martes, 13 de octubre de 2015

LA COSA (1982), de John Carpenter

Si tenéis ganas de recordar unas cuantas risas con el debate que sostuvimos en "La gran evasión" a propósito de "El guateque", de Blake Edwards, podéis hacerlo aquí.

 Hay lugares donde el frío se convierte en Dios porque está en todas partes. Y allí donde está Dios, por fuerza, tiene que estar el Diablo. Una célula que se introduce en organismos vivos y los imita. Hay que quemarlo todo, arrasarlo, exterminarlo. Tal vez porque el mal es algo que brota del interior del hombre y ése es el verdadero Diablo que se presenta en medio del frío. La desconfianza crece y las miradas de reojo se intercambian con frecuencia para intentar espantar el pánico de los crédulos. Y es muy duro ver arder a tus amigos y compañeros. Todo ocurre muy rápido porque el Diablo trabaja rápido y se introduce en el interior de los hombres con tanta presteza que se diría que tiene prisa para establecer su infierno en la Tierra. El fuego avanza y el desprecio, el odio, la diferencia, la seguridad de que el ser humano está infectado se hace algo más que un presentimiento. Soluciones delirantes. La sangre que se huye para defenderse. La sangre que sale desbocada en pos de un grito desgarrado. La sangre que se derrama y queda en suelo, tinta roja sobre lienzo blanco, cuadro abstracto de muerte y miedo.
Cuando la ira se desata, la deformación y la monstruosidad toma forma. Hay que apartar la vista para poder seguir asistiendo a la destrucción y a la orgía de vísceras que se conservan en su sitio antes de devorar al siguiente. El aislamiento, la droga, el calor, la constatación…la criatura celular puede contagiarse de mil maneras y ninguna de las soluciones es suficientemente expeditiva. Solo hay pistas sueltas para intentar identificar al individuo de al lado y, a veces, ni eso. Tal vez haya que fijarse en el aliento gélido de la fría noche polar.
Ahí se quedará la incógnita. Con dos hombres hablando entre llamas y hielo, tratando de averiguar si el otro es quien dice ser. La sangre pronto será un rojo reguero tieso y no importa demasiado quién es quién. El que sobreviva será el culpable. Quizá la noche no acabe nunca o, tal vez, el sueño de la congelación sea una liberación para ambos. Solo está la certeza de que el terror no acaba ahí y de que toda la Humanidad estará en peligro.

No deja de resultar desconcertante que un reputado director de serie B como era John Carpenter consiguiera un presupuesto abultado para subir de calidad sus historias y, sin embargo, quisiera que su película permaneciese dentro de los parámetros de la segunda división. Pero el invento funciona con cierto estilo porque Carpenter sabe que el ridículo solo sirve para los que no tienen miedo y él sabe cuándo azotar los instintos del terror. Ahí están una serie de personajes encerrados en una isla con el peor de los enemigos acechando en el aire, en la carne de los que comparten el espacio, en la comida, en el tacto, en la botella de whisky que también encierra la agresividad, en la buena palabra dicha con la falsedad de un farsante genético. Quiza la cosa, realmente, sea John Carpenter.

6 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Es cierto que a Carpenter le salió redonda esta "cosa" que parece filtrada por el tamiz de "Alien", nacida a su rebufo y con cierto paralelismo: un pequeño grupo aislado haciendo frente a un enemigo letal, aquí con una original vuelta de tuerca porque quedarte sólo puede ser una opción mejor que ir en compañia. El caso es que la serie B disputó aquí un partido de poder a poder con la Primera División y no perdió. Carpenter, pese a sus bajos presupuestos siempre ha dominado los resorte de la tensión, del miedo y del ambiente angustioso, sobre todo al principio de su filmografia, recordemos "Asalto a la comisaria del distrito 13", una especie de "Rio Bravo" con unos enemigos casi invisibles y una amenaza constante, muchísimo mejor que el pseudo remake que nos vendieron hace poco y que perdía toda la teníón e interés del original. Con "Halloween" y su banda sonora otra vez dan en la diana comenzando un nuevo género de terror, el slasher copiado luego en muchas películas con "Viernes 13" entre las más conocidas. luego hizo "La niebla" que no tiene nada que ver con la peli inspirada en el libro de Stephen king que estrenaron hace poco, pero Carpenter de nuevo consigue atrapar e incrementar la angustia con cuatro duros, algún dialogo irónico y un magnífico sentido del ritmo, además esta película no se toma demasiado en serio a sí misma y eso se agradece mucho. Y finalmente antes de "La cosa" filmó "1997, Rescate en Nueva York" que también puede presumir de una atmosfera inquietante y un ritmo que maneja bien la tensión.

