñárritu. Con ecos de Las aventuras de Jeremiah Johnson, de Sidney Pollack y con un estilo marcadamente perfeccionista que por momentos recuerda a Stanley Kubrick es una película de supervivencia, de misticismo, de venganza y de Naturaleza extrema que no ha gustado a todo el mundo pero ha sido difícil de realizar y no tiene un rival que pueda hacerle sombra.
Como mejor actor parece que tampoco hay duda de que, por fin, será el año de Leonardo di Caprio. Después de cinco nominaciones es hora de que se le otorgue un reconocimiento a un hombre que ha pasado de ser el niñato favorito de las quinceañeras a un actor hecho y derecho, con recursos impresionantes, capaz de llevar él solo una película sin apenas diálogos y con una presencia en pantalla que llega a ser magnética, atractiva y que le convierte en uno de los mejores actores de su generación.
Puede que el Oscar a la mejor actriz esté un poco más abierto pero es más que posible que el premio vaya para Brie Larson por su papel de abnegada madre en Room, una película, cuando menos, curiosa que narra el terrible drama del secuestro de una joven prolongado a través de los años por parte de un hombre con el que llega a tener un hijo sin renunciar en ningún momento a la libertad. Lo bueno del papel de Brie Larson es que huye de las estridencias y de los desgarros, está complicadamente sobria en todo momento sin renunciar al dramatismo y consigue un raro equilibrio que la coloca por encima de sus competidoras. Además así la Academia cumple con creces con el consabido premio para el cine independiente..
En el apartado de mejor actor secundario la Academia se decantará por el premio a un personaje que nos ha estado entreteniendo, de una u otra manera, durante más de cuarenta años y ése no es otro que Rocky Balboa interpretado de principio a fin por Sylvester Stallone, en esta ocasión en la menos que mediocre Creed. Un premio injusto porque el ganador moral debería ser Mark Rylance por ese espía gris e impasible de El puente de los espías (probablemente una de las mejores películas del año a la altura de El renacido). Hollywood siempre tiene algún premio compensatorio y esta es la categoría en esta ocasión.
El premio que más abierto está es el de mejor actriz secundaria. Es muy posible que la que se lleve el gato al agua sea Alicia Vikander por La chica danesa pero está rondándolo muy cerca una excepcional Rooney Mara por Carol. Personalmente creo más meritorio el trabajo de la segunda pero me temo que aquí su crítico favorito se va a equivocar. Sin olvidar la opción Winslet por la muy mediocre Steve Jobs o incluso la intensa Rachel McAdams por la excelente Spotlight.
El director ganador será Alejandro González Iñárritu por El renacido. Rodaje difícil, película excelente, actores a un gran nivel (no olvidemos que, además del enorme trabajo de di Caprio también anda por ahí un fantástico Tom Hardy), técnica impecable, fotografía esplendorosa…tiene todos los ingredientes para ganar. Eso sí, que el mejicano se despida de otro premio hasta dentro de muchos, muchos años.
La mejor película de habla no inglesa tiene una clara favorita con El hijo de Saul, producción húngara dirigida por Laszlo Nemes. Hace muchos años que no se premia a una película de Hungría (que yo recuerde desde que Istvan Szabo lo ganó en 1981 con Mephisto basándose en la novela de Klaus Mann) y además es la mejor. Quizá la francesa Mustang, de Denis Gamze Erguven tenga sus opciones pero son mínimas frente al huracán del este.

Spotlight tendrá su premio al mejor guión original y algo más abierto se presenta el de guión adaptado con opciones para La gran apuesta aunque en mi gusto personal entra mucho mejor una película de enorme sensibilidad y buen hacer como Brooklyn. En todo caso, habrá que estar atentos para ver si este crítico se equivoca como es habitual y si Hollywood sigue, poco a poco, renaciendo en el imaginario de tantos espectadores que estamos ávidos de historias buenas que nos trasladen de esta realidad en la que ninguno quisimos vivir. Para eso están los sueños. Para eso está el cine.

10 comentarios:

dexter zgz dijo...

