jueves, 22 de octubre de 2015

MARTE (The martian) (2015), de Ridley Scott

En la más completa soledad puede haber un principio de ruina pero también se halla la semilla de la más férrea voluntad de sobrevivir. Tal vez la imaginación se dispara en todas las direcciones y funciona al doble de su capacidad. Los recursos se multiplican para paliar esa desolación que rodea a la desesperación. Los días se suceden y todo escasea y solo vale la disciplina y la inteligencia. Es todo lo que tiene el hombre. Lo demás solo son pasiones que deben ser sacrificadas por un solo objetivo. Y ahí es cuando el hombre da lo mejor de sí mismo y el empuje de su condición es lo que le hace verdaderamente grande.
Se trata de optimizar todo lo que se tiene a mano y mantener la moral y el ánimo siempre encendidos. Hablar con uno mismo se convierte en una terapia tan necesaria como saciar el hambre. El sentido del humor interviene con ganas porque, al fin y al cabo, uno también se convierte en el auditorio de sus propias bromas. Y el público se muestra agradecido por ese momento de distensión. Mientras tanto, a muchos millones de kilómetros, todos los cerebros se ponen a trabajar sacudiéndose su letargo rutinario de cálculos infinitesimales y de ordenadores de letra brillante y vacía. Salvar una vida y reunir inteligencias son maridajes de éxito y muy pocas veces el ser humano se atreve a juntar ambos.
Por el camino, habrá dificultades insalvables, tareas ingratas que solo buscan prolongar los soles a la espera de un rescate. La tierra roja está expectante, tratando de ahogar la más mínima expresión de vida y el cielo se desploma todas las noches, azotando con pellizcos de arena la blanda piel del traje exterior. Hay que sobrevivir y el cerebro tiene que funcionar con fluidez. Si no, el resultado solo puede ser la derrota. Y de todas las criaturas que pueblan el universo, el hombre es el único que tiene capacidad para no darse nunca por vencido.
Sin llegar a las cotas de genialidad que alcanzó al principio de su carrera, el director Ridley Scott vuelve a ofrecernos una película notable, con algún que otro salto que debió quedarse en la sala de montaje pero dando como resultado una historia eficaz, llevada con soltura y con personajes algo planos para dar más realce a la figura central de la soledad. Para ello cuenta con Matt Damon que, poco a poco, va confirmando carácter en sus personajes y que da buena cuenta de la escena en su periplo por la soledad. La fotografía llega a ser espectacular y hay que destacar una sobriedad en el conjunto que no deja de ser sorprendente en un director que suele decantarse por ambientes humeantes y planos nerviosos. El planeta Marte es el gran actor secundario en medio de este naufragio espacial que no deja de recordar aquella Atrapados en el espacio, de John Sturges con la aventura inundando las estrellas.

Y es que no es fácil sobrevivir cuando todo está perdido, cuando hay que inventar nuevos sistemas de comunicación para hacer llegar unos cuantos mensajes que tardan demasiado en ser leídos. Porque hasta la voluntad de supervivencia es el mejor medio de comunicarse cuando la esperanza es tan lejana como el acierto. El hombre es así. Y la Naturaleza no deja de estar presente. Es la eterna lucha que mantiene el equilibrio de toda existencia.   

12 comentarios:

dexter zgz dijo...

El mejor Ridley Scott en años. Parece de perogrullo, pero es que entre "Prometheus" y esto sencillamente no hay color. Tú y yo coincidimos, porque lo hemos hablado alguna vez aquí, en que lo último bueno que hizo este hombre es esa modesta comeida llamada "Los impostores". De hecho veo su filmografía y me tengo que remontar a "Thelma y Louise" para nombrar el último películón de este hombre (ni "Gladiator" ni "American Gangster" me convencen).

Pero en "Marte" me lo pasé muy bien. Son dos horas y media que se llevan muy bien. A Ridley Scott le sale muy bien eso que tan bien hacía David Lean de combinar el poema épico con el drama intimista. Y eso que la película, para mí, está a punto de írsele de las manos con un final excesivamente entusiasta y autocomplaciente. Y después de aguantar tantos soles al lado del protagonista en soledad, chirría un poco.

