jueves, 16 de octubre de 2014

PERDIDA (2014), de David Fincher

Es posible que cuando se encuentra a la mujer de tu vida, comience un juego de complicidades e inteligencias que delimitan el territorio en el que la pareja se va a mover. Sin embargo, la vida es siempre una ingrata y le gusta, de vez en cuando, destrozar lo que aparentemente es perfecto y entonces es cuando, sin darnos cuenta, iniciamos una bajada de peldaños hacia la vulgaridad, hacia la nada que se nos impone y en la que nos regodeamos. Y ahí es cuando un abismo se abre y solo se puede cerrar con un trauma que, en el fondo, no es más que otro fracaso de dos.

Un buen día el trauma ocurre. La desaparición tiene un doble filo que es demasiado cortante. Por un lado, el problema se esfuma. Por el otro, todo el mundo alrededor se preguntará el por qué. Y es entonces cuando empiezan las preguntas incómodas, la obligación de confesar aquello que has estado escondiendo porque, en realidad, sabes que eres un mediocre más. La prensa aparece con el sagrado derecho de información y las conclusiones precipitadas y difamatorias que suelen acompañar a unos medios trasnochados y sensacionalistas son creídas y coreadas. El mundo se descoloca porque las miradas ya no son de compasión. Son de acusación. Y así es muy difícil mantener la frialdad.
Sin embargo, la verdad está ahí mismo, solo que envuelta en un regalo. Lo que parece ideal resulta vano y hasta un punto ordinario. El plan funciona porque la gente quiere que funcione. Los equívocos se suceden porque, si se indaga en la intimidad de una persona, salen a la luz cosas de las que todos nos avergonzaríamos. No somos entes perfectos, que calculan al milímetro las reacciones ajenas y manipulan a su antojo los sentimientos y las emociones. Eso se lo dejamos a las mentes privilegiadas que saben tocar el punto débil para hacer que todos se muevan como marionetas, mueran como muñecos, hablen como cotorras y ensordezcan como paredes.
David Fincher dirige con buen pulso este aparente thriller en el que lo planeado se convierte en verdad por arte y magia de un ambiente que presiona, casi siempre, en la dirección equivocada. Para ello, cuenta con una excepcional interpretación de Rosamund Pike, la esposa aparentemente secuestrada, que oscila en sus registros con verdadera inquietud dejando al resto del reparto desnudo y dispuesto a la evidencia. Ella es el centro y razón de toda la trama que se arma alrededor de un crimen del que no hay cadáver. Ella mira y estremece, mira y enternece, mira y sobrecoge, mira y asombra, mira y excita, mira y atrapa, mira y atraviesa. Y todo eso que, bien mirado, es muy literario, resulta fundamental en esta historia de intimidades desveladas, de caras y cruces de terrible acuñación, de maldades puestas en marcha como antídotos, de miserias instaladas más allá de puertas que, en esta ocasión, se abren para dejar pasar a todo aquel que quiera dar rienda suelta al viejo oficio de criticar hasta la saciedad a personas que sufren y que, en realidad, pecan de conformistas a pesar de que intentan cambiar la situación. Quizá al público le encante criticar a cualquier incauto que parezca culpable y que así haya sido presentado en los medios de comunicación. Así es la personalidad de esa bestia que siempre está mirando y que presume de lengua larga y vehemencia comprobada. Se llama gente y tiene el defecto de ser terriblemente voluble.
Y es que más allá de lo que se exhibe ante nuestros ojos como una verdad irrefutable hay muchísimas consideraciones que pueden ser valoradas por los implicados en una desaparición extraña y compleja. Porque solo se oye la mitad de la historia. Porque, quizá, en algún momento nosotros también hayamos caído hechizados por una cara con ángel que parece el cielo bajado a una tierra llena de envidiosos maledicentes.



18 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Pues me temo que no coincidimos demasiado en esta ocasión, querido Lobo.
A mi la película me pareció una tomadura de pelo, una artificio que quiere llegar al espectador inteligente a base de trampas. Sinceramente si en vez de Fincher o Afleck y la Pike estuviera cualquier otro sin nombre, estaríamos hablando de uno de los siestodromos telefilms de mediodia en Antena 3, con la diferencia de que la tortura de la pequeña pantalla no dura 3 horas.