Tampoco te tienes que ir al año 66. El año pasado con "Birdman", "El gran hotel Budapest", "Whiplash"o "The imitation game" los Oscars presentaban un tono mucho menos sombrío. Yo de todas formas, creo que dentro de unos años al recordar 2015 nos acordaremos de "El año más violento" (ninguneada en los Oscars del año pasado), "Sicario", "Del revés" o "El puente de los espías" (ninguneadas este, porque nominar la peli y no nominar al tito Steven es ningunear ni más ni menos). Incluso una peli a la que yo no le quito mérito como es "El hijo de Saúl" la veo unos peldañitos por detrás de "El club", si cabe más incómoda de ver que la húngara, o ya que nos ponemos de "Loreak", que ya sabíamos que no iba a estar ahí en el corte, pero que sigo pensando que es preciosa.

Así que mis favoritos serían El puente (con Spotlight de alternativa a años luz), Leo (por simpatías na más), Rampling, Rylance y Mara. Como ves, pleno al 15 con lo que saldrá.

Abrazos desde la red carpet

César Bardés dijo...

De todas formas, creo que tenemos esta discusión todos los años. Una cosa es lo que uno quiere o prefiere que gane y otra es lo que cree que va a salir. El artículo va en dirección de la segunda opción. Para mí la mejor película del año es "El puente de los espías", es la mejor y es la mejor, punto. Pero no va a ganar. Ojalá ganara Rylance y no Stallone. Esto de los pronósticos es siempre moverse en una tierra de nadie que no sabes cómo saldrá. También prefiero que gane Mara pero como crítico de cine que se las da de saber, tengo que poner el punto de miro en lo que creo que va a salir y jugar un poco a pitoniso.
Mi intención no es decir que el nivel de los Oscars entre los de hace treinta años y los de ahora. Lo que he querido decir es la diferencia de la cartelera de treinta años (lo he cogido de un ejemplar de "La Vanguardia" del 22 de marzo de 1966) con la cartelera que tenemos ahora para evidenciar el nivel general del cine. En todo caso, estoy de acuerdo contigo en que los Oscars, desde que tocó fondo con "Doce años de esclavitud", no han ido más que ganando aún aceptando el perfil bajo que exhiben en las nominaciones.
Abrazos dorados y feliz día de San Cine.

CARPET_WALLY dijo...

Estamos tan de acuerdo en esto que me recuerda a cuando nos gustaban las mismas pelis y todo, jejeje.

si, la apuesta entre lo que preferimos y lo que saldrá es siempre perdedora para nuestros gustos, salvo el año pasado que, al menos en mi caso, ansiaba el triunfo de "birdman" e Iñarritu, sobre todo frente al favoritismo de Linklater y "Boyhood".

Este año, también preferiría "El puente de los espias", Leo, Yenni (a la espera de ver a Brie), Rylance o Ruffalo (con la pega de que Carell no haya entrado) y Mara. No me decanto por las extranjeras porque no las he visto.

Y en cuanto a que cualquier año pasado fue mejor, pues a nada que echemos la vista atras un par de decadas nos encontramos con una cartelera infinitamente mejor. Con lo de "12 años de esclavitud" no estoy tan de acuerdo en que tocasen fondo, quizá si en premiados, pero no en cartelera, recordad que en ese año competían también en diversas categorias : "Gravity", "A proposito de Llewyn Davis" (que a vosotros os gustó mucho más que a mi), "El lobo de Wall Street", "Agosto", "Nebraska", "Frozen", "cuando todo está perdido", el Allen de turno con "Blue Jasmine", "La gran belleza"... a ver no es lo del 66, pero aun puedes encontrar alguna que otra peli aceptable.

Abrazos benevolentes

César Bardés dijo...