Yo también después de leerte me di cuenta de lo abrupto de algunas elipsis. Por ejemplo, la sonda aterriza muy abruptamente, ¿no? ¿No faltaría ahí una escena intermedia que nos explicase que la Chastain y los suyos llegan al rescate?

No somos ningunos expertos en astrofísica, así que no tenemos porqué desconfiar en lo que nos cuenta. Y eso que a mí, por ejemplo, lo de la sonda descapotable esa me suena casi a chufla. Pero, bueno, pecata minuta. En este sentido, la veo más cerca de "Gravity" que de "Interstellar" (a pesar de que la veo un peldañito por encima en cuanto a experiencia, espectáculo y película, la peli de Cuarón es una historia de supervivencia pura, mientras que Nolan se va por ramas más filosóficas, que no digo que estén mal). También la veo más cerca de "Cuando todo está perdido"- muy sutil tu referencia- que de "Naufrago", más un vehículo de lucimiento par Hanks que otra cosa.

Por cierto, una última curiosidad morbosa ¿Ves a Dammon nominable al Oscar? Yo creo que se calza el papel de su vida, se echa la película a las espaldas el solito y le vemos en registros nunca vistos hasta ahora.

Abrazos con patatas

CARPET_WALLY dijo...

No la he visto, es obvio. pero hay una cosa que siempre me llama la atención de este tipo de situaciones que se cuentan en algunas películas. Digno de figurar en aquel mítico post del foro que se llamaba "Personajes gilipollas en el cine". La historia esa del tipo (o tipos) que están aislados y pasandolo fatal y se organiza una expedición de rescate...habitualmente mueren 5 o 6 rescatadores para encontrar con vida a uno o a dos supervivientes al final, lo que teóricamente debe constituir un momento de euforía mayuscula por el gran éxito de la misión. Es algo que siempre me ha parecido ridículo.

No sé si la peli de Ridley juega también a eso al final, me interesa mucho más el entretanto (por lo que he visto en el trailer), la capacidad de buscarse la vida un tipo sólo en un territorio tan hostil, algo que va mucho más allá de un Robinson Crusoe o un Tom Hanks sin zapatos y con dolor de muelas.

En fin, recuperar aunqe sea sólo parcialmente a Scott no deja de ser una muy buena noticia, eso es cierto.

Abrazos aislados

César Bardés dijo...

Lo cierto es que la película es muy entretenida. Es cierto lo de las elipsis y también el diseño de personajes, en todo momento, me parece un poco plano. Los compañeros que deciden invertir todo el tiempo de vuelta para ir a rescatarlo y lo hacen sin pensárselo (en una solución que se prevé desde el principio), lo incólume moralmente que se muestra el personaje de Damon (aunque tenga algún momento de debilidad contando patatas), lo "frikis" que son los que están abajo...hay cosas que no llegan a convencer. Pero Damon, es verdad, hace al personaje suyo y lo pasas en grande viendo cómo se las apaña para mantener la supervivencia durante más de dos años en un entorno que está pensado para treinta días. A todo eso ayudan los monólogos salpicados de humor que mantiene Damon con la cam. Y, por una vez, Ridley se descubre de nuevo como un director sobrio, muy preocupado por la fotografía (creo que hay vistas francamente espectaculares de la pretendida superficie de Marte) y además creo que lo que de verdad le interesa es la vida del tío de arriba y no lo que hacen los cerebros pensantes de abajo. Por supuesto, los verosimilistas estarán frotándose las manos con cosas que científicamente son imposibles o están mal contadas (un traje de astronauta no se pone así como así ni de coña) pero a mí todo eso no me molesta.
Es cierto que está más en la onda de "Gravity" que en la de "Interstellar", mucho más ambiciosa y metafísica (no nos engañemos, Nolan quiso hacer de Kubrick) pero la cosa funciona bastante bien.
No es de descartar la nominación a Damon, como también me parece que la fotografía lo merece. Estaremos atentos a ver qué es lo que viene. Ya sabes que todo el mundo comenta lo de Redmayne en "La chica danesa".
Ay, Carpet, Carpet...qué viejos nos volvemos. Por lo que cuentas entonces "Salvar al soldado Ryan" no te gustó ni una miaja. No te cuento lo que pasa si te digo que la película se centra en la vida que lleva arriba Damon, con ocasionales escapaditas al centro de mando de la NASA y a la nave de los rescatadores (aunque muy pocas, ya digo que esos personajes están muy poco trabajados). Yo que tú la vería pero...¿qué puede decir alguien que se pierde en sueños americanos?
Abrazos Scottianos.