Voy por partes, como las reliquias de Santa Teresa.

Fincher insiste en que nadie comente nada de la película porque cualquier copmentario es un spoiler (por cierto que en tu post, casi dejas volar uno). No comprendo porqué, desde casi el primer momento se ve venir la supuesta sorpresa que sucede a mitad de película. Y si la peli hubiera finalizado ahí, con un poquito más de explicación sobre la relación marital y las verdaderas razones del "extraño" comporatmiento de la gran Amy, lo mismo hasta hubiera colado. Porque hasta ese momento pese a las millones de trampas que nos han ido soltando (¿Fincher? ¿la autora de la novela y adaptadora?, ¿Ambos?), la película manteniía un cierto interés. Fincher se envuelve bien en esos ambientes malñsanos y opresivos donde las cosas no son como parecen.

A partir de ahí la cosa se convierte en una feria apenas sostenida por una actriz de talento, pero cuya peripecia termina por ser tan increible que va perdiendo el sentido.
Y es imposible comentar sin desvelar algunas de las incoherenciasde la trama, tal vez por eso Fincher no quiera que se diga nada. Yo lo voy a hacer.

¿Como puede aparecer la psicopata sin que nadie haya sido copnsciente hasta ese momento? Ni siquiera el marido que hasta ese momento se nos ha presentado como un tipo tan encantador como simple ha descubierto apenas que su mujer es complicada y dada a juegos anuales de sorpresa que él entiende como estúpidos y ella como apasionantes.

Me sorprendía escchar el otro día al director de Cinemania diciendo : "A mi, dadme Fincher y llamarme tonto", para a continuación relatar las maravillas de su cine. ayer escuché a Boyero, comentar que esta peli le había parecido puro Hichcock, yo no le veo más parecido que a "Panico en la escena" por aquello de engañar al espectador de forma consciente.

No digo más, seguiremos debbatiendo. pero a mi m eresultó un timo con una única caracteristica especial: opta por un final poco predecible.

Abrazos con pistas

dexter zgz dijo...

Pues, por una vez y sin que sirva de precedente discrepo y esta vez estoy con Carpet. Me ha quitado de la boca lo del telefilm de Antena 3 y lo de que esto lo llega a dirigir otro, yo que sé, Gregory Hoblit pongo por caso, y estarían todos hablando de thriller rutinario y de mediocridad para arriba. Lo hace Fincher y todos a dorarle la píldora. En eso se ve que no todos los directores son iguales ante la ley.

En este caso, pienso que la culpa suprema no es de Fincher sino de la autora de la novela a la sazón guionista de la peli. Es una historia a la que se le ven las costuras de lejos, el típico best seller destinado a arrasar en las listas con los ingredientes tópicos: secuestros, infidelidades, sexo, morbo... Carne por tanto del susodicho telefilm que se suele nutrir también de los mismos ingredientes. Eso ni Fincher lo levanta.

¿Fincher puro Hitch? Bueno, para empezar Hitch hacía que empatizases siempre con la historia y con los personajes, hasta con los "malos". Fincher presenta su historia y sus personajes con absoluta frialdad, que en unos casos le funciona y en otros, no. En este caso, rotundamente no. A mí el Affleck y la otra me empiezan a caer mal desde el minuto uno.

Además es larga de narices. Los flasbacks pastelosos hasta morirte, una concatenación de casualidades casualidosas. Es una película más efectista que efectiva. Hay escenas que persiguen ese efectismo y caen directamente en lo grotesco. Lo mismo se puede decir de ciertos personajes. El de Neil Patrick Harris es p´a mear y no echar gota (acaban de nombrarle presentador de los Oscars de premio). Y qué me dices de la inspectora toca narices que se acaba tomando unas cañas con el Affleck, pa nota, vaya

Y no digo nada, pero me muerdo la lengua.


Abrazos "ameisings"

César Bardés dijo...

