miércoles, 29 de octubre de 2014

TWO JAKES (1990), de Jack Nicholson

El pasado siempre vuelve para encontrarte y hacerte daño de nuevo. La solución para dejarlo apartado ha sido volver la cabeza, cerrar los ojos y poner en la cara una mueca de decepción porque allí, en algún lugar del Barrio Chino, dejaste tu amor, tu honradez y tu verdad. Luego ya vino la guerra y el tiempo, enemigos del recuerdo, y tal vez fue más fácil afrontar un futuro que, para un detective, siempre es oscuro y vacilante. Sin embargo, el pasado estaba ahí. Seguía el mismo grito, el mismo claxon insistente, el mismo coche que se paraba porque ya no lo conducía nadie. Desde entonces, te prometiste a ti mismo no hacer daño a nadie porque tu alma se quedó allí y ya dejaste de sentir, dejaste de vivir.
Los divorcios, la rutina, el dinero fácil…Todo eso son páginas de tiempo que se echan encima de la memoria. La prosperidad no tardó en presentarse. Tal vez como una compensación burlona por parte del destino. De repente, un caso rutinario… y algo sale mal. Surge un nombre y la cicatriz se abre. Y se desangran los principios como una botella rota. No puedes relacionar ese nombre con lo que ha pasado y se pone la venda antes de que se produzca la herida. Una grabación es la culpable.
Lo cierto es que ella, Evelyn, sigue allí, en tu despacho, mirándote a la cara como lo hizo tantas veces escondiendo una verdad que ni ella misma podía asumir. Durante todos estos años, la has mirado como la única persona que consiguió remover algo dentro de ti y que ni siquiera habías soñado que pudiera existir. Ahora, de alguna manera misteriosa, se vuelve a presentar para exigir el pago de una deuda. Una deuda de protección. El cliente es culpable. Pero hay demasiados puntos oscuros, demasiados rincones que iluminar con la inteligencia cuando todo conduce, de nuevo, al dinero, a los intereses creados, al intento de dos hombres que se llaman igual por proteger a alguien que no mereció sufrir. Estúpidos románticos. Malditos perdedores.

Jack Nicholson interpretó de nuevo al detective privado Jake Gittes dotándole de un mayor cinismo, de un mayor desencanto y de una decidida apuesta por la madurez unos cuantos años después de que perdiera todo lo que amaba en Chinatown, de Roman Polanski. El mismo actor se puso tras las cámaras para dirigir una película que, en su momento, fue vapuleada por la crítica y por el público pero que es mejor de lo que el destino ha tenido a bien reconocer porque quizá había que tener asumido que un hombre como Gittes ya no podía ser nunca más el mismo. Y volver al Barrio Chino, allí donde lo perdió todo, hubiera sido una estupidez. Aquí, el caso policiaco se convierte en un caso melodramático porque Gittes se siente responsable y tiene que aparcar su cinismo pero no su inteligencia para hacer aquello que prometió a Evelyn y que el mismo destino le impidió cumplir. Para ello, tenía que volver hacia el pasado. Pero hay algo que olvidamos cuando volvemos hacia atrás y es que ya no somos los mismos que vivieron lo anterior y eso…sí…puede que duela. Evelyn está muerta y Gittes es vulnerable aunque no lo parezca. Aquello no gustó nada. Y fue tan injusto como la vida con ese detective privado que miró hacia delante sin dejar de prestar atención a lo que dejaba atrás.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé, no sé, tengo mis reparos a ver secuelas, sobre todo si no vienen precedidas de buenas críticas. Tal vez caiga en una de esas tardes de domingo donde puede caer cualquier cosa, incluso una de Tarkovsky.

Abrazos secuelares

Santi

César Bardés dijo...

Espero que no pienses lo mismo de "El padrino II" o de "El imperio contraataca".
Abrazos por entregas

Anónimo dijo...

Dos golondrinas no hacen verano. Y la lista de secuelas infames es tan larga como la de chorizos en este país. Pero como no se trata de decidir quién la tiene más larga (la lista) no desdeñaré la oportunidad de verla (la película) si se da la ocasión.

Abrazos choriceros

Santi

dexter zgz dijo...

"Toy Story 2 y 3"
"Las invasiones bárbaras"
"Kil Bill 2" (aceptáis pulpo como animal de compañía?
"Indiana Jones y el templo maldito / y la última cruzada"
"La venganza de Manon"
Toda la serie de Antoine Doinel
"Aliens, el regreso"
"Ocean´s 13"
"Misión imposible ¡¡¡4 ¡¡¡. Protocolo fantasma".

...


Abrazos desmitificadores

César Bardés dijo...

Por supuesto que hay una larga lista de secuelas infames. Pero también las hay de secuelas dignas. Lo que quiero decir es que, primero, no hagas demasiado caso de los críticos, la mayoría son unos resentidos porque les hubiese gustado dedicarse al cine y solo tienen una columna quién sabe en qué medio. Segundo, no deberíamos ir al cine con prejuicios (aunque reconozco que yo soy el primero de la cola). El problema de las secuelas no es tanto que sean malas sino que no suelen estar al nivel de la película original. Sin embargo, es muy curioso, cuando en una serie pasa eso (el segundo episodio rara vez suele ser tan bueno como el primero) hay más indulgencia.
Tercero, en ningún momento digo que "Two Jakes" sea mejor que "Chinatown" sino que es una película muy digna, dirigida con competencia y que no desmerece al original habida cuenta de que se supone que han transcurrido unos cuantos años desde los hechos narrados en la película de Polanski.
Aunque podría discutir alguno de los títulos que propone Dex...lo que está claro es que todas las que menciona son secuelas muy dignas, merecedoras de una mirada y no necesariamente mejores que la primera (aunque algunas sí).
Abrazos sin segundas.

Anónimo dijo...

Yo tampoco dejaría de ver una película secuela de una obra porque baje el nivel respecto a la primera, obviamente, sino más bien para no alentar la impostura que conlleva aprovechar el tirón comercial del original para hacer dinero contante y sonante. Imperativo legal de la productora. Algo así como también ocurre con aquellas películas apellidadas "movie" de cuyo nombre no quiero acordarme.

Y sí, los críticos tienen algo de directores resentidos, pero ¿quién sabe más de cine? ¿un director resentido o un ignorante funcional como yo, que no tiene argumentos para descifrar si el rey va desnudo o no? ¿me fío del que ha visto en su vida 100 pelis o del que ha visto 50000? Vaya razonamiento demagogo he soltado, oiga...

Insisto. No generalizo. Y le daré la oportunidad a "Two Jakes" si se da el caso, que para algo tienes mi crédito, César, como erudito en cine. No soy sectario.

Por cierto, para mí no es lo mismo una secuela que las segundas o terceras partes de una trilogía.

Abrazos ignorantes

Santi

César Bardés dijo...

Por supuesto que hay imperativos legales de productoras que obligan a hacer secuelas por una razón de caja. El ejemplo más cercano lo tenemos en "Torrente". Santiago Segura hizo la primera, casposa, una broma de mal gusto y punto. Andrés Vicente Gómez (nuestro Harvey Weinstein particular) le pagó el sueldo como director pero no le dio participación en beneficios. Resultó que "Torrente" fue un éxito sin precedentes. Santiago Segura le dijo a Andrés Vicente Gómez que si tenía algo para él y el productor le hizo firmar las sucesivas secuelas si quería tener participación en beneficios. De hecho,Santiago no quería hacer más "torrentes" pero reconoce que esa tontería es lo que le ha dado de comer y bastante más.
En cuanto a las preguntas difuminadas que hace...te digo. Hay directores de cine que no tienen ni idea de cine. De verdad. Puede parecer una tontada de crítico. De hecho, coincidí con uno en una conferencia en el colegio sobre "Saber ver cine". La charla la llevé yo y puse como uno de los ejemplos de los que hablaba, la famosa secuencia de apertura de "Sed de mal"...un director de cine español estaba a mi lado para charlar en el coloquio posterior...y ni había oído hablar de la película...ni sabía cómo coño Welles pudo rodar un plano así.
El problema no está en saber a quién hago caso o no. El problema está en saber distinguir porque, en teoría (solo en teoría) un crítico debería tener más puntos de referencia que cualquier otro para argumentar si una película es buena o no.
Esto, la verdad, no es cierto entre otras cosas porque me he encontrado críticas espantosas, de verdadero juzgado de guardia, de críticos que, además, presumen de serlo. Afirmaciones tales como que "El padrino" no es gran cosa y, charlando con el autor (si es que se puede llamar así) te das cuenta que no la ha visto porque ni siquiera sabe cómo muere Marlon Brando, solo lo imagina...¿por qué? Porque de algún modo han visto la escena del tiroteo (mil veces recreada por el cine moderno) enfrente de la frutería y en presencia de Fredo-John Cazale.
Eres tu, o yo, o aquel, el que tiene que decidir de quién se fía y de quién no y el que menos tiene que decir es el mismo crítico o el mismo director. Eso es así y el que diga lo contrario, lo único que está haciendo es un ejercicio de mirarse el ombligo bastante complicado, incómodo y avieso.
Ya te digo, "Two Jakes" es una película digna de "Chinatown". Inferior a ésta, sin duda (creo que Polanski hizo su obra maestra con esta película) pero que no desmerece, que está bien y que es creíble.
Lo de que no sea lo mismo una secuela o una segunda o tercera parte de una trilogía o cuadrilogía o pentalogía...daría para discutir bastante. Entre otras cosas, y sin ir más lejos, "El padrino" nunca estuvo pensada para ser una trilogía. Es más, al igual que hizo con las voces insistentes que le reclamaban a Coppola una tercera parte y decía que la haría "solo cuando necesitara dinero", también dice que tiene la cuarta parte escrita...y que solo la hará cuando necesite dinero.
Abrazos contantes y sonantes.

dexter zgz dijo...

Hombre, es que a mí no me quita nadie de la cabeza que la mayor motivación para hacer una secuela es el parné. Así les sale a alguno que de tanto estirar la vaca... Que se lo digan a alguien tan poco sospechoso de estas cosillas como Kieslowsky que hizo la trilogía de los colores para darles jabón a los franceses y se las financiaran.

Yo defiendo y mucho "El padrino III". Creo que el cierre de la segunda parte es magistral con ese plano de Pacino solo y pensativo en la tarde otoñal. Pero tampoco me molesta en absoluto el proceso de redención al que se le somete en la secuela posterior.

Abrazos. Continuará...

César Bardés dijo...

A mí no me molesta para nada la tercera parte de "El padrino". Es una muy buena película solo que no llega a la categoría de magistral que sí tienen las otras dos. Y a eso me refiero con "Two Jakes". Es una buena película, injustamente vapuleada, tal vez por el hecho de que Jack Nicholson se encargue de la dirección (que, por otro lado, es muy correcta, muy alejada de ese horror que perpetró con "Camino del Sur"). Bien visto lo de Kieslowski. O, puestos ya a ser "artísticos", ahí tenemos a Truffaut con Antoine Doinel y su "Los cuatrocientos golpes", "Besos robados", "Domicilio conyugal" o, incluso, esa cosa rara (quizá el único reproche, así en pequeñito, que se le puede hacer a François) con "El amor en fuga", una especie de refrito con trozos de las anteriores.
De lo que desconfía, mucho más que de las secuelas, es de los "remakes" de historias que no puedes ser "remakeadas" mejor ni en los mejores sueños aunque hay ejemplos que sí, que las mejoran, aunque son los menos. Me acuerdo, por ejemplo, del dignísimo "remake" que McTiernan hizo de "Thomas Crown" mejorando muchos de los aspectos que habían quedado manifiestamente anticuados en la versión con McQueen (y eso que sustituirlo por Brosnan implicaba un riesgo enorme).
Abrazos reversionados.

dexter zgz dijo...

Tenemos el curioso caso no de Benjamin Button sino de "Ocean´s eleven" para mí y para casi todo el mundo superior al la original. Un remake que a su vez dio lugar a secuelas, una muy entretenida (la 13) y otra infame (la 11)

Lo que es directamente un follón y que demuestra que algunos tienen más cuento que Calleja es lo de las precuelas.

Uff, Kieslowski era con "i" latina. Me voy a fustigar un poco con el cilicio.

Abrazos revisionistas

dexter zgz dijo...

No era la 11 era la 12
Más latigazos

César Bardés dijo...

Cierto que es superior. Ya hemos comentado alguna vez que los once de Clooney hacen un atraco de guante blanco mientras los de Sinatra hacen uno de furgón y zapatazo.
Lo de Ridley Scott, te ha faltado decir, que tiene más cuento que ése que has nombrado. Entre otras cosas con las veintiocho versiones que sacó de "Blade Runner".
Deja, deja, que lo mismo se escribe con y griega.
Abrazos polacos.

Anónimo dijo...

Quizá te tocó en la conferencia el director de cine español más inepto de la historia, pero hagas norma de un caso particular. Como ya he comentado en alguna ocasión, me gusta escuchar a Garci en Cowboys de medianoche porque el tío es una enciclopedia viviente del cine mundial, principalmente hollywodiense. Su percepción de la genialidad es discutible, como la de todo el mundo, pero es hoonesto con lo que luego comenta en su programa. De hecho, pienso que ni siquiera se plantea la obsolescencia de los argumentos y guiones de sus películas, como para poner en duda la vigencia del arte que normalmente enaltece. Pero eso le asigna una credibilidad que otros críticos no tendrán. Sigue pensando que Titanic es una obra maestra, a mí me parece un culebrón de Antena 3 del domingo sobremesa, pero desarrolla su opinión en torno a sus propios principios decimonónicos, y se le respeta.

Por otro lado, también tengo reparos con algunos remakes, pero por ejemplo, no me deja de asombrar el Ben-Hur de William Wyler (uno de mis directores favoritos), y disfruto con la versión musical de "Historias de Filadelfia", "Alta sociedad"; o con la versión bailada de "Ninotchka", "Silk stockings", que por cierto, mejora la puesta en escena del panfleto anticomunista del clásico de Lubitsch.

Ahora sí que me voy a ganar collejas... Jajaja

Abrazos remakeados

Santi

Anónimo dijo...

Sobre "El Padrino III". Hablamos ya de un Pacino en el 90, con tendencia a la sobreactuación como comprobamos posteriormente, bueno, y con "Y justicia para todos" que es anterior. Pero la película se sostiene perfectamente. La última media hora, en el teatro, tiene una tensión brutal. El acto de contricción con Kay en Italia destila sinceridad, y la trama mafiosa con el Vaticano, perfectamente creíble. A mí sí me gustó. Es cierto que no está a la altura de las dos primeras, pero es como despreciar a Davor Suker si lo comparas con Cristiano Ronaldo. Perdón por el símil futbolístico, pero se entiende, ¿no?

Abrazos peloteros

Santi

César Bardés dijo...

Bueno, no es el único caso que te podría contar, si bien es cierto, y no lo niego en absoluto, que hay directores que saben muchísimo y, desde luego, Garci es uno de ellos (por cierto, crítico antes que guionista y guionista antes que director). Yo solo digo que la condición de ser director de cine no es garantía de tener delante a un señor con múltiples referencias. Como pista, podré decir que el tipo en cuestión es un director que ha tenido bastante éxito y que en el trato es más paleto que las amapolas aunque va de genio.
Cierto es que Garci argumenta maravillosamente bien y que es un referente. En eso estamos plenamente de acuerdo.
El "Ben-Hur" de Wyler, es que supera claramente al de Niblo y "Alta sociedad" es que es otra cosa. Es un "remake" con otra mirada. A mí me gusta más "Historias de Filadelfia" pero no desprecio en absoluto "Alta sociedad".
"La bella de Moscú" mejora la puesta en escena de "Ninotchka" sí, en cuanto a que es un musical y, por tanto, debe de mejorar con el color y con unos decorados que llamen la atención para acompañar esos fantásticos números musicales de Fred y Cyd. Ahora "Ninotchka" me parece una obra maestra...y no tan panfleto como parece. Si algo se puede decir a Billy Wilder que, como bien sabes, es el director del guión, es que se metía con unos y con otros sin complejos de ninguna clase. No creo que la película vaya dirigida a "el estilo de vida que representa Melvyn Douglas es muchísimo mejor que el otro". Se ríe de los dos, aunque eso es solo mi perspectiva.
Sí, de acuerdo. En él siempre está aquello de que todo el mundo es comunista hasta que le toca la lotería.
Pues mira "Justicia para todos" es una película que no me disgusta...claro que ahí dentro está Jack Warden y eso siempre me coloca a favor. En todo caso, seamos sinceros, todas las virtudes que señalas de "El padrino III" son absolutamente ciertas y no puedo estar más de acuerdo. Yo creo que la película tiene dos aspectos cojos: La inclusión de Sofía Coppola, tremendamente equivocada, y la no inclusión de Robert Duvall en un personaje que aportaba muchísimo y que se esperaba que estuviera por mucho George Hamilton remendón que se pusiera de por medio.
Sí, el símil futbolístico se entiende. Yo sigo diciendo que Suker era un estupendo jugador y que Cristiano Ronaldo puede ser una obra maestra (según cómo se entienda el fútbol). "El padrino III" es una estupendísima película. Las dos primeras partes, sencillamente, son sublimes.
Abrazos en palomita.

César Bardés dijo...

Digo que Billy Wilder es el "director del guión" cuando lo que quiero decir es que es "autor del guión". Préstame el cilicio, Dex.
Abrazos penitentes.

Anónimo dijo...

Veo que tampoco estamos tan distantes, y que mis metáforas futbolísticas se entienden bien. Y eso que soy más de basket.

Tengo curiosidad por saber quién es el director paleto al que te refieres, César. ¿Iniciales? Me huele a queso manchego.

Abrazos lácticos

Santi

César Bardés dijo...

Naturalmente, no puedo decirte el nombre. Granjearme enemigos no me conviene ni lo más mínimo. No es manchego y te daré solo una pista más. También es actor.
Abrazos temerosos.

Anónimo dijo...

Perfectamente entendible y respetable.

Por cierto, secreto chiquitín: durante bastante tiempo confundí a George Hamilton con Anthony Perkins. No se lo contéis a nadie...

Abrazos susurrantes

Santi

César Bardés dijo...

Uy, no hay de por qué avergonzarse. Durante mi infancia tardé mucho en darme cuenta de que Elia Kazan, en realidad, era un tío y de que Gregory Peck y Cary Grant no era la misma persona. Incluso tuve interés hacia los Oscars...y me dí cuenta de que Billy Wilder los coleccionaba porque lo confundía con William Wyler...
Abrazos confusos.

dexter zgz dijo...

Pues a mí aún me pasa, que confundo a Tom Selleck con Burt Reynolds.

Abrazos bigotudos

Anónimo dijo...

Es fácil: Burt Reynolds es el del papel transparente de envasar desde los tiempos de Perico Delgado.

Hay una peli de Ang Lee, "La tormenta de hielo", que me desespera porque confundo a sus dos protagonistas jóvenes, Toby Maguire y Elijah Wood. Un desastre.

Enhorabuena por la charla que estáis teniendo en los comentarios de la última entrada al blog. Mi admiración por ambos. No oso intervenir para no "desaportar" ante tamañas elocuciones.

Abrazos ciclistas

Santi

César Bardés dijo...

Yo a Tom Selleck lo tengo muy presente. Tengo un primo clavadito a él e incluso tengo una anécdota divertida con él.
En tiempos de universidad, yo, más feo que un pie con callos, era uno más entre la multitud de una clase que estaba a todas luces masificada. Ninguna me hacía caso (tampoco lo buscaba) y era alguien totalmente invisible. Estaba en primer año y todavía la timidez me podía.
El caso es que un día, mi primo Tom Selleck andaba por allí. Alto, guapo a rabiar, con unos ojos azules impresionantes y, claro, nos pusimos a charlar a la puerta de la facultad. De repente, oye, fui el más popular de la clase. Todas se paraban para preguntarme niñerías del tipo:
- Oye, has estado en la clase de Teoría Económica de hoy? Tienes los apuntes? Te has dado cuenta de que Rodríguez Sainz ha venido hoy con la barba sin afeitar?
Así fue, lo puedo jurar. Se pararon como siete u ocho candidatas, supongo que con la esperanza de que presentara a mi primo. Naturalmente, no lo hice.
Por cierto, Santi, qué buena "La tormenta de hielo", me parece de lo mejorcito que ha hecho Ang Lee, un tipo que, lo siento, no acaba de ser santo de mi devoción ni en "Brokeback mountain" ni en "La vida de Pi".
Gracias por fijarte en lo que hablamos. Para eso, entre otras cosas, sirve también este blog, para ayudarnos, si es necesario, con la ayuda o, si se quiere, con la excusa del cine.
Abrazos fotográmicos.

Anónimo dijo...

Las gracias os las doy yo a vosotros, que estáis ofreciendo un clínic sobre la relación paternofilial de la que debería aprender mucha gente. Cuando sea padre, si es que llega algún día, releeré esas líneas para imbuirme de vuestra sapiencia.

Lo de los guapos es realmente injusto. Como te diría el CC Baxter que habita en mí: "I know that feel bro".

Fíjate, César, que yo no terminé de entrar en "La tormenta de hielo". La volveré a ver doblada, para no perderme en el tránsito del subtítulo y el detalle. Y así también les cambio la cara y la voz a los chavales que confundo. Donde sí entré fue en "Sentido y sensibilidad", quién lo iba a decir. La Thompson más convincente que he visto nunca, y el Hugh Grant más templado y ajustado al rol. Muy buena versión.

Abrazos en carruaje

Santi

César Bardés dijo...

A mí lo que me atrae de "La tormenta de hielo" es Kevin Kline y ese aire de decepción que rodea todo con su lío con Sigourney Weaver y su estática relación con Joan Allen. "Sentido y sensibilidad" es una estupenda película pero...me temo que ahí Ang Lee aportó realmente poco porque el guión es de la Thompson y se nota muchísimo que, en ese momento, aún era la señora de Kenneth Branagh...¿o es que no se parece ese final festivo al que también realiza el galés en "Mucho ruido y pocas nueces"?. Ang Lee puso profesionalidad, no lo dudo, pero el mérito de esa película, creo y sé, es de la Thompson. Bien por ella, por la Winslet, por Grant y, sobre todo, por el difícil papel de Rickman.
Abrazos con miriñaque.