CARPET_WALLY dijo...

¡¡¡Cuidado!!!...No equivoquemos las cosas. Lo primero porque "Salvar al soldado Ryan" es un películón del 15, que no sé si estás ponieno "marte a su altura. Y por cierto también Damon ahí provocando que vayan a buscarle. Además hay una diferencia fundamental con los gilipollas que yo comentaba, en la peli de Spielberg a Hanks y su grupo se les ordena que vayan a buscar a Ryan y efectivamente pueden miorir en el intento, pero amigo están en pleno frente, pueden morir haciendo eso o intentando tomar un pueblo cualquiera.

En realidad el ejemplo perfecto de lo de los personajes gilipollas que comento es la muy mediocre "limite vertical" que para salvar a tres (que luego queda en una) se presentan 8 voluntarios y sólo sobreviven 2. ese es el paradigma, pero no es el único caso.

Hay alguna otra de misiones casi suicidas para salvar a un sólo personaje, pero muchas veces se justifica tal dispendio de vidas dando una importancia superior a la vida del rescatable, Ryan podría ser un ejemplo, "1997, Rescate en Nueva York" otro. Y entre aceptable y no, estaría la misión para liberar a Ann Darrow de las enormes manoplas de King Kong.

Abrazos pensandomelo

dexter zgz dijo...

Yo había leído antes de ver la película que la historia tenía una base científica bastante sólida (aunque puede que fueran opiniones que se referían más al libro en el que está basada que a la película). Es cierto que luego viéndola hay cosas que te cantan un poco, como el detalle que te comenté de la sonda descapotable, o lo que comentas del traje de astronauta (que ya lo aprendimos en "Gravity"). No tenemos porqué dudar que sea posible hacer lo que hace Dammon y sobrevivir tantos días en un medio hostil a base de patatas y contarse chistes. a si mismo Hay mucha gente que no solo duda sino que critica esto, y de que sea el protagonista el que, gracias al recurso de la cam, nos dé todas las explicaciones de lo que hace en plan Bricomanía (lógicamente hay que simplificar conceptos si no quieres que la peli sea un rollo ciéntifico). A lo que voy, yo no creo que haya que tomarse tan en serio estas cosas. Creo que en parte es un mal que tiene el cine moderno, que te inunda de hiperrealismo, y que parece que haya que ir al cine a ver este tipo de películas con el carnet de ingeniero aeroespacial en la boca. Y de paso nos quita la posibilidad de disfrutar con historias como esta, o de extraer su contenido filosófico o simbólico si lo hubiera o hubiese.

Abrazos verosimilistas

César Bardés dijo...