Pongamos el asunto por partes.
Lo primero es que no me pareció la increíble obra maestra del mundo de Dios, como muchos van diciendo por ahí. Me pareció una película aceptable, bien, sin alharacas y punto pelota.
Segundo, es muy difícil hacer un artículo de esta película sin desvelar nada salvo que te pongas un poquito en plan abstracto y, claro, también es complicado emitir un juicio de valor y argumentarlo. Aquí hagamos un aviso al lector. Va a haber spoilers así que no sigáis leyendo.
Por otra parte, vamos a ver. Es cierto que la película tiene grandes errores. Y no es menos cierto que, hasta el momento en que ella aparece, la película no está nada mal. Es cierto también que es previsible lo que va a pasar.
No me molesta lo de la psicópata que pase desapercibida para todo el mundo. Creo que hay muchos psicópatas sueltos (yo creo que hasta he conocido alguno) que tienen apariencia de normales, que hacen verdaderos ejercicios de paciencia para realizar sus planes. El marido no es consciente por una sencilla razón: es un lerdo impenitente y creo que Fincher sí se preocupa de dibujarlo así salvo en los primeros compases de la relación que eso es lo que le va a ella. El juego dialéctico continuo, los dobles sentidos, el coqueteo marido-mujer como si fuera la primera vez. En realidad, ella está enamorada de lo falso porque él no es así. Cuando la vida comienza a dar golpes a esa relación de pareja, ella se aburre y, para ella, la decepción es enorme porque no solo el tipo se vuelve de lo más vulgar, sino que se va embruteciendo poco a poco y le falta un tris para ponerse delante del televisor con su cerveza y mande callar a su mujer porque no le deja escuchar.
¿Dónde están para mí los errores? Te lo voy a decir. Uno es, efectivamente, en la supuesta sorpresa que se produce a mitad de película con la aparición de ella que no es más que un intento de explicar por qué acaba volviendo.
El segundo fallo es que el asesinato no tiene mucho sentido y es la siguiente. La casa está vigilada por cámaras en todos sus rincones. Ella además lo utiliza como prueba para ayudar a soportar su versión de los hechos...pero, si es así, debería también grabar el asesinato (no me vale la excusa de que las cámaras están enfocadas exclusivamente hacia el exterior porque no es verdad por mucho que ella corra hacia una cristalera para montar su teatro. En el plano en que están todas las cámaras, hay planos del interior de la casa. Así pues pongamos otra excusa. No hay cámaras en el dormitorio...pero ella empieza la seducción en el salón...¿eso no cuenta? Con lo cual, es evidente que Fincher pasa por encima de lo que no le interesa para seguir rápidamente con la narración y que el público no caiga en esas menudencias.
Es cierto que la película engaña, estoy de acuerdo. No tanto como Fincher ha hecho en otras ocasiones "El club de la lucha" y "The game" son muchísimo más tramposas. Lo que pasa es que aquí la trampa podría haber sido subsanada. Allí era el verdadero "leit-motiv" de la película.
El final es lo que es, también. El tipo este es especialista en ponerte el mal cuerpo con sus finales. Creo que, de todas formas, deberían mirarse un poco lo de Affleck.
Por lo demás, a mí me parece que es correcta la película y punto. No se me va a sacar elogios a cucharas, eso te lo aseguro.
Abrazos sin trampas.

César Bardés dijo...

Bien, Dex, también tienes razón y a mí me también me chocó lo de la inspectora de policía, un personaje que está mal dibujado a pesar de que Fincher intenta por activa y por pasiva meterle carne. El problema, incluso, no es que ella esté ahí...es que él acepte que ella esté después de la acusación y de la evidente persecución que a la que le ha sometido.
Decís lo del telefilme...yo no lo creo tanto así. Es cierto, y en eso te doy toda la razón, Dex, que no hay ningún personaje con el que puedas empatizar. El más cercano es Affleck pero es que es más tonto que una peonza, las cosas como son. Es un personaje sosito, sin miras, conformista, incapaz de tener el don de la oportunidad (solo es oportuno cuando conoce a su mujer) y además no es demasiado inteligente. Lo que pasa es que ella sí que me parece que está muy bien, por mucho que nos caiga mal. Creo que sus registros son fantásticos y muy creíbles. Yo la había visto por ahí en algunas películas y, la verdad, me he llevado una sorpresa porque no había reparado demasiado en ella y aquí sinceramente me convence en su mentalidad enferma.
Lo del telefilme, que se me va la olla. No veo lo del telefilme porque la película, y en eso creo que estaréis de acuerdo conmigo, tiene un acabado formal bastante bueno, no es chapucero, no tiene ese aire de falsedad que sí tienen los telefilmes. Por otro lado, dices lo de Hoblit...sí, es posible que todo el mundo hablaría de artificiosidad de la trama y demás. ¿Sabes cuál es el error? El error está en considerar que esto es un "thriller". No lo es. Es un drama y eso es lo que le da apariencia de telefilme. Y todo el mundo, además, lo considera un "thriller" y no lo es.
Ya digo, yo no tiro cohetes. Otra cosa que no está muy bien en la película es esos vecinos que ella tiene en las cabañitas de alquiler. Unos personajes dibujados con los pies.
La novela no la he leído pero me han dicho que es espantosa a pesar de su éxito de ventas. Yo creo que Fincher no es ningún genio pero sabe colocar una cámara, eso sí, y sabe dirigir con cierta gracia a sus actores, salvo a Affleck que me parece el Victor Mature moderno.
Abrazos desolados.

