martes, 5 de junio de 2018

EL AMERICANO IMPASIBLE (2002), de Philip Noyce

Vietnam (de nuestro corresponsal): Hoy ha sido hallado sin vida el cuerpo de Alden Pyle, colaborador de Cruz Roja en Vietnam. Fuentes de la policía aseguran de que el caso se halla en fase de investigación, pues se ha descubierto que Pyle era un hombre tranquilo, tal vez demasiado tranquilo. Varios testigos visuales aseguran haberle visto deambular con mucha calma y sangre fría en medio del escenario donde hace pocos días estalló una bomba en Saigón, algo que no sería demasiado adecuado para un hombre que dijo venir en misión humanitaria.
Varios testimonios aseguran que Pyle se hallaba enamorado de Fong, una taxi-girl de un local de cierta clase de la ciudad. Fong, a su vez, mantenía una relación estable con John Fowler, corresponsal del London Times en Vietnam quien, a su vez, estaba casado con una dama inglesa residente en Londres. Parece ser que la relación de Pyle con Fowler era cordial y, a la vez, no exenta de rivalidad por la mujer, lo que convierte a Fowler en el principal sospechoso de su asesinato. Sin embargo, este extremo no ha sido confirmado por la policía.
Fowler es un perro viejo de las corresponsalías de prensa. Parece ser que, en los últimos tiempos, había dejado de lado algo de su celo en el envío de reportajes y que, animado por el ultimátum que le había formulado su propio periódico, se había desplazado varias veces a la zona más caliente de Vietnam donde se libran combates entre el ejército francés y la guerrilla comunista. Fowler respondía al tipo de hombre decepcionado, con muy pocas cosas por las que luchar, de vuelta de todo, envidioso de los que poseían juventud y elegancia por el mero temor de que Fong, su amante, le abandonara por otro. Además de todo ello, Fowler tiene un ayudante en su oficina de prensa que es famoso por conocer a todo el mundo en Saigón. Este cúmulo de circunstancias convierten a Fowler en el sospechoso perfecto, pero, en el momento de la escritura de este artículo, la policía no ha hallado prueba alguna al respecto.
Detrás de esta historia, en las letras que emanan de los labios del actor Michael Caine en la piel de John Fowler, se halla Graham Greene y, sorprendentemente, en sus imágenes, está Philip Noyce realizando la que es, con toda probabilidad, su mejor película. Fuentes de la investigación señalan que El americano impasible recrea la novela de Greene con absoluta fidelidad, dejando que se penetre en la mente del mentado John Fowler hasta llegar a comprender cuál es el límite de su insidia hacia Alden Pyle, ese americano que, en el fondo, solo vino a Vietnam a ayudar. A ayudar con la mayor ambigüedad posible. Aparentemente.

Según vaya avanzando la investigación de este hecho, seguiremos informando. Desde Vietnam, sin amor.

6 comentarios:

dexter zgz dijo...

Excelente artículo, Bardes. Siga así, metiendo las narices dónde no le llaman. Está haciendo un gran trabajo. Si sigue así le veo en cuatro días ocupando corresponsalía en Washington.

Si me permite un consejo, vigile sus fuentes, no quisiera que fuera víctima de esos fakes. Hace unos días recibimos en la redacción una historia que me recuerda mucho a la que nos acaba de contar, sólo que aquella noticia venía firmada por un tal Joe Mankiewiczk que a su vez se la había escuchado a un británico. Y es curioso que usted diga que su protagonista se parece a Michael Caine porque él susodicho Joe dejó entendido que el suyo se parecía a Michael Readgrave. En cualquier caso, me gustaría saber su opinión del otro personaje, Pyle. Por las fotos que mandó me recuerda también a otro actor, esto, cómo se llama, ah, sí, Brendan Fraser. Creo que aprovechó muy bien la mejor oportunidad que tenía de lucirse en su trabajo y ejecutó un más que digno papel.

En fin, Bardes, recuerde que le tengo en consideración y no olvide llevar siempre en el bolsillo el repelente antimosquitos. Se despide atentamente.

El jefe de todo esto

César Bardés dijo...

Tengo que decir que supe de la noticia de Joe Mankiewicz hace tiempo e incluso escribí sobre ella. Una de las cosas en las que supera esta versión a aquella es precisamente que Brendan Fraser supera ampliamente a Audie Murphy que, según me dijeron, no alcanzaba los mínimos exigibles para una noticia de Mankiewicz. La otra cosa en la que esta versión supera a aquella es que es más fiel a la novela de Graham Greene habida cuenta de que Mankiewicz tuvo que plegarse a la censura de su noticia debido a que los Estados Unidos, en la época en la que se generó, no aceptaba ninguna historia que sugiriese la implicación americana en Vietnam. Bien es verdad que esos dos veteranos, Michael Caine y Michael Redgrave, son dos pesos pesados a los que es muy difícil hacerles frente y más si se requiere a un actor joven y apuesto para ello. Así que sí, estoy de acuerdo en que Fraser aprovechó bien la mejor oportunidad que tuvo, además mostrando una cara casi insoportablemente amable y otra realmente temible.
Gracias por el apoyo, jefe. Seguiré informando mientras pueda. Los mosquitos me están matando. Y estar en la jungla aquejado de alergia es como reinventar la tortura nazi con ojos rasgados.

Suso Susillo dijo...

Buenas,
Me gustó esta película y mucho, la verdad es que me sorprendió. No había visto, ni he visto aún, la versión de Mankiewicz. El director tiene algunas cosas muy majas, y otras bastante decentes. Me sorprendió Brenda Fraser, que junto al papel de "Dioses y monstruos", creo que es lo mejor que ha hecho. En cuanto a Michael Caine, ¡qué vamos a decir más de este monstruo!
Saludacos.

César Bardés dijo...

Cierto, Noyce tiene cosas majas ("Calma total", por ejemplo, el guión de "The deep" que Orson Welles nunca pudo rodar), pero, a veces, se ha entregado muy descaradamente al cine mas comercial y además no demasiado bueno ("Juego de patriotas", por ejemplo, teniendo mimbres para ser una buena película, no me gustó nada).
Cierto es que el otro gran papel de Brendan Fraser en "Dioses y monstruos", una pequeña maravilla que engrandece aún más Ian McKellen. Es posible que Brendan Fraser tuviera un poco de ese síndrome que le entra al actor que se crece cuando enfrente tiene a toda una leyenda.
Saludos.

Suso Susillo dijo...

Efectivamente, es el denominador común de ambas situaciones, tener enfrente a todo un titan de la interpretación.
A la que has dicho, le añadiría "Furia ciega", versión muy comercial pero bastante divertida de Zatoichi, uno de mis muchos placeres "culpables". ;-)
Saludos.

César Bardés dijo...

Pues es verdad, hay que reconocer que "Furia ciega" no está nada mal y eso que no soy mucho de "Zatoichi". También habría que destacar "El coleccionista de huesos", que me parece un "thriller" muy apreciable. Bien visto.
Saludos.