Hombre, Carpet..."Límite vertical" es que es muy mala. Te aseguro que "Marte" es mejor. Y no, no la pongo a la altura de "Salvar al soldado Ryan", solo estaba viendo hasta dónde podías llegar con tu razonamiento. Creo que lo mejor es que la veas y así podrás argumentar con cualquier otro razonamiento en contra de la pelicula.
Al fin y al cabo, casi mejor sacrificar a los que van al rescate (su muerte es siempre una causa noble) que no organizar ningún rescate como lo que ocurría en la reciente "Everest", que ni andando, ni volando, ni nada, que vuelvan como puedan.
Pues tienes razón, Dex. El caso es que la misión primigenia del cine, creo yo y parafraseando a Alex de la Iglesia, es entretener y esta película es muy entretenida y lo pasas bien (de hecho, lo pasas bien que le puedes perdonar algunos de los errores que contiene, que los tiene). No dudes de que sí, de que hay gente así, que va con el carnet de ingeniero aeroespacial en la boca y te diré algo. Creen a pie juntillas que el cine intenta venderte como verdad cosas que son mentira con lo cual no dudan en decir que el cine no sirve para nada y demás. Yo creo que aquí la película se centra en la inteligencia de la supervivencia, en el empuje que se necesita para sobrevivir y no solo en Marte, sino en cualquier entorno y, en el fondo, es un homenaje al ser humano y a sus capacidades. Algo, por otro lado, bastante poco corriente en las películas del espacio exterior.
Yo siempre he dicho que pedir al cine verosimilitud es una solemne tontería. No se trata de eso. Se trata de establecer unas reglas en la ficción y respetarlas. Puestos a eso, es evidente que "La guerra de las galaxias" es una patraña del veinte porque, al no haber oxígeno en el espacio, ¿cómo coño hay explosiones de naves?
Abrazos fantasiosos.

CARPET_WALLY dijo...

Bueno mi idea no es argumentar en contra de la película, que ya digo que me interesa mucho el tema de las capacidades del ser humano de hacer frente a un entorno tan hostil en soledady recuperar algo bueno del viejo Ridley también apetece que hace ya mucho que se nos olvidó que hacía buen cine.

Que mi salida del tiesto era tangencial, que no transversal.

Y estoy de acuerdo en lo exigente que se es con la veracidad y bastante menos con la verosimilitud. Los mismos que critican los imposibles de muchas películas son los que aceptan sin dolor que Cruise se agarre a un picaporte de una puerta en un avión despegando o que un tipo se mantenga buceando 25 minutos como si tal cosa y no sólo eso, si no que además le haga el boca a boca a la tia buena de turno hundido en las profundidades.

El problema es que hay películas que llaman a estos "científicos" o frikis del detalle porque incluso publicitan sus bases cientificas como sólidas, recuerdo el caso de "Gravity" e incluso de "Interestellar". No lo hacen en "star wars"2 que es una fantasia espacial y como tal no puede estar dominada por las leyes de la naturaleza. Es como si se dudase de la fábula de "Peter Pan" porque los barcos piratas no vuelan. En todo caso estoy de acuerdo con vosotros en que hay mucha gente que va al cine dominado por el "esto no hay quien se lo crea" en vez de prestar atención al fondo de lo que se cuenta. Y eso no es ver cine, no.

Abrazos fantásticos

César Bardés dijo...

Pues ahí le has dado, Carpet. Es como esta absurda manía de intentar igualar lo que es la realidad de hoy en día con los inventos que aparecían en la saga de "Regreso al futuro" (ahora mucho "friki" del asunto pero cuando salieron la segunda y la tercera las pusieron a caer de un burro, que conste). Dudo mucho que Bob Gale, el guionista, estuviera intentando hacer premoniciones sobre los aparatitos que pudiéramos estar usando en el año 2015 y que algunos son verdad, otros no y otros aún son meros prototipos en fase de experimentación (parece ser que Reebok ya está experimentando con las zapatillas que se atan solas. Al final el ser humano va a ser tan inútil como el que nos retrata la Pixar en "Wall-E"). Muy bueno lo de no creerse "Peter Pan" porque los barcos no vuelan. Insisto en que el cine, en la misma película, establece unas reglas. Y lo de "Star wars" pues espérate que aún hay gente que intenta establecer parámetros de verosimilitud en toda la vaina. Es más. Parece que ser que todos los fallos aparentemente "científicos" que pueda tener la saga fueron puestos en conocimiento de George Lucas (e, incluso, los religiosos) y la respuesta de Lucas fue: "¿Y yo qué sé? Lo único que intenté es que la gente se lo pasara bien y no estuve dándole vueltas a si la religión en Tatooine era posible o si las naves podrían ser construidas con tecnología avanzada". Efectivamente, los que tiran por ese lado, no ven cine, sino que se enfrentan a él como si el cine intentara sentar cátedra de lógica avanzada cuando el mismo invento es ilógico. Eso sí, la gran, gran, gran mayoría de todos ellos son auténticos enfermos de los videojuegos y, si no lo son, al menos sí que tienen una querencia o simpatía hacia ellos porque eso sí les parece útil y lógico. Tócate los huevos espaciales.
Abrazos en gravedad cero.