CARPET_WALLY dijo...

Bueno, el problema está en que a mi me parecería aceptable una película que no estuviera siendo elevada a los altares de obra maestra por el hecho de que la dirige quien la dirige. Yo creo que hay que ser mucho más exigente con los directores que se suponen numeros uno, que con los que no están en ese pedestal. Digamos que es un prejuicio mio.

Y sería exigente, como lo puedo ser con Scott, con Allen, Con Scorsese, con Nolan, con Almodovar o con cualquier otro de los reverenciados de una u otra manera. Así lo que podría ser aceptable en uno del montón me parece que no lo es en alguno de los nombrados.

Y efectivamente vamos al tema. La psicopatia oculta puede ser aceptable por un comporatmiento normal, pero es evidente que ella no se comporta de manera normal ( lo sabemos luego) aunque con el juego del diario nos están engañando todo el tiempo.
Como dice Dex, los flashback, alguno falso (el de la agresión) tal y como comentaba en la peli de Hitch, son pastelosos. Pero el verdadero objetivo no es contarnos la peripecia de la pareja sino sembrarnos de trampas para que creamos como la policia (que parece lista pero inoperante) que Affleck es mu malo. Y lo que hasta ese momento es una historia de progresivos desafectos se convierte en un relato de casi un asesisno en serie, a eso me refiero cuando digo lo del cambio de personalidad repentino poco creíble.

El tono de la película también tiene altibajos extraños. Comienza como un trhiller en la linea Hitck, cierto, con esas pistas enlazadas que añaden misterio a la investigación. Incluso hay momentos Lynch en Twin Peaks en el relato policial, con la policia lista y los colaboradores...´cosa rara el trato a la vecina paridora a la que se ningunea hasta que monnta la gorda...???

Affleck pasa de tonto a listo tanto como ella de pobrecilla a hijaputa, es él quien maneja los medios de comunicación en su provecho, no sólo para ganarse las simpatias del gran público sino para conseguir "vencer" a su inteligentisima oponente.

Efectivamente, no sólo el asesinato no tiene ningún sentido, toda la historia de Neil Patrick con su casa megaguay y supersuper, la obsesión de este con una persona que no le ha hecho ningún caso en mil años y su desvelo ahora para ayudarla pero a solas, sin que su gran posición le haga plantaearse acudir al mejor abogado, y mover los hilos que necesite para que le caiga un puro al bueno de Ben, pero no colaborar para que le condenen a muerte.
Pero no sólo eso, la historia del motel y los compañeros de vivencias es absurda. ¿Elige vivir allí para engordar y pasar desapercibida? ¿El martillazo para pasar por maltratada?,....un sin sentido.
Y la introducción del humor, que logra que lo que se debía presentarse como apasionante se convierta en algo bufo, lo del escupitajo es algo ridículo.

En fin, que si la primera media hora podías llevarla con interés, según va avanzando a mi me llevó a la incredulidad, no sólo en lo que se me estaba contando sino en como se estaba haciendo.

Abrazos en tinta rosa

César Bardés dijo...