A ver, no confundamos. Yo estoy hablando simplemente de películas que "convivían" en la cartelera no de películas que concurrían a los Oscars. Si nos fijamos, la situación en España era tan desastrosa en cuanto a la distribución de películas que solo convivían en ese momento "La ingenua explosiva" y "Sonrisas y lágrimas" para que fueran candidatas al Oscars de aquel año, todo lo demás estaba fuera de los Oscars. En cuanto a lo que afirmas, sin duda, que había películas de tronío en aquel año (sistemáticamente ninguneadas por la Academia). Ahí nombras "Gravity", que no te gustó y, sin embargo, me parece veinte veces mejor que "Doce años de esclavitud", "A propósito de Llewyn Davis" es que ni siquiera tuvo una nominación para Oscar Isaac. Vale con "El lobo de Wall Street", con "Agosto" y con "Nebraska". "Frozen", para mí gusto, bajó bastante el nivel aunque fuera el exitazo que fue. "Cuando todo está perdido" estaba bien pero no era una película redonda. A mí "Blue Jasmine" no me gustó salvo por el trabajo de Cate (ahí sí) y "La gran belleza" ya hemos comentado el soberano coñazo que nos parece a los dos. Ojo, ojito que no fue tan buen año tampoco en los Oscars.
Y desde luego no es lo del 66. Y lo cogí al azar para tener una cifra redonda de 30 años...menos mal que no hice con 25 y nos vamos al año 71 que es el de "French Connection"...
Yo el año pasado, no ansié solo el triunfo de "Birdman" sino que también lo pronostiqué frente a la mierda pinchada en un palo que era "Boyhood" (por ahí está el artículo si queréis comprobarlo, al que titulé "El Oscar echa a volar").
Abrazos adivinatorios.

dexter zgz dijo...

Claro, es lo que hablamos siempre también, los Oscars es una cosa divertida, frívola, y al final lo que importa en el fondo es quién es la que ha ido la más guapa y el más guapo. Lo importante no puede ser que la ganadora coincida con tu favorita porque la mayoría de los años saldrías con un cabreo de mil pares. De hecho "Birdman" el año pasado fue una de una de esas raras excepciones en la que mi favorita del año gana el Oscar (se me ocurre otro ejemplo con "La lista de Schindler" pero se pueden contar con los dedos de una mano y quizá sobren).

También lo contaba ayer, que no cualquier película tiene perfil de Oscar. Y en eso los gustos han cambiado, y las tendencias. Cojo un año al azar, el 85 ganó "La fuerza del cariño" que hoy sería impensable que ganara (por eso es impensable que gane este "Brooklyn"). Aquel año estaba "Fanny y Alexander", ¡¡Fanny y Alexander¡¡ palabras mayores. Los Oscars no premian lo mejor del año, sino películas con un determinado perfil. Y siempre prima un cierto criterio de comercialidad, y quizá por eso son tan sorprendentes triunfos como los de "Argo" o "En tierra hostil".

Abrazos con smokin

CARPET_WALLY dijo...

No gustandome "Gravity" estoy de acuerdo que es mucho mejor que "12 años...", y he incluído incluso las que no me gustaron porque no todo va a ser a mi gusto, faltaría más y por que como firmo, me he puesto muy benevolente.

Y si, reconozco que acertaste el año pasado en tu pronostico y lo más probable es que aciertes también este, más que Rappel yo te veo como Uribarri en Eurovisión que no es que adivinara es que tenía muy calado el tema.

Si, si, yo también entendía que tomaste un año al azar y que considerabas cartelera, no problema y efectivamente si enganchas otro se nos cae el alma a los pies al compararlo con el panorama actual. De hecho yo creo que el año pasado hubo meujor nivel general en la cartelera, no sólo en los premios, que además de las comentadas y oscarizadas yo me lo pasé como un enano con "Los guardianes de la galaxia" (peliculón), con "Relatos salavajes", me parece que "Al filo del mañana" es uno de los Tom cruise´s films más entretenidos e interesantes de los últimos tiempos, y que en el cine español tanto "La isla mínima" como "El niño" eran de mayor nivel que lo de este año.

abrazos repasando

César Bardés dijo...