CARPET_WALLY dijo...

Ea, pues ya la he visto y me retracto, no es una misión rescate suicida (bueno si lo es un poco, pero no vale para lo de "persoanjes gilipollas").

Y tengo un par de cosillas que decir. Estoy de acuerdo con vosotros en que es una película la mar de entretenida (quizá demasiado larga, pero te mantiene atento), cierto que damon está muy bien y compone un personaje potente por esa capacidad de no darse pro vencido, aunque le falte algo más de humana debilidad. Y creo que Ridley, también coincido con vosotros, está mucho más que correcto en esta pelí, pro fin., huyendo de virguerias(aun habiendolas) y centrandose en la historia.

No voy a entrar en lo de las veracidades y las verosimilidades, porque es imposible ver así la película que noe s más que una aventura y que no resiste casi ningun sentido de realidad, que a poco que te pongas se te descarrila cualquier cosa...¿la gravedad marciana es ingual que la terrestre?, porque las cosas caen al suelo como si estuviese en el mismo desierto de Arizona....pero eso nos da igual, es una parte más del invento y del cuento.

Si encuentro algún defectillo, pero por eso de darle una vueltilla, que hacen que no sea una obra aun mayor. Por ejemplo como bien señala el lobo, el tema de los personajes (incluído el de Damon) poco trabajados, la epopeya nos la creemos pero todo lo que se cuenta del marciano es su proverbial buen rollo, de los demás ni hablamos, Sean Bean, Chiwetell, Daniels, la Wiig...que lejos (aunque en algún momento jueguen a parecerse) del Ed Harris de "Apolo 13". Incluso de podría haber jugado un poco más con las decisiones tomadas y la pelea por negarlas...apenas apuntas. También es cierto que la Chastain y compañia están poco aprovechados y poco definidos, el tema de se lo contamos o no...queda un poco raro en general...no sé si se pretendía jugar a otra cosa y luego se descartó.

Aunque para mi lo peor y lo que hace que sea una película menor, interesante y muy recomendable, pero menor, la película es muy previsible cuando se sale del planeta rojo. Es una historia que nos han contado los americanos una y mil veces, la decisión heroíca, las únicas posibilidades posibles, el todo se puede torcer y se tuerce, pero al final se busca una solución loca y arriesgadísima,...Y lo peor, ese Times Square, Hyde Park y medio Pekín concentrado en torno a una pantalla gigantesca que transmite en directo la operación de rescate escuchando las conversaciones de los astronautas para poder estallar de júbilo a nivel mundial y tirar confetis si se consuma el éxito de la misión...ufff, a mi me da igual si se pueden plantar patatas en marte utilizando la mierda como abono, no es relevante...lo que no puedo tragarme es un intento tan burdo por apelar a las emociones colectivas. Era un momento casi "Armageddon" o "Deep Impact"...Y otra cosa de la no dirán nada los ingenieros aeroespaciales y que sin embargo canta por su falsedad total es la casi absoluta transparencia informativa de un tema que lo lógico es que se lleve bastante más oculto.

Pero vale, lo pasé bien y me agradó verla.

Abrazos coincidentes

César Bardés dijo...