Claro, puede que ahí resida parte del problema. Que a mí Fincher no me parece el sumun de los directores a pesar de que haya una corriente (importante) de gente que haya decidido encumbrarlo como el Orson Welles del siglo XXI. Yo no le exijo mucho porque tengo la certeza de que no es tan bueno. (Es muy curioso, cuando se estrenó "Alien 3" todo el mundo dijo que era una película infecta...ahora me encuentro con gente que se dedica a rebatir esa opinión porque Fincher es el más respetado y sobrevalorado de los directores junto con Joe Wright y Paul Thomas Anderson).
Al lío, cierto ciertísimo lo del martillazo en la cara. No tiene ningún sentido. Cuando ocurre tienes la impresión de que lo hace para perjudicar a Affleck porque ella siempre tiene la intención de reaparecer con lo que la trama se cae hecha pedazos, claro. Otra cosa que no me creo es que ella lleve la cantidad de dinero que lleva encima siendo tan lista cuando hay miles de maneras de no dejar rastro en el sentido económico.
Con Scott (Ridley), seamos sinceros, ya hemos dejado de ser exigentes. Quizá sean casos paralelos. A mí en su momento también me pareció que era la leche en bote y luego se ha visto que no, que es un oportunista de mil pares de narices y bastante mediocre además. Lástima lo de Tony.
El juego del diario, efectivamente, es engañoso...pero también creo que es algo convincente para acusar a Affleck, ni me molesta, ni me deja de molestar. Es una treta más, si se quiere ingenua, pero válida y el espectador pica por una sencilla razón: la máscara que atenaza al personaje de Affleck hace que nos preguntemos si realmente tiene algo detrás de ella o es que el tipo es realmente tan...¿anodino es la palabra?
Lo de la psicopatía (definamos psicopatía, que relacionamos siempre con asesinos en serie y no lo tiene que ser, hay miles de psicópatas en todas partes, incluso hay películas que se empeñan en decirlo bien "asesino psicópata". Psicopatía es la falta de empatía con el prójimo y ella casi diría que es una egoísta del copón bendito y lo que quiere es hacer daño a un tipo con el que ha soñado tener la relación ideal y se ha venido abajo por culpa de la mediocridad en la que cae toda relación).
No me quedó tan claro que el "flashback" de la agresión sea falso (entre otras cosas porque tampoco es una agresión con todas las de la ley, es un empujón y ella cae -típica treta femenina, por cierto-) y creo que la película tiende a mostrar que la policía no es que sea demasiado lista, es que es imposible no culpar a este tío con las pruebas que cuenta.
Lo de la vecina...yo es que creo, sinceramente, que el objetivo principal de la película es poner a caldo a los medios de comunicación y a todos los lerdos del mundo que se dedican a consumir las noticias y opiniones de los medios de comunicación tal y como se cuentan y ahí creo que radica uno de los puntos fuertes de la película, porque es real, porque eso me lo creo totalmente y porque la deshumanización de la sociedad lleva a la inevitable aparición de psicópatas más listos que la mayoría.

César Bardés dijo...

Affleck pasa de tonto a un tonto menor. Me explico. Utiliza el medio de comunicación para cambiar el modo de pensar de la audiencia...seamos sinceros, de una manera forzada (el que tiene la idea es el abogado), y un tanto ingenua...tan ingenua que la gente, abobada por el menú de basura que la televisión da, se lo cree (por cierto, poco énfasis en el cambio de la opinión pública a su favor). Y, sinceramente, es tonto del culo al aceptar el final. Será un final inquietante y todo lo que tú quieras pero también no empatiza con el público porque no creo que mucha gente aceptara lo que él pretende hacer.
Lo de Neil Patrick Harris (¿alguien me puede explicar qué le ven a este tipo?) lo tomo como el típico encoñamiento...asignatura pendiente de un tipo que nunca entendió qué es lo que ella pretendía y que ahora tiene la oportunidad de hacerlo realidad. De hecho, de algún modo, también la tiene prisionera. Lo de no ir a un abogado para cargarse al Affleck, no lo veo tan claro. Como tampoco él ve demasiado claro hacia dónde van a ir los tiros con ella. Por supuesto, lo que él utiliza como gancho es su estupenda posición y el lujo y demás pero no me parece tan increíblemente inteligente como para eso.
Yo es que no vi el humor por ninguna parte, la verdad. Es verdad que había gente que se reía...a lo mejor no está tan lejos del pretendido público que ve los informativos y "realities" que salen en la televisión.
Yo comprendo esas sensaciones, al igual que comprendo esas sensaciones moderadas que a mí me provocó la película...En lo que estoy definitivamente de acuerdo contigo es en no comprender que a esto se le califique de "Obra maestra de un gran maestro".
Abrazos quemados.

dexter zgz dijo...