A partir de "La cosa", Carpenter dejó mucho que desear, alguna película estimable, como "El pueblo de los malditos" o divertida como "Golpe en la pequeña China" y no ha vuelto a conseguir nada similar a esta buena peli de terror-ficción.

Abrazos con lanzallamas

César Bardés dijo...

Las evidencias de la huella que dejó "Alien" son muy evidentes en "La cosa". De hecho, Carpenter siempre lamentó el fracaso que tuvo esta película en su momento aunque después ha sido reivindicada como un clásico del cine de terror. Sobre todo hubo tres razones para el fracaso. La primera es, como bien dices, la sombra de "Alien". La segunda es la coincidencia en el tiempo con "E.T.", que ofrecía la imagen del extraterrestre amable frente al invasor que preconizaba la película de Carpenter. La tercera fue que los críticos y el público creyeron que la historia contenía una violencia excesiva, una orgía de sangre. Esto último puede parecer una broma hoy en día porque impresiona bastante poco pero en la época hizo que mucha gente apartara la vista de la pantalla, especialmente en esa escena en la que Wilford Brimley, maravilloso habitual de las películas de Pollack, saca órganos de animal auténticos de la cosa en cuestión.
En todo caso, Carpenter siempre me ha parecido un cineasta de vocación clásica a pesar de su tendencia hacia la vanguardia. Desde luego, su mejor película me parece que es "Asalto a la comisaría del Distrito 13", porque maneja el ambiente de inquietud con unos personajes ambiguos de una forma magistral. Luego están sus clásicos de terror o "1997", muy, muy superior a "2013", la única secuela que rodó y que significó un gran fracaso. Posteriormente a ésta dirigió "Starman" que tuvo un considerable éxito hasta tal punto que originó una serie sustituyendo al protagonista Jeff Bridges por el mucho más barato Robert Hays. A mí "Están vivos" me parece una película que tiene muchísima gracia y luego, como es lógico y normal en un cineasta que le encanta hacer serie B, tiene algunas películas que son bastante chapuceras. "El príncipe de las tinieblas" está bien pero "Christine" es absolutamente mala. "En la boca del miedo" es un acercamiento lovecraftiano muy interesante pero "Vampiros" es mala de solemnidad. En cualquier caso, un tío interesante que, además, poca gente sabe que tiene un Oscar por un cortometraje que se llamó "La resurrección de Bronco Billy". Un "outsider" que, sin embargo, sí que anheló formar parte de la industria.
Abrazos con la botella de JB.

Suso Susillo dijo...

¡Buenas!

Personalmente, John Carpenter es mi director favorito (nada que ver con que me parezca uno de los mejores cineastas), al cual le tengo mucho pero que mucho aprecio.

Este ‘outsider’ como dices, siempre ha tenido muy presente en sus filmes el universo hawksiano (no sólo en “Asalto…”) y muchas de sus películas suelen ser westerns encubiertos, y suele ser redundante en su cine el planteamiento del grupo de personas hostigado por una amenaza exterior/interior.
Aunque me gusta mucho “Asalto a la comisaría 13” como a ti, creo que su mejor filme es precisamente “La cosa”, adaptación de la novela corta “Who Goes There?” (1948) de John W. Campbell, que además de ser mucho más fiel a éste, me parece un filme superior al también estupendo “The Thing from Another World” (1951), dirigido por Christian Nyby, con Howard Hawks de por medio precisamente, por mucho que se haya intentado equiparar en calidad a ambas. La de “En la boca del miedo” también me parece de las mejores.
Estoy de acuerdo con lo que comentas del resto, eso sí, a mí si que me gusta “Vampiros”, un “western” que me ha ido ganando con el tiempo, tildándola en el presente hasta de admirable. Es más, llego más lejos, hasta la primera hora de un filme vapuleado como “Fantasmas de Marte” me gusta, con esa magnífica narración al estilo “Rashomon”. Nunca el paisaje rojo de Marte me ha parecido tan subyugante.