Es que yo creo que está para eso, para pasárselo bien y ya está. Estoy totalmente de acuerdo que la película está bastante desequilibrada teniendo en cuenta que el interés radica más en lo que ocurre arriba que en lo que ocurre abajo, bastante más manido y ya visto en varias ocasiones. Estoy de acuerdo en lo de llevar oculto lo del astronauta abandonado pero esto es cine, y es bastante lógico. ¿Qué hubiera sido mejor? Recuerda el caso del "Apolo 13", se publicitó durante la misión y todo estaba saliendo mal y la película, mal que nos pese, es bastante fiel a los hechos ocurrido en la realidad. Es cierto que los tiempos han cambiado y que, quizá, ahora nos mantuvieran a todos en la ignorancia.
Lo que más chirría del personaje de Damon es ese estatus de siempre animado, siempre pensando con lógica e intuición qué es lo siguiente que hay que hacer. Mi cuñado, experto ingeniero aeroespacial, dice que no se lo cree porque es un botánico. Discutible, cuando menos. Supongo que cuando mandan a un tío al espacio no solo es un botánico.
Lo de la gravedad en Marte, es un tercio que la que hay en la Tierra, pero aún así tres veces más de la que hay en la Luna. Asumiendo el fallo, creo que lo han hecho por la sencilla razón de rodar en el desierto de Jordania. Luego han dejado las cositas más o menos como estaban porque la postproducción hubiera sido un solemne follón, sospecho, aunque esto solo es una sospecha.
Me gusta mucho, por contra, la serenidad de Ridley en esta película, algo de la que le ha faltado desde hace unas cuantas películas. Yo creo que Ridley dejó hace mucho tiempo de preocuparse por los detalles (no, no volveremos a ver al Ridley de "Alien") y la cosa va por lo apasionante de la narración y de cómo se las arregla el fulano para sobrevivir aunque, como ya hemos dicho, se cae bastante todo cuando se baja a la Tierra a ver cómo los "frikis" de turno trabajan en telemetría, en una solución que a mí ya se me estaba ocurriendo desde el principio y en el tema del cacharrito chino que, al fin y a la postre, tampoco se sabe muy para qué sirve.
Entretenida, lo pasas muy bien. Esa es la mayor virtud de la película. Te lo estás pasando tan bien que importa bien poco el tema lógico.
Abrazos telemétricos.

CARPET_WALLY dijo...

El tema del cacharrito chino es pura política y es de las peores cosas de la peli. Qué buenos son los chinos que renuncian a sus secretas investigaciones con tal de ayudar al chaval americano que se ha perdido en el supermerc...digo en Marte.

Como bien dice Dex, ese final entusiasta y festivo, lo de la multitud reunida en las plazas para ver lo que ocurre en directo suena a otros tiempos y es una memez, es para mí lo peor y como digo lo que hace que baje muchos peldaños.

Pero coincido en que no es de las que te arrepinetes haber sacado la entrada que eso es tristemente demasiado habitual. Y cierto lo de Scott, mucho más cuidadoso y menos confuso en su rodar, que se había apuntado a la moda del barullo y la camara en mano para que no se vea nada y aquí está muy reposado y controlador. De hecho la película agradece ese ritmo pausado de la cámara en todas las ocasiones, para la epopeya Damon tanto como para la prisa del grupo de ingenieros...al fin y al cabo nada era cosa de segundos o minutos, sino de meses y así la pausa tal y como sucede en marte es lo mejor para tomar las mejores decisiones y para que nosotros las veamos.

Abrazos calculados

César Bardés dijo...

Pues no hay mucho más que añadir. Estoy de acuerdo en todo lo que decís. Sospecho, sin embargo, que al bueno de Ridley se le ha debido de caer algo en la sala de montaje. Alguna secuencia explicativa del tema chino y demás. A mí no me chirría demasiado porque en "Atrapados en el espacio" se hace una misión conjunta con los rusos (en plena guerra fría) para rescatar a los tres astronautas que no pueden volver a la Tierra y que les queda menos oxígeno que a mis pulmones. Los tres astronautas, recuerdo, eran James Franciscus, Gene Hackman y Richard Crenna. Y ahí sí se llevaba todo en enorme secreto salvo para las sufridas esposas de los afectados. John Sturges era un tío enorme a pesar de sus borracheras y sus decepciones.
La película tiene alguna secuencia de virtud como es el hecho de dejar bien claro que, aunque lo veamos todo seguidito, entre los mensajes que envía Damon y su respuesta pasa una media hora. Eso es sintetizar con cierta inteligencia.
Abrazos en espera.