Uf pues créeme que a mí me repatea más esa actitud de algunos en encumbrar a Fincher que a mí hasta me estaba empezando a convencer de que era capaz de emocionarme contándome historias. A partir sobre todo de "Zodiac" pero también de "El curioso caso de Benjamin Button", "Millenium" y esa película que a mí me gusta más que a vosotros que es "La red social". De ahí a considerarlo el nuevo Hitch, pues mira no.

Yo a lo que voy es a que se trata de una película que se mueve a golpe de efecto. Tiene la misma frialdad que puede tener por ejemplo "Zodiac" pero en esta la intriga era tan absorbente, la ambigüedad era tal, que colaba. Aquí no. Y repito que creo que la culpa fundamental es del guión, de la historia. Es muy efectista.

Y la tendencia al subrayado. De acuerdo que se pretende cargar las tintas en los medios de comunicación, del sensacionalismo con el que aborda cierto tipo de realidades, pero la cinta termina contagiándose de ese mismo efectismo. Y de acuerdo que se trata de pintar a los medios como muy malosos, y por muy tonto que sea Afleck, alguien se puede creer que un periodista le pueda pedir a un hombre en esas circunstancias que se acerque sonriendo al cartel que anuncia la desaparición de su mujer para hacerle una foto. Y que el muy gilipollas encima vaya... y sonría.

Y así muchas. Me hizo mucha gracia toda la escena inmediatamente anterior a la de la ducha. Perdón, por el minispoiler pero me hizo mucha risa que una mujer vaya a un hospital toda ella ensangrentada y salga del hospital igual, que ni la lavan ni nada. Y luego dicen de los protocolos de Ana Mato.

Abrazos perdidos

César Bardés dijo...

Sí, hombre, van a gastar agua y jabón para limpiar a una hijaputa...
Sí, eso también me chocó, tengo que reconocerlo.
Yo es que creo que "Zodiac" tiene una virtud y es su estilo documental salpicado de pequeños incisos con la mirada de Gyllenhaal que es el punto de vista desde el que se ve todo. "El curioso caso de Benjamin Button" pues sí...está bien...pero ya está. A mí no me emociona nada...cuando debería emocionarme mucho. Y "Millenium" tampoco es que me encante (aparte de que la historia ya apesta un poquito, la verdad). Con lo de "La red social" sí que no voy a estar de acuerdo.
El problema quizá es que quiere ser efectista y no lo es tanto y eso va en contra de la película.
En cuanto al gilipollas de Affleck...hombre...si luego se hace un selfie y va el tonto el culo y le pide a la tía que lo borre...¿Que no es tonto de solemnidad? Fíjate que para mí también tenía un algo de atractivo que sea tan tonto, porque hace que el combate sea muy desigual y quizá por eso ella se asombra tanto ante la jugada televisiva que él pone en práctica.
Abrazos en la ducha.

dexter zgz dijo...

Ah y ya puestos hay que ser muy guarra para ir de invitada a una casa y no tirar de la cadena después de mear.

Abrazos desde el retrete

César Bardés dijo...

Uy, eso es menos raro de lo que piensas. Anda que no lo he visto yo eso veces...y que quede bien claro...en tíos y tías.
Abrazos con guantes de látex

CARPET_WALLY dijo...

Bueno, veamos, digo psicopata e incluso asesina en serie de modo figurado, no es que lo sea, es que lo podría ser. De hecho cuando se nos cuenta la relación con el ex al que monta también un plan perfecto para acusarle de violación, nos está diciendo mucho más que lo que comentas, eso de que ella actua por que la relación que ella tenía idealizada se convierte en mediocre.

Y es que ahí es donde falla todo el asunto. Si lo que nos hubieran ido describiendo huboera sido que la relación se va marchitando y que el hombre ideal se va convirtiendo en un monstruo de caras a dentro aunque de puertas afuera fuese un tipo ideal, tal vez hubiera sido una historia mucho más común, pero al menos parecería comprensible el maléfico y perfecto plan.
Pero no, se nos cuenta una fabula fabulosa, ella todo interés y el pierde el trabajo y se convierte en un memo (no en un infierno, sino en un tipo común). Y entonces se pone enferma la madre y ella le pone un bar (???)...Si es que no cuadra nada. Y luego con tiempo libre en vez de hacer calceta o mandarle a tomar por culo planea una movida genial para que le condenen a muerte por no ser excepcional.

En cuanto a lo de las críticas a los medios de comunicación, pufff, son tan simples que agotan. Esas dos presentadoras y comentaristas son tópicas a lo bestia, hasta Jorge Javier Vazquez parace más real. hemos visto criticas de ese tipo en mil películas más y mucho mejor contadas. Vamos hasta la Gail Devers de "Scream" da más el pego como periodista sin escrúpulos o incluso el de "La jungla de cristal".

Y voy a romper una lanza por Affleck, a mi me parece mucho mejor director que actor, lo que es algo reconocido por todos, pero aquí da bien el pego como marido guapo pero anodino, poco más que una bonita sonrisa con poca sustancia (lo mismo es su papel ideal). Actua mal, pero encaja en el rol perfectamente.
Lo de tonto a menos tonto, no lo digo yo sólo porque logra (aunque tampoco se le de mucho bombo, eso es cierto) que el público adocenado deje de odiarle, sino por desmantelar de una forma tan simple como un gesto, una corbata y una frases que sabe que ella querría oir toda una perfecta trama y ganarsela de nuevo. eso no puede ser más increible, salvo que ella esté tan loca como la pintan y la película no sepa si girarse al drama de un matrimonio revenido como dices, a la satira feroz de la manipulación de la información o al suspense del asesinato sin resolver.
Un totum revolutum para el que necesitan casi 3 horas y lo único que puedo reconocer es el acabado formal, como bien dices.

Por cierto lo de encontrar el diario es también digno de repensarselo. Entran en la casa, no miran nada hasta que a la lista se le ocurre echar un vistazo al horno del sotano...Venga ya.


Abrazos en la casa marrón.

César Bardés dijo...

Yo sí me creo el hecho de que una tía que tiene una inteligencia privilegiada tiene puestas todas las esperanzas en su pareja y, cuando éste se destapa como un tipo que es de lo más vulgar, ella se lleve una decepción del quince y comience a desarrollar un odio tranquilo que hace que empiece a desarrollar un juego (igual que hace en cada aniversario) que haga que a él se le condene por asesinato. Sé de gente que se aburre porque es muy inteligente y los que están a su alrededor no están a su nivel y que empiezan a desarrollar un desprecio casi enfermizo con quien comparte su vida lo que pasa es que, naturalmente, no van más allá.
Hombre, ella le pone un bar porque tiene ella el dinero y porque tiene la vana esperanza de que, teniendo algo que hacer, vuelva a tener un ápice de brillantez, también es una solución que muchos buscan.
En cuanto a lo de los medios de comunicación...sí, es de tópico, pero lo peor no es eso, lo peor es la gente que consume eso. Y a ello va la película. Quizá la aparición de él con traje y corbata no haga más que poner énfasis en ello. Basta un mensaje en un medio mayoritario y dicho con las palabras adecuadas para que la gente cambie repentinamente de opinión (y ejemplos de esos los tenemos a diario).
Hombre...sí, visto así lo de Affleck es pasable. Lo mismo que lo de Stallone haciendo la primera "Rocky".
Yo creo que el objetivo de ese final es, efectivamente, poner en evidencia la cantidad de matrimonios infelices (en este caso de una forma muy extrema porque jamás podrá haber confianza entre ellos) que siguen adelante por una serie de razones secundarias y apelando a una pretendida responsabilidad.
Van a la casa para ver qué es lo que iba él a buscar. Ahí la película es verdad que se pierde un poco porque no sabe si tirar hacia la pista que deja él (retomada más adelante como si hubieran caído en la cuenta de que se les había olvidado) o hacia la pista que deja ella en la estufa...medio quemada. Eso debería levantar más sospechas de las que levanta, es verdad.
Abrazos anodinos.

César Bardés dijo...

Por cierto, no puedo dejar pasar la ocasión para deciros el auténtico placer que me produce intercambiar opiniones sobre cine de esta manera, con este respeto, con esta tranquilidad y con esta maravillosa sensación de que también estoy hablando con gente que puede tener perfectamente razón.
Abrazos a pares.

CARPET_WALLY dijo...

Claro, porque en otro birlibirloque del guión (vale, fincher no tiene toda la culpa) affleck se va de la casa esconcdiendo la pista y avergonzado porque le han pillado en casa de su padre. Sin embargo, luego con el abogado (y sin saber que han encontrado el diario) dice que las pistas iban dirigiendo a la policia a sitios para encontrar cosas que le incriminaban (el tanga rojo, los regalos...), y sin embargo sabiendo eso, va la primera vez y nunca más...Y la polciia si creía que era un lugar sospechoso lo suyo es que hubiera hecho un peinado de la casa, pero no...van a tiro hecho. Por cierto que lo de pedir a un juez una orden para registrar no parece que sea necesario más que en las películas que tienen sentido.

En cuanto a Fincher en general que comentáis, la comparación con "Zodiac" es odiosa, tanto que parecen directores diferentes, ahío si que sabe manejar la tensión con la mirada de Gyllenhall o con lo que sea, aquí sólo tiene un par de momentos fugacisimos (la primera pista, el encuentro de los regalos, ...)

A mi "La red social" no me pareció mala, pero si iiregular, el aceptable que decía el Lobo de esta, pero con muchísimas posibilidades claramente desaprovechadas.

Y lo de "Alien 3" también es cierto, la pusieron a parir y ahora la revisan como si fuera casi la mejor de la saga...Como si no existiera la de Jeunet.

Abrazos en prime time

César Bardés dijo...

Es que la mayor parte de culpa del desaguisado es del guión, en eso tengo que estar de acuerdo con vosotros. Es lo que yo decía, Fincher va deprisa porque creo que se ha dado cuenta de los agujeros que tiene la historia y resulta que los mayores pecados que tiene son de omisión. ¿Por qué Affleck no vuelve a la casa? ¿Por qué el vídeo vale para decir que ella estaba prisionera de un maníaco sexual y no para el asesinato con seducción incluida? ¿Por qué la policía entra y no pide ni una orden de registro? ¿Porque el padre tiene Alzheimer? Pues buenos estamos si se puede entrar en las casas de los enfermos de Alzheimer acogiéndose a la idea de que ellos no se van a dar ni cuenta.
Es que Fincher en "Zodiac" tiene un guión de hierro (al igual que en "Seven" y eso es algo que pienso desde el momento en que la vi) y cuando tiene un guión que no funciona tan bien, la casa se le cae porque quiere ser tenebroso y enigmático y si quieres serlo así, tienes que ser Hitchcock y no, no lo es ni de lejos, por mucho que estos cinéfilos de los ochenta para acá quieran hacer la forzosa comparación.
Eso, la de Jeunet sí que era buena. Con la Weaver sufriendo por su criatura hija.
Abrazos a micro abierto.

CARPET_WALLY dijo...

Por lo que respecta a el placer de intercambiar opiniones, es mutuo, al menos hablo por mi. De hecho nada más terminar de ver la película sólo esperaba el momento de ponerla a caldo en este maravilloso lugar de encuentro y de aprendizaje.

Eso si, el que nos haya leído y no hubiera visto la peli se estará cagando en tiodas nuestras muelas proque le hemos destrozado casi cualquier sorpresa de la película.

Abrazos con la botella en ...

César Bardés dijo...

Ah, si uno lee los comentarios, debe hacerlos por orden y ahí ya he avisado que iba a ver Spoilers. Bastante he hecho con escribir un artículo en el que no digo ni mu, no desvelo nada y además lo digo todo callándomelo. Para que luego vengan los envidiosos de siempre para decir que lo que yo hago es fácil. Mucho mejor hubiera sido centrarme en "Fincher hace gala de una expresividad visual sin precedentes poniendo a sus personajes en el mismo filo de sus actitudes..."
Abrazos conspiradores.