A ver, voy a puntualizar otra cosa más que sí que había pensado meter en el comentario anterior y, como estoy a cuarenta cosas, se me ha olvidado. Yo lo que he hecho ha sido coger una cartelera de un día en concreto y decir lo que había en cartel...¡¡¡el mismo día!!! ¿Tú te imaginas algo así hoy en día?
Puedo estar de acuerdo con algunas de las que me pones como ejemplos o no. Es cierto que "Guardianes de la galaxia" está muy bien (yo no la llamaría "peliculón" pero entiendo el entusiasmo), que "Relatos salvajes" también, aún cuando digo que hay historias que me interesan bastante menos que otras y disiento bastante con "Al filo del mañana". En cuanto a "La isla mínima" y "El niño" te puedo asegurar que, siendo buenas muestras del mejor cine de género español (parte de mi nuevo libro va en esa dirección mirando al cine negro que se hacía en época del franquismo) te puedo asegurar que no coincidieron en cartelera aunque, desde luego, fueron estrenadas el mismo año.
Abrazos con puntos sobre las íes.

César Bardés dijo...

A ver, Dex, teniendo en cuenta que tienes mucha razón en lo que dices, pero también puntualizando.
Es cierto que "La fuerza del cariño" es una película que no se acerca al perfil de Oscar ni de lejos salvo que hay una pedazo de actriz como Shirley McLaine con su última oportunidad de ganar un Oscar soberbiamente secundada por Jack que hacía un papelón increíble. De hecho, en la famosa ceremonia de entrega, el Oscar a la mejor película lo entregaron Huston, Wilder y Kurosawa para hacer más grande el abismo. Recordemos aquella broma de Wilder que era quien controlaba la historia porque Huston solo podía estar dos minutos desconectado del respirador artificial, a Kurosawa se le trabó el sobre y Wilder susurró "En Pearl Harbor fuisteis más rápidos". Pero no solo eso. Sino que justo antes de anunciar al ganador, el propio Wilder dijo bien alto: "El cine ya no es lo que era. La ganadora es "La fuerza del cariño"
Por otro lado, lo de "Fanny y Alexander"...me haces trampa, querido. "Fanny y Alexander" ganó cuatro Oscars y entre otros se llevó el de mejor película extranjeran que es la categoría en la que competía, no en la de mejor película. Me valdría el ejemplo si me contrapones el Oscar a James Brooks, que sí se lo llevó por "La fuerza del cariño", con Ingmar Bergman, que ni siquiera fue a la ceremonia porque no tenía nada que hacer allí.
Por otro lado...lo siento disentir con todo mi sentir..."Argo" merecía el Oscar a la mejor película...porque no me jodáis con "La vida de Pi".
Abrazos con puntos sobre las comas.

dexter zgz dijo...

No te digo que no lo mereciera, de hecho, lo merecía, he estado mirando las finalistas de aquel año y desde luego era la mejor (Amour de Haneke era la finalista de prestigio). Pero a mí me sorprende -gratamente- por lo que te comentaba de su perfil quizá no tan comercial como en otros casos. Y desde luego es mucho mejor que aquella patochada de Pi (injustificable el premio a Ang Lee).

Con lo de Fanny y Alexander me refiero a que no siempre se premia lo mejor. Quizá sí se entienda el Oscar a la McLaine, pero no a un dramón que en los ochenta no tenía mucho sentido tanta alaraca. Y más con la peli de Bergman en la misma cosecha.

Abrazos suecos

César Bardés dijo...

Desde luego, estoy de acuerdo contigo en que "La fuerza del cariño" no era, para nada una película que respondiera al perfil del Oscar aunque, bien es verdad, que era una época que estaba colgadita de los melodramas y les gustaba más que a un tonto una tiza. Recordemos (y estoy hablando de memoria sin consultar ninguna lista) que no mucho antes se había premiado a "Kramer contra Kramer" (para nada la mejor película de Benton), o a "Gente corriente", otro dramón al uso. Aquel año era mucho más atractivo "El beso de la mujer araña" o, desde luego, "El honor de los Prizzi", ya digo que cito de memoria, me puede bailar el año arriba o abajo.