Entiendo “2013…” como una parodia de la estupenda “1997…” y un puñetazo anti-comercial en la mesa por parte del cineasta, ¡una broma!. No sé por qué, me da que no le hacía mucha ilusión hacer una segunda parte. Eso sí, lo de poder ver de nuevo a un personaje como “Plisken”, no tiene precio.

Películas de su primera etapa como “La noche de Halloween” y “La niebla”, son de mis favoritas. Le tengo mucho cariño a la simpatiquísima “Golpe en la pequeña China” a pesar de cierta cutrez (creo que buscada para dar ese aire de cine de “patadas”), cine moderno de aventuras nada desdeñable, excelente para una tarde de domingo. Es curioso que hoy cine de aventuras/acción ochentero es un adjetivo positivo viendo lo que hay ahora a veces en las salas.

Sobre el remake “El pueblo de los malditos” no está nada mal, pero tampoco veo lo que comenta algunos sobre que haya diferencias palpables entre ambas. La primeriza “Dark star”, era eso, un proyecto final de carrera (junto a su amigo Dan O’bannon, luego reputado guionista de películas como “Alien”, “Muertos y enterrados”, “Lifeforce” o “Desafío total” entre otras), pero ya tiene mérito sacar algo comercial de un proyecto de este tipo.

Entre las que menos me gustan/satisfacen, estarían “Christine” como dices, “Starman” y “Memorias de un hombre invisible”.

A mi me da mucha pero que mucha pena/rabia, ver a un cineasta como Carpenter en el dique seco, en pelis con historias que no están a su altura o bien haciendo cosillas para la TV (los dos episodios de “Masters of Horrors”, uno de cal y otro de arena). Precisamente, hace unas semanas cuando apareció la noticia de la muerte de “Christopher Lee”, uno de los grandes para los que nos gusta el género, me acordé de John, ¿qué será de su vida?.

Perdonad la parrafada (aunque no lo creáis hasta me he cortado lo suyo escribiendo) y cierta subjetividad/vehemencia, pero hablamos de mi cineasta favorito, nada más y nada menos. Gracias por leer hasta aquí. :-P


¡Mucha suerte! con tu libro, César.

Saludos.

César Bardés dijo...

Estoy básicamente de acuerdo con lo que comentas sobre John Carpenter. Tal vez tengamos diferencias con respecto a "Vampiros". Tienes razón que a Carpenter no le hizo mucha gracia hacer "2013" y lo dijo públicamente. Fue obligado por contrato y demás y no es nada partidario de hacer secuelas. Sin duda, clásicos suyos son y malo sería negarlo tanto "La noche de Halloween" como "La niebla" y aciertas completamente al calificar a "Golpe en la pequeña China" de película simpática. Es una de esas películas que recuerdas con una sonrisa y que además no tienen vocación de otra cosa.
En cuanto a "El pueblo de los malditos" no hay diferencias palpables entre su versión y la de Wolf Rilla, es cierto, pero sí que es verdad que Rilla conseguía, de alguna manera, algún plus de inquietud a través del ambiente.
"Starman" y "Memorias de un hombre invisible" son, precisamente, los intentos de Carpenter de pertenecer a la industria y, sencillamente, no le salen demasiado bien aunque "Starman" le hizo concebir esperanzas porque fue un gran éxito en su día. Además una película con un fuerte componente humanista.
Creo, sinceramente, que la época de Carpenter ya está caduca por mucho que nos duela a los que, de alguna manera, crecimos con él. En él había un cineasta original, respetuoso, pelín vanguardista y amante del cine clásico. Una mezcolanza que no se da en muchos otros de su corte.
Gracias, a ver qué es lo que sale con el libro. Ahora mismo estoy medio muerto.
Un saludo.

Suso Susillo dijo...

Sí, la de Wolf Rilla me parece superior.
Por cierto, cineasta que maneja el panóramico como el demonio. Un gustazo.

Vega, a mejorarse!!

Suso